1) Introducción
Cuando quien pretende defender la libertad humana se pregunta por las deplorables violaciones a los derechos individuales cometidas con frecuencia por los Estados en nuestros días, debe indagar sobre el fondo de la cuestión en aras de obtener una satisfactoria respuesta que explique tan lamentables sucesos desde sus causas. Es de vital importancia para ello, captar las ideas que subyacen a la práctica; las ideas que explican y hacen posible que abominaciones sean percibidas, en un contexto de mediocridad o indiferencia intelectual, como hechos normales; las ideas que, en definitiva, expresan afrenta y aversión contra la humanidad y aun así han logrado penetrar en los campos académicos y políticos a punto tal de influenciar y hasta determinar las agendas y caminos a seguir por sus exponentes.
Si hay una ideología (en el más estricto sentido de la palabra)[1] contraria a la naturaleza y libertad humanas, pero que ha tenido y sigue teniendo recepción, esa es el marxismo[2]. Refugiándose en ella, muchas construcciones intelectuales y políticas se lanzan hacia el avasallamiento de las autonomías individuales no solo creyéndose legitimadas, sino vociferando con petulancia críticas destructivas hacia las disidencias. Por eso, haciendo frente a los atropellos y con la intención de presentar batalla contra los evidentes errores vendidos como verdades empaquetadas, nos proponemos en el presente ensayo:
1) Realizar una crítica y una refutación al marxismo, tomando como ejes determinados aspectos teóricos que consideramos claves por ser de influencia negativa en las ramas de la filosofía.
2) Denunciar los errores y aspectos contrarios a la naturaleza humana y a la realidad misma que contiene el marxismo, contaminantes de los ambientes del conocimiento, la ciencia y la investigación, a los fines de evitar la proliferación de tan dañinas falsedades en las disciplinas afectadas del derecho y la psicología.

2) Influencia del marxismo en las ramas de la filosofía
Nos valdremos de la estructura sobre las ramas de la filosofía planteada por la filósofa objetivista Ayn Rand[3]: metafísica (estudio de la existencia como tal), epistemología (estudio de los medios de conocimiento del hombre), ética (estudio del código de valores para guiar las decisiones y acciones del hombre), y política (estudio de los principios de un sistema social adecuado)[4].
A partir de dicho esquema analizaremos la posición marxista en cada una de estas ramas, e iremos efectuando nuestras críticas[5].

Epistemología
El campo de la epistemología es vital porque se encarga de estudiar nada menos que la naturaleza del conocimiento humano, con las implicancias que esto trae a la hora de ofrecer una explicación convincente de la realidad y elaboraciones  científicas serias. Los aportes del marxismo en este punto no pueden calificarse como esfuerzos realizados con vistas a perfeccionar el estudio de las vías del conocimiento, sino como misiles dirigidos directamente a destruirlo y hacerlo imposible. ¿Cuál ha sido la artimaña implementada para la consecución de tan tremendo resultado? Es aquí donde entra en juego el “polilogismo”, un concepto del cual se han valido los marxistas para justificar sus posturas.
Polilogismo significa “muchas lógicas”, y se refiere a la teoría de que la estructura lógica de la mente humana difiere acorde a ciertas divisiones de la humanidad[6]. El gran economista de la Escuela Austríaca Ludwig Von Mises fue quien acuñó el término, para describir la mencionada teoría y denunciar su aplicación en lo que entendemos como un fraude intelectual marxista. En su opus magnum, “La Acción Humana”, Mises escribe que según Karl Marx:

“la razón humana es inepta para encontrar la verdad. La estructura lógica de la mente es diferente en las varias clases sociales. No hay tal cosa como una lógica universalmente válida. Lo que produce la mente no puede ser otra cosa que “ideología”, esto es, en la terminología marxista, un conjunto de ideas disfrazando los intereses egoístas de la propia clase social del pensador. Por lo tanto, la mente “burguesa” de los economistas es completamente incapaz de producir más que una apología del capitalismo”[7].

El marxismo adopta al polilogismo sentando como criterio de clasificación de las lógicas y división de los hombres, a las diferentes clases sociales. Ahora bien, si llevamos la teoría marxista hasta las últimas consecuencias, fácilmente nos percatamos de que conduce a su propio callejón sin salida. Si toda producción mental de las personas es el mero reflejo de su clase social de pertenencia, imposible de aprobarse con objetividad, y por lo tanto reducida a la categoría de “ideología”, esto necesariamente (si es que al marxista le interesa ser coherente, y juzgarse y medirse por sus propios parámetros) debe incluir en su consideración a la propia teoría marxista, como una expresión ideológica clasista de sus manifestantes. Siguiendo esta línea, no cabría concluir otra cosa que definir al marxismo como una ideología-disfraz, que oculta intereses egoístas de quienes la proclaman, y articulada por mentes incapaces de encontrar la verdad. Es más, hay un incómodo punto adicional: Karl Marx y Friedrich Engels, ambos hacedores de esta corriente de pensamiento, no pertenecían a la clase proletaria, sino que vivían en mejores que condiciones que varios de los “burgueses” a los cuales se opusieron. ¿Cómo podrían ser entonces, de acuerdo a sus propios parámetros, representantes de los obreros y no de sus propios intereses egoístas de clase?
Por supuesto, los marxistas no pueden permitir este estado de cosas y pretender defender su teoría de manera exitosa, a la vez que admiten que las sentencias de Marx son autorreferenciales y constituyen paupérrimas muestras de una teoría que se refuta a sí misma. Ergo, para conseguir lo primero y evitar lo segundo, algún mecanismo de salvataje y excusa absolutoria se necesita para mantener en pie a la teoría a pesar de sus evidentes lagunas. La deshonestidad intelectual de los marxistas encuentra  la manera de lograrlo: elevar la lógica de una de las clases (la proletaria, exactamente la que le convenía al marxismo) a un status superior al resto; y conformar un grupo intelectual (casualmente de pensadores marxistas), ajeno a las influencias de la consciencia de clase, capaz de captar y explicar la verdad. Y si alguien se atreve a señalar tal cosa como una contradicción flagrante con la posición previamente sostenida por Marx acerca de la imposibilidad de una lógica universal, válida y verdadera, debe recurrir precisamente a esta negada lógica; pero detalle: la lógica universal ya ha sido destruida y descartada por la implementación del polilogismo, por lo que el marxismo se siente inmune a una refutación fundamentada en la lógica pura. Nuevamente, Mises descubre y denuncia la estrategia marxista:

“Afirman para sus propias doctrinas el carácter de verdad absoluta. Así, Dietzgen enseña que “las ideas de la lógica proletaria no son ideas de partido sino el resultado de la pura y simple lógica”. La lógica proletaria no es “ideología”, sino lógica absoluta. Los marxistas de hoy en día, que califican a sus enseñanzas como sociología del conocimiento, dan pruebas de la misma incoherencia. Uno de sus defensores, el profesor Mannheim, trata de demostrar que existe un grupo de hombres, los “intelectuales independientes”, que disponen del don de entender la verdad sin caer presa de los errores ideológicos. Por supuesto, el profesor Mannheim está convencido de que él es el principal de estos “intelectuales independientes”. Sencillamente no puedes rebatirle. Si estás en desacuerdo con él, solo pruebas así que no eres parte de esta élite de “intelectuales independientes” y que tus declaraciones son insensateces ideológicas”[8].

Tres observaciones merecen efectuarse a esta altura: el marxismo jamás ha explicado la peculiaridad de cada estructura mental de clase y sus respectivos funcionamientos diferentes; nunca ha brindado una razón convincente acerca de la “clase social” como criterio de clasificación y división de los hombres de distintas lógicas; y no ha podido justificar la existencia de sus propios intelectuales como seres iluminados sobreponiéndose a la pantalla de la realidad que afecta al resto de la humanidad para entregarnos la verdad limpia de sedimentos burgueses. Ante sus evidentes faltas y deficiencias, es nuestra tarea derribar su mitología ladrillo por ladrillo:
A) Así como el racismo es un colectivismo ridículo que agrupa y distingue a los humanos por razas, sin poder aportar pruebas científicas fehacientes que clasifiquen a las mismas en superiores e inferiores; el marxismo es un colectivismo al que podemos llamar “clasismo”, el cual falla en su intento de rechazar la lógica describiendo, sin probar, la aparente existencia de diversas lógicas. En lo que a los humanos concierne, dentro de la realidad, A es A, lo piense un empresario o lo piense un obrero. El Manifiesto Comunista, basado en las premisas del polilogismo, vocifera: “El objetivo inmediato de los comunistas es (…): formar la conciencia de clase del proletariado, derrocar el régimen de la burguesía, llevar al proletariado a la conquista del Poder”[9], pero por más proclamas de formación de conciencia clasista que haga, las reglas del correcto pensar son las mismas para todos los hombres, y no hay prueba marxista que sustente el argumento de que lo lógicamente correcto para los capitalistas es lógicamente incorrecto para los proletarios. La lógica seguiría siendo la lógica, aún con otro régimen al mando.
B) El marxismo esboza una noción de división arbitraria entre los hombres enfocándose en una injustificable diferenciación de estructuras mentales de acuerdo al origen social de la gente. El clasismo no aporta razón científica a la afirmación de que la clase social es el factor determinante para categorizar mentes humanas. Todo su soporte se reduce a una creencia mística o afirmación sin fundamento que no pueden ser tomadas en serio, por falta de rigurosidad. El Manifiesto asegura acerca de los proletarios que “su lucha contra la burguesía data del instante mismo de su existencia”[10]; y sin embargo, por más que se hayan constatado luchas en el plano social entre personas pertenecientes a “clases” distintas, ello de ninguna manera constituye una fundamentación automática del argumento que explica los enfrentamientos como resultado de lógicas incompatibles que llegan a resultados diferentes. Por ejemplo, puede darse un escenario en el cual batallen personas que defienden códigos morales basados en ideas antagónicas, sin que tal situación sugiera que el conflicto está condenado a mantenerse a perpetuidad por las lógicas contrarias a las que obedecen los luchadores.
C) Al parecer, el marxismo desliza que los simples mortales (la regla) estamos bajo el velo de la falsa visión ideológica clasista; pero los intelectuales marxistas comunistas (la excepción) son capaces de correr aquello que se interponga a su ojo de águila, de ese modo convertirse en aptos para percibir la realidad, y consecuentemente asumir su rol de guiarnos en su conocimiento anti-burgués. Nos cuenta la dupla iluminada, Marx y Engels:

“Los comunistas son, pues, prácticamente, la parte más decidida, el acicate siempre en tensión de todos los partidos obreros del mundo; teóricamente, llevan de ventaja a las grandes masas del proletariado su clara visión de las condiciones, los derroteros y los resultados generales a que ha de abocar el movimiento proletario. (…) Las proposiciones teóricas de los comunistas no descansan ni mucho menos en las ideas, en los principios forjados o descubiertos por ningún redentor de la humanidad.  Son todas expresión generalizada de las condiciones materiales de una lucha de clases real y vívida, de un movimiento histórico que se está desarrollando a la vista de todos”[11].

Cómo es que los intelectuales comunistas de “clases pudientes” que deberían tener su propia lógica, se asocian a los obreros “explotados” que son portadores de una lógica distinta; cómo es que la intelectualidad marxista ostenta la lógica correcta y lleva su clara visión a las masas, siendo estas últimas capaces de receptarla; cómo es que las proposiciones teóricas de Marx y Engels son expresión generalizada de las condiciones materiales de la lucha de clases, con validez para ser aceptadas por los proletarios, si en vez de haber sido proletarios Marx y Engels vivían como burgueses; son todos interrogantes para los cuales no hay respuesta convincente.
Tras este análisis epistemológico del marxismo, llega el momento de sacar conclusiones al respecto:
1) La lógica (el método de la identificación no contradictoria fundamental para razonar correctamente) es de inevitable aplicación si queremos efectuar inferencias aceptables. Una explicación de la realidad debe necesariamente utilizar a la lógica como método si pretende validez. El marxismo intenta una explicación por fuera de la lógica en su acepción más estricta, y obviamente no consigue más que magros resultados. A es A, no contradicción y tercero excluido, son principios universales, leyes de la realidad, y la sujeción a ellos no depende de si una persona nace en el seno de una familia acaudalada de empresarios o en un barrio pobre de obreros. No son caprichos intelectuales, sino la realidad objetiva lo que lo determina así.
2) La epistemología marxista se erige sobre un presupuesto teórico falso: el polilogismo. Explica el pensador Gustavo Perednik, basándose en Mises: “(los marxistas) negaron a la lógica su carácter obligatorio, válido, y general para todos los hombres y todas las épocas. Toda crítica era ipso facto descalificada por «burguesa»”[12]. El marxismo destruye la lógica, por lo que pierde credibilidad como teoría, y se incapacita a si mismo como fuente de explicación de los medios del conocimiento humano. Esta falsedad original, que conlleva la afirmación de la existencia de estructuras mentales variadas de acuerdo a las clases sociales, vicia de nulidad las elaboraciones derivadas en consecuencia sobre la actuación de las personas con una falsa consciencia de acuerdo a sus intereses clasistas. El marxismo no ofrece fundamentos sólidos aquí; sino una acusación arbitraria, mística o irracional a todo lo “burgués” que desafía sus postulados. Cabe citar nuevamente a Gustavo Perednik cuando escribe que

“uno puede seguir sosteniendo el marxismo, aferrado a una teoría que jamás se tradujo en éxitos reales, tanto como puede insistir en el espiritismo y en que los OVNIS nos visitan. Lo que no puede es argumentar que sus creencias son doctrinas científicas”[13].

3) El marxismo epistemológico es una falacia del concepto robado. Identificada por Ayn Rand, la falacia consiste en el “artificio de usar un concepto mientras se niega la validez de sus raíces genéticas, o sea, de uno o más conceptos anteriores de los que lógicamente depende”[14]. Los marxistas se dedican a hablar de lógicas de clase diferentes, al tiempo que rechazan la validez del concepto esencial de lógica. Niegan la existencia de una lógica universalmente válida, a la par que dictaminan la validez universal de tal posición. Niegan la posibilidad de que tengamos verdadera consciencia de la realidad, a la vez que evaden el hecho de que para validar tal afirmación se requiere consciencia verdadera. Buscan negar la razón a partir de la razón. Esta técnica del robo de conceptos busca agarrar desprevenidas a las mentes receptoras del mensaje, para que acepten sus posiciones sin reparar en las negaciones de lo que estas presuponen. Por eso los marxistas nos arrastrarán a disquisiciones sobre nuestra falsa consciencia de clase, en las que no habrá lugar para hablar sobre su propia consciencia.
4) Al proyectar la lógica proletaria como superior, el clasismo marxista debe admitir (aun implícitamente) a los proletarios como clase superior, y esto desemboca naturalmente en la concepción de que una clase debe dominar a las demás. La “dictadura del proletariado” sería una expresión acabada de tales reflexiones. Ahora bien, un intelectual marxista podría objetar que el objetivo de este plan es la igualdad entre los hombres, que no hayan diferencias de clases, y que la dictadura del proletariado es solo una etapa camino a un paraíso en la Tierra. Pues bien, habría que solicitarle una explicación sobre un par de cuestiones, a saber: cómo unos dictadores proletarios buscadores de la igualdad lograrían expresar el pensamiento correcto y actuar en pos de la igualdad contando con el poder arrebatado a la burguesía, puesto que su status social habría cambiado y quizás también su lógica (el intelectual de marras recurriría a la falacia del polilogismo para hacer pasar a la lógica proletaria como la correcta a cualquier precio); cómo habría igualdad, una vez alcanzado el triunfo por la dictadura proletaria, para quienes tuvieron la desgracia de nacer entre la burguesía, ya que sus mentes tendrían la estructura equivocada y necesitarían de la guía proletaria hacia la verdad (el pensador marxista inventaría un mito de que la estructura mental puede cambiar en el tiempo y que la lógica del burgués se transmuta en lógica proletaria cuando deja de pertenecer a la clase incorrecta; o bien debería directamente confesar su pensamiento de que hay hombres que son casos irrecuperables y por lo tanto se requieren 50 años de dictadura del proletariado para que haya recambio generacional). Dejando de lado estas suposiciones religiosas marxistas, podemos constatar que la lógica universal, en cambio, implica el reconocimiento de que los hombres poseen en este sentido la misma estructura mental; que este método les posibilita hacer inferencias para conocer la realidad y así entender que no pueden unos ser amos de otros; y que no hay clases, determinadas por la naturaleza o por condiciones materiales, que poseen lógicas superiores. Después de todo, como dijo el escritor Jorge Luis Borges: “Yo creo que solo existen los individuos: todo lo demás, las nacionalidades y las clases sociales, son meras comodidades intelectuales”[15].
5) Según la perspectiva marxista, no podría llevarse a cabo un debate con posiciones opuestas, donde se discutieran ideas para aprobar o refutar. La ausencia de una lógica universal impide a las partes valerse de una norma objetiva como referencia para resolver disputas. El filósofo Leonard Peikoff apunta con buen criterio:

“En la visión polilogista, no hay lógica común o universal que sirva como estándar objetivo y árbitro cuando los hombres tienen desacuerdos. No hay manera de que los miembros de grupos opositores, con puntos de vista opuestos, resuelvan sus disputas; es inútil apelar a los hechos o a la evidencia para este propósito, ya que las mentes que participan en este proceso obedecen a reglas diferentes de razonamiento. (…) En realidad, el polilogismo no es una teoría de la lógica – es una negación de la lógica. El polilogista inviste a “la lógica” con el carácter de una revelación mística, y la convierte en su antítesis: en vez de ser los medios para validar objetivamente las pretensiones de conocimiento de los hombres, la lógica se convierte en un dispositivo subjetivo a ser usado para “justificar” cualquier cosa que cualquier persona desee”[16].

Es más, la noción de aceptación de lo proveniente desde la lógica proletaria y de rechazo hacia lo originado por la lógica burguesa, a falta de parámetros objetivos disponibles para todos, elimina la posibilidad de triunfo para los opuestos al marxismo demostrando correspondencia entre sus ideas y la realidad, y toda discusión puede ser reducida a la proliferación por parte de los marxistas de una serie de falacias ad hominem y descalificaciones del origen del pensador contrario. No es importante lo que “el burgués” tenga para decir y demostrar, sino que se produce un descarte automático de su pensamiento por lo que el burgués es y por la clase de donde proviene.
6) La epistemología marxista deja en claro que el conocimiento verdadero no es posible para una considerable parte de la humanidad. Solo las mentes proletarias, que han nacido sin privilegios políticos pero que cuentan con el extraordinario privilegio natural de poder captar la realidad sin malas influencias de anteojeras burguesas, pueden experimentar el verdadero saber. Tal don no puede hacer otra cosa que convertir a la doctrina marxista y a las ideas proletarias en una cuestión de elite. Paradójicamente, el mismo marxismo que se jacta de ser popular e igualitario, establece jerarquías de pensamiento y categoriza en superiores e inferiores, aptos y no aptos, a los sujetos capaces de entender su lógica suprema. No resultan desacertadas, sino por el contrario quirúrgicamente precisas, las observaciones sobre el socialismo realizadas por intelectuales de la talla de Friedrich Hayek y Ayn Rand, al encuadrarlo como un movimiento de intelectuales, en vez de ser (como se autoproclama con frecuencia) un movimiento popular. Las citamos a continuación porque son perfectamente aplicables con especificidad al marxismo[17]. Opina el economista de la Escuela Austríaca:

“El Socialismo nunca y en ninguna  parte ha sido un movimiento de la clase obrera. (…) Es una construcción de teóricos, que se derivan de ciertas tendencias del pensamiento abstracto con el que durante un  largo tiempo sólo los intelectuales estaban  familiarizados, y que requirió grandes esfuerzos por los intelectuales antes de que la clase obrera pudiera ser persuadida para que lo adoptaran como su programa”[18].

Por su parte, Rand arguye:

“El socialismo no es un movimiento popular. Es un movimiento de los intelectuales, originado, dirigido y controlado por ellos, sacado por ellos de sus torres de marfil y llevado a cabo en sus sangrientas prácticas, donde se unen con sus aliados y ejecutores: los malhechores”[19].

7) En definitiva, la epistemología marxista es una teoría falsa basada tanto en errores garrafales como en deliberadas mentiras, que debe ser descartada principalmente por su negación de la lógica. Al clasificar absurdamente a la humanidad estableciendo una clase superior, y deshacerse del parámetro de objetividad que permite juzgar y resolver disputas entre personas de acuerdo a la realidad, se transforma en una plataforma de lanzamiento ideal para una ideología totalitaria; puesto que los criminales encuentran, invocando superioridad en medio del caos sin objetividad, la manera de justificar sus atrocidades o eximir sus culpas. No sorprende que el totalitarismo resultante sea el comunismo, y este tenga adeptos fanáticos dispuestos a masacrar millones de personas para lograr sus objetivos. No hay posibilidad de mantener una relación lógica y racional con fanáticos marxistas, y una sociedad dominada por ellos no puede ser otra cosa que una sociedad sin libertad. Después de todo, como observó uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos de América, Thomas Paine:

“Argumentar con un hombre que ha renunciado al uso y autoridad de la razón, y cuya filosofía consiste en valorar a la humanidad en el desprecio, es como suministrar medicina a un muerto, o tratar de convertir a un ateo por medio de las Escrituras”[20].

Metafísica
El estudio de la naturaleza de la realidad nos permite entender a la existencia, al mundo y al hombre como son. En relación al marxismo, primero debemos reparar en el hecho de que representantes de la teoría bajo la lupa se muestran contrarios a la misma idea de metafísica. Según el profesor Jesús Conill:

“El movimiento marxista ha adoptado una actitud negativa frente a la metafísica. (…) La metafísica sería una forma de pensamiento antidialéctico (…). Cualquier tratado de Materialismo dialéctico e histórico  o de Filosofía marxista-leninista expone con toda claridad esta contraposición entre el modo metafísico y el modo dialéctico de pensar. Hasta el punto de considerar toda la historia de la filosofía, no sólo como una “lucha entre idealismo y materialismo”, sino también una “lucha entre dialéctica y metafísica”. (…) la metafísica ha de ser sustituida por el materialismo. Dialéctica y materialismo son las dos instancias desde donde se lucha contra la metafísica”[21].

El marxismo explica la realidad a través de estudios históricos y analizando las condiciones materiales imperantes, que muestren las relaciones de producción existentes. El concepto primario es el mundo material (la realidad, lo que se puede percibir), que es independiente de lo espiritual; lo primero (materia) es determinante de lo segundo (consciencia)[22]. Afirma Marx:

“(…) en la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. (…) Al cambiar la base económica se transforma, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella. Cuando se estudian esas transformaciones hay que distinguir siempre entre los cambios materiales ocurridos en las condiciones económicas de producción y que pueden apreciarse con la exactitud propia de las ciencias naturales, y las formas jurídicas, políticas, religiosas, artísticas o filosóficas, en un a palabra las formas ideológicas en que los hombres adquieren conciencia de este conflicto y luchan por resolverlo”[23].

De esta visión se desprende que tanto la materia en movimiento, como los cambios que se producen en las bases materiales con repercusión profunda y decisiva en las ideas y consciencias, son nociones que colisionan de frente con una concepción “estática” y “no dinámica” de la realidad como a los ojos marxistas ofrece la metafísica. Al explicar una realidad independiente de caprichos provenientes de cualquier clase, no determinada en su esencia por los hombres de un modo subjetivo sino por el contrario determinante de la naturaleza de las entidades que en ella existen, y no reducida a un enfoque de materialismo determinante de lo espiritual; la metafísica puede ser machacada por los marxistas por tratarse de un arma ideológica, proveniente de la consciencia de clase burguesa, para la conservación de las relaciones de producción como se encuentran en el momento, aboliendo el despertar revolucionario de los proletarios.
Mas a pesar de su repudio a la metafísica o bien al método metafísico, el marxismo sostiene (aun implícitamente, como cualquier teoría que quiera basarse en la naturaleza de la realidad) una posición metafísica. Para abordarla, la dividiremos en dos aspectos: el primero relacionado con la visión colectivista de las personas, y el segundo con la consideración acerca de la naturaleza humana.
A) El colectivismo marxista en la metafísica viene arrastrado desde lo que ya estudiamos en el apartado sobre epistemología: la clasificación de las clases sociales y el encumbramiento de la clase obrera. Si solo los proletarios pueden ostentar la lógica correcta (quizás acompañados por un selecto grupo intelectual con el don magnífico de sobreponerse a sus intereses de clase distinta), solo ellos pueden comprender y estudiar acertadamente la realidad. Por lo tanto, de esto podría derivarse que la clase obrera y la intelectualidad marxista gozan de un status metafísico privilegiado, como únicos intérpretes confiables del mundo que se abre alrededor. Va de suyo que la metafísica racionalmente descubierta no permite clasificaciones arbitrarias entre los hombres, por eso es que el marxismo debe necesariamente recurrir al materialismo y la dialéctica para encontrar en las condiciones materiales y el movimiento de la materia un punto de apoyo desde el cual se determinan las consciencias. Para el marxismo, el individuo, por ser individuo (A es A) y por ejercitar la racionalidad dentro de un contexto, no es suficiente para conocer la realidad y desarrollar ideas verdaderas. Las condiciones materiales en las que se encuentra el individuo ejercen influencia decisiva sobre su consciencia, y si el individuo nace en el seno de la clase social equivocada que “controla los medios de producción”, perseguirá falsedades y será incapaz de comprender la verdad (excepto que realice su conversión intelectual al marxismo). No hay una consideración netamente primaria del individuo en sí (y esto último no significa dejar de tener en cuenta el contexto, donde todo individuo se desarrolla); sino de clases sociales en relación a la materia, de individuos en relación a. Se afianzan la colectivización al agruparlos y categorizarlos, y la discriminación metafísica al concederle primacía a una determinada categoría. De la confirmación de la preponderancia proletaria se encarga el líder bolchevique Vladimir Ilich Ulianov, más conocido como Lenin, cuando espeta: “Pueden darse situaciones en las que los intereses de la humanidad tengan que ceder su prioridad a los intereses de clase del proletariado”[24].
Nuevamente comprobamos a lo que conducen una mala teoría epistemológica sumada a una falsa concepción de la realidad: nótese que el elemento fundamental a la hora de poder conocer la realidad, no es la razón como característica distintiva del hombre respecto de las demás entidades(del ser humano como especie, pudiendo consecuentemente apreciar la realidad todos los individuos humanos que ejerciten la razón); sino que lo crucial para ser apto en el conocimiento de la realidad es la pertenencia a la clase social (puesto que se puede ser humano y sin embargo estar imposibilitado de dicho conocimiento por pertenecer a la burguesía).
B) El marxismo es también una doctrina que desprecia y niega la naturaleza humana. El nivel al que llega su odio por lo que los hombres son, se ve reflejado en el slogan marxista: “Si el socialismo va en contra de la naturaleza humana, nosotros cambiaremos la naturaleza humana”[25]. Esto quiere decir dos cosas: por un lado, que los marxistas prefieren al socialismo aún a costa de lo que los hombres son, lo que equivale a afirmar que prefieren su elaboración teórica aún a costa de lo que la realidad es. Si hay diferencias entre la teoría y la realidad, es la realidad la que está mal y hay que cambiarla, no la teoría cuya finalidad de cambio se mantiene. Por otro lado, se evidencia que hay algo malo o equivocado en la naturaleza humana, y por eso requiere ser modificada. Téngase en cuenta que entre los delirios marxistas y socialistas de variadas procedencias (sin olvidar que comparten el principio básico), casi siempre ha estado presente la idea de crear el “Nuevo Hombre”. Si se requiere crear un hombre nuevo, es porque hay disconformidad con el hombre actual, y se desea que este pase a ser un hombre viejo, en otras palabras desechado. Alguien podría objetar que disconformidad no es lo mismo que odio y que se podría estar confundiendo el móvil de los marxistas. Pues bien, no hay que olvidar a la teoría en su conjunto ni a su aplicación práctica. El solo nombre de “comunismo”, ya da cuenta de sus rasgos totalitarios y de homogeneización, irrespetuoso de las individualidades e intolerante con las diferencias[26]. Y si se prefieren ideas equivocadas y la generación de un Nuevo Hombre a lo que dicta la realidad y lo que los hombres son, y encima se está dispuesto a actuar en contra de la naturaleza humana forzando a los integrantes de la especie a compartir el sueño y organizando baños de sangre con vistas a su consecución, no puede reducirse la cuestión a una mera “disconformidad”[27].
Tras el análisis efectuado, llega el momento de elaborar nuestras conclusiones en el área metafísica:
1) Se ha dicho que el marxismo tiene características religiosas. Pues bien, incluso se puede hacer un paralelismo (salvando distancias y diferencias, y sin sugerir completa similitud) entre el concepto de la primacía lógica para conocer la realidad de la clase proletaria con el concepto de “elección” en algunas religiones, puesto que de ambos puede derivarse un status metafísico privilegiado para un grupo selecto. Así como los proletarios son los únicos que tienen la lógica correcta, el marxismo es una especie de iluminación intelectual, y su contracara es blanco de la violencia[28]; el islam clama ser “la verdadera fe”, ostentar al “último profeta” con la palabra definitiva (Muhammad), y tener la única llave para la salvación, pudiendo gozar sus fieles seguidores de vida eterna mientras se promete a detractores y opositores fuego eterno[29]. El proletariado es la clase social “elegida” en el marxismo para hacer la revolución, cambiar la naturaleza humana, forjar el Hombre Nuevo, e instaurar el paraíso socialista. Los musulmanes son los elegidos en el Corán para imponer la Sharia (ley religiosa islámica), establecer un Califato o Gobierno Mundial (según sean sunitas o chiitas), y asegurar el reinado de la divinidad Allah. La superioridad espiritual en ambos casos, conduce a la salvación.
2) La visión colectivista del marxismo en su interpretación de la realidad, se verá inconfundiblemente plasmada en la confección y puesta en marcha de sus sistemas políticos colectivistas. Mala metafísica lleva a mala ética y esta sumatoria inexorablemente lleva a mala política, como veremos luego.
3) El fracaso en la tarea de hacer surgir un Hombre Nuevo ha sido indiscutiblemente total y previsiblemente estrepitoso. En términos metafísicos, ni un solo Hombre Nuevo marxista se ha conocido; en términos sociales, muchos de los que cayeron bajo la redada marxista y tuvieron la desgracia de servir como experimento comunista perecieron por asesinato, inanición, o intentando escapar de los países que se transformaron en laboratorios-prisiones a gran escala.
4) El odio, el desprecio y la falta de respeto a la naturaleza humana llevó a los marxistas a imponer el arbitrario sueño de cambiarla por los medios más violentos y espantosos. Pero frente a la deficiencia teórica, la verdadera realidad se impone.

Ética
La ética define un código de valores por medio del cual el hombre guía su conducta. Ahondar en este aspecto del marxismo nos permite examinar la moralidad que se encuentra en la raíz de la teoría, a partir de la cual pueden explicarse los valores y comportamientos de sus adherentes.
El profesor C. Bradley Thompson menciona los “tres versículos del Libro Sagrado de Marx” que resumen la moralidad presente en la teoría:

1. “El enemigo de ser es tener” (de Manuscritos económicos y filosóficos de 1844)
2. “Cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad” (de Crítica al programa de Gotha, 1875)
3. “Los filósofos solo han interpretado el mundo, en varios sentidos; el punto, sin embargo, es cambiarlo” (de Tesis sobre Feuerbach, 1845).
El primer versículo resume la crítica de Marx al capitalismo, el segundo establece la visión moral del comunismo, y el tercero es un mandamiento de acción[30].

Guiándonos con esta selección, pasamos a esbozar nuestras propias consideraciones al respecto.
A) “El enemigo del ser es tener” es una frase con implicancias metafísicas y éticas de enorme relevancia. Dice mucho de la visión de su autor acerca de la realidad y del hombre. Al plantear el tema en base a “enemigos”, Marx describe una contraposición insalvable, un enfrentamiento irreconciliable, entre el ser y el tener. El ser está referido a lo que el estimaba como el hombre en su verdadera humanidad, sin verse afectado por la alienación de su trabajo, de su persona y de los demás que le ocasiona la sociedad capitalista; y por los desvíos provocados debido a la acumulación de riqueza material. El tener es una clara alusión a la propiedad privada, la gran enemiga de la verdadera humanidad de las personas, la fuente de los desvíos e infortunios. Hay una incompatibilidad entre el verdadero ser y el tener, por lo que no se puede conseguir lo primero si se detenta lo segundo. De esto podemos extraer un pilar moral básico del marxismo en contra de lo que es la identidad de los hombres en cuanto seres que generan y conservan riqueza, que acumulan capital, y que resguardan los resultados de su esfuerzo estableciendo derechos de propiedad. Si en verdad la propiedad es un impedimento para la verdadera realización del hombre como tal, la ética que dirija las conductas humanas en orden a la consecución de valores debe tallar en roca la prohibición de poseer riqueza de manera personal. Los valores reales de tal ética no podrán afincarse en la posesión privada de objetos materiales, ya que esta práctica encarna el rostro del anti-valor. Las únicas opciones que quedan para encasillar como valores son los valores espirituales, o bien objetos materiales básicos que sean de propiedad colectiva (para evitar la acumulación personal y para que la pertenencia solidaria a todos evite desigualdades) y que sean realmente necesarios (lo indispensable para sustentar la vida, porque sin ellos no podría haber supervivencia; pero nada que se pase de la raya, porque se abriría paso a la alienación capitalista).
A partir de esta caracterización negativa del tener, Marx personaliza y le da rostro al enemigo: el capitalista, el que tiene, la encarnación de los valores de la propiedad privada. Es el capitalista el culpable de la alienación que sufren los proletarios, el representante de la clase explotadora de propietarios que oprime a la clase proletaria que busca el verdadero ser. El capitalista acumula riqueza de forma privada, no permite la colectivización del capital y su sociedad carcome los cimientos de la verdadera espiritualidad. De esta raíz moral despegan las ideas políticas de abolición de la propiedad privada y combate a la sociedad capitalista que leemos en el Manifiesto Comunista:

“Lo que caracteriza al comunismo no es la abolición de la propiedad en general, sino la abolición del régimen de propiedad de la burguesía, de esta moderna institución de la propiedad privada burguesa, expresión última y la más acabada de ese régimen de producción y apropiación de lo producido que reposa sobre el antagonismo de dos clases, sobre la explotación de unos hombres por otros. Así entendida, sí pueden los comunistas resumir su teoría en esa fórmula: abolición de la propiedad privada”[31].

Cuando alguien piense sobre por qué las sociedades marxistas no descienden ni siquiera a un nivel de austeridad, sino directamente a la pobreza extrema y al espanto de la muerte al por mayor debido a hambrunas, necesita plantearse si este no es precisamente el objetivo del marxismo: pobreza por doquier, a la cual quedan condenados aquellos a los que no se les permite acumular capital y mantener bienes (en la cantidad que quieran y puedan) de forma privada. La eliminación de los derechos de propiedad privada por medio de los cuales se puede defender la producción resultante del trabajo, reduce a las personas a la esclavitud.
B) “Cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad” es una fórmula que describe el funcionamiento de las relaciones humanas en la sociedad marxista. La primera parte habla de exigencia de trabajo, de pedidos de aporte; la segunda parte de exigencia sobre lo que hay que recibir. Todo esto presupone necesariamente una autoridad encargada de la planificación y distribución del trabajo y sus beneficios, una figura que da las ordenes contenidas en la formulación y las hace cumplir. Esta forma de organización no se da en un orden espontáneo donde hay hombres que quieren trabajar más o menos independientemente de sus aptitudes, y en el cual reciben recompensa por sus esfuerzos y no premios por sus carencias; o al menos, si llega a darse dicha forma, aparece en un marco de voluntarismo, y no de coerción.
Implícita en la enunciación está la proyección del trabajo encaminado a la contribución social y no al beneficio personal. Se traza una línea divisoria entre la fuerza laboral por un lado, y la disposición de los frutos del trabajo por otro, lo que implica que el resultado del trabajo de alguien va a desembocar en alguien más que no es el propio productor (y no precisamente del modo en que la gente se beneficia indirectamente de la producción en un mercado libre). Se aprueba la socialización del producto, y no la libre disposición personal del mismo. Según la descripción de cómo debe actuar y qué debe recibir cada uno inmersos en un contexto social “científicamente organizado”, los parámetros para una y otra cosa son la capacidad y la necesidad. El capaz es el que debe trabajar más, es quien debe poner al servicio de los demás su competencia e idoneidad. El necesitado es el que debe recibir más, es quien debe beneficiarse en mayor medida con lo producido. Una inferencia lógica concluye por ende que el menos capaz trabaja en menor medida y que el menos necesitado recibe en menor medida.
Uno puede aprehender aquí cómo están elucubrados en este sistema los incentivos: mientras más competente se sea, más exigencias se harán; mientras más carenciado se sea, más se recibirá. El productor soportará más reclamos que quien produce menos o no produce nada; el necesitado recibirá más producción independientemente de su nivel de colaboración en la misma. Por lo tanto, la conveniencia indica que no hay que demostrar o utilizar la propia habilidad porque los demás tienen un cheque en blanco sobre ella, y la producción que de ella resulta termina siendo expoliada y disfrutada por manos ajenas; y que hay que exhibir las necesidades y las miserias, porque solo así es posible quedarse con una porción de la torta, habiendo una relación proporcional entre los factores. El incentivo no está puesto en la producción y el respeto por la autónoma disposición de lo producido, y en el fomento de la capacitación para salir del estado de necesidad. Todo lo contrario: el sistema penaliza competencia y glorifica la necesidad. La moralidad de la miseria, que también es la moralidad de la debacle, se hace presente y dirige la sociedad marxista.
C) “Los filósofos solo han interpretado el mundo, en varios sentidos; el punto, sin embargo, es cambiarlo” es una cita que refiere a un llamado directo a la acción concreta. Como sabemos, el marxismo funciona en la práctica con intelectuales dirigiendo y movilizando a las masas para armar una revolución, por lo que el llamamiento es a gran escala, con tinte colectivizado. El marxismo no quiere ser una filosofía que meramente se discuta en una mesa de café; pretende ser un motor de cambio. Una muestra de lo mencionado se escribe al final del Manifiesto Comunista: “¡Proletarios de todos los Países, uníos!”[32]. Cambiar el mundo tiene, dentro del marxismo, una implicancia más profunda de lo que aparenta a priori en la frase de cabecera. No hay conformismo con modificar las estructuras sociales existentes, sino que la reforma incluye, como ya vimos, una rebelión en contra de la propia naturaleza humana de los agentes del cambio. En el marxismo, el cambio no solo es político y social sino que, siguiendo el lineamiento interpretativo trazado con anterioridad, posee además una connotación metafísica.
Cabe preguntarse acerca del marxismo: ¿Cuáles son los medios para el cambio y cuáles son las reglas por las cuales se administran los medios? Un medio posible es expresado sin tapujos: terrorismo. Los marxistas aceptan a la táctica terrorista como opción viable y justificada. El debate en el seno del marxismo no gira en torno a si de acuerdo a la moral se debe emplear o condenar al terrorismo, sino que aceptado este, se debe evaluar qué tipo de terrorismo es el mejor para lograr las metas. Vale decir: como principio de fondo, el terrorismo es válido; lo que resta es discutir las formas del mismo. Para esto, el marxismo clasifica al terrorismo en “terrorismo individual” y “terrorismo revolucionario”. El primero es el que surge de un grupo de personas actuando por fuera del movimiento de masas para adelantar la llegada o allanar el camino de la histórica lucha de masas. El segundo es el que se emplea no mediante grupos aislados, sino dentro del movimiento de masas y la lucha de clases, en el contexto histórico propicio para encumbrar la revolución. Un comunicado del Partido Socialista Revolucionario de Puerto Rico contribuye a evidenciar el principio de aceptación del terrorismo (fondo) y el examen de cuál es la metodología a escoger apropiada para el momento (forma):

“No es correcto, para los marxistas, el rechazar el terrorismo per se, por lo mismo que no rechazamos ningún método de lucha ni ninguna táctica de antemano en ausencia de un análisis de la situación particular de cada momento dado. Pero es igualmente ajeno al marxismo el apoyar todos los métodos de lucha a priori. Lo que corresponde en cada etapa del proceso revolucionario es determinar, en base al grado de desarrollo de la lucha de clases, y en base al grado de desarrollo de las condiciones subjetivas de conciencia, organización y preparación de las diferentes clases, cuáles métodos contribuyen a adelantar el desarrollo de la lucha revolucionaria”[33].



[1] Entenderemos en este punto al término “ideología” en el sentido que le da el economista Alberto Benegas Lynch (h), como algo “terminado, cerrado e inexpugnable”, y agrego yo, con carácter dogmático incuestionable. Ver: Benegas Lynch (h), Alberto; En ebullición, Fundación Libertad, p. 19.

[2] Cuando hablemos de “marxismo”, no solo nos referiremos al pensamiento y obra de Karl Marx, sino también a los trabajos realizados por autores y escuelas seguidores de su ideología.

[3] Rand, Ayn; Filosofía: ¿Quién la necesita?, Editorial Grito Sagrado

[4] No hablaremos sobre la quinta rama de la filosofía, la estética (estudio del arte), porque su tratamiento excedería el marco del presente ensayo.

[5] El orden que seguiremos respecto al tratamiento del tema está planeado a los fines de una adecuada exposición; no sugiere que sea un orden a seguir determinado por Rand, ni un orden de prioridades al cual suscriba el marxismo.

[6]Mises Made Easier. – Percy L. Greaves Jr. – http://mises.org/easier/P.asp

[7] Von Mises, Ludwig; Human Action: A Treatise on Economics, Fox & Wilkes

[8] Von Mises, Ludwig; Omnipotent Government, Yale University. El fragmento citado puede leerse en español en el recorte “Lo que los nazis tomaron de Marx”, traducido del inglés por Mariano Bas Uribe: http://www.miseshispano.org/2012/04/lo-que-los-nazis-tomaron-de-marx/

[9] Marx, Karl; Engels, Friedrich; El Manifiesto Comunista. Puede leerse en español en el siguiente sitio: http://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/48-manif.htm

[10]Marx, Karl; Engels, Friedrich; El Manifiesto Comunista

[11]Marx, Karl; Engels, Friedrich; El Manifiesto Comunista

[12]Ya no se dice Vietnam ni Oslo – Gustavo D. Perednik  – http://www.nodulo.org/ec/2010/n106p05.htm

[13]Ya no se dice Vietnam ni Oslo – Gustavo D. Perednik  – http://www.nodulo.org/ec/2010/n106p05.htm

[15]Jorge Luis Borges, Revista Siete Días (), 23 de abril de 1973, Año VI, no. 310, pp. 55-59, citado en Fernando Mateo, El otro Borges (Buenos Aires: Editorial Equis, 1997). Esta y otras citas de Borges pueden verse en: http://www.elcato.org/citas?tid=2301

[16]Nazi Politics – Leonard Peikoff, TheObjectivist, Feb. 1971. La cita puede leerse en inglés en: http://aynrandlexicon.com/lexicon/polylogism.html

[17] No es nuestra intención establecer una generalización formal entre todos los socialismos y el marxismo, que borre por completo los matices que los distinguen. Pero esto tampoco lleva a concluir que los consideremos como irreconciliables; por el contrario, pensamos que son todos colectivismos con el mismo principio básico, y que las diferencias se limitan a cuestiones de forma, pero no de fondo. Para asentar esta posición y despejar posibles dudas, valga también otra memorable apreciación de Ayn Rand: “No hay diferencia entre comunismo y socialismo, excepto en la manera de conseguir el mismo objetivo final. El comunismo propone esclavizar al hombre mediante la fuerza; el socialismo, mediante el voto. Es la misma diferencia que hay entre asesinato y suicidio”. La cita se encuentra en: http://objetivismo.org/socialismo/

[18]Hayek, Friedrich A.; Los Intelectuales y el Socialismo, p. 1. Puede leerse en: www.studentsforliberty.org

[19] Rand; Ayn; La virtud del egoísmo, Editorial Grito Sagrado, p. 126

[20]Paine, Thomas; The american crisis – The crisis no. V

[21]Conill, Jesús; El crepúsculo de la metafísica, Anthropos, p. 92

[22]Por motivos obvios de espacio y formato, presentamos aquí solamente un breve resumen del ideario marxista sobre el tema. Fue el marxista Georgi Plejanov, también conocido como Volguin, quien establece y desdobla la clasificación entre materialismo histórico y materialismo dialéctico, por lo que para profundizar acerca de esta materia y aprehender con precisión los conceptos técnicos que no podemos desarrollar en su totalidad por las razones ya aludidas, se puede consultar su obra. Un abarcador artículo de Wikipedia trata esto en el siguiente link: http://es.wikipedia.org/wiki/Materialismo_dial%C3%A9ctico

[23] Marx, Karl; Prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política. Puede leerse en español en el siguiente link: http://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/criteconpol.htm

[24]Esta y otras citas de Lenin se compilan en el siguiente artículo de Wikipedia: http://es.wikiquote.org/wiki/Lenin

[25] Citado en Socialismo: El fracaso que triunfa, de Ricardo E. Calvo. El artículo puede leerse en el siguiente sitio:http://independent.typepad.com/elindependent/2011/07/socialismo-el-fracaso-que-triunfa-1.html

[26]Lo que mueve a los comunistas – Ezequiel Eiben. Puede leerse aquí: http://ezequieleiben.blogspot.com.ar/2012/12/lo-que-mueve-los-comunistas.html

[27]No avanzaremos más en este aspecto puesto que tales reflexiones pertenecen al ámbito de la ética y la política, y no al de la metafísica. Solo se hicieron las menciones pertinentes para ilustrar el punto. Quizás basten para redondear lo que se quiere probar, las palabras del guerrillero y terrorista marxista Ernesto “Che” Guevara en sus notas de viaje: “Me doy cuenta entonces de que ha madurado en mí algo que hacía tiempo crecía dentro del bullicio ciudadano: y es el odio a la civilización (…)”. Ver: Guevara Lynch, Ernesto; Mi hijo el Che. La cita puede leerse en el siguiente link: http://www.centroche.co.cu/cche/?q=node/309

[28] Para describir este ejercicio o amenaza de la violencia del marxismo a su oposición, vale recordar la frase de Lenin: “Los capitalistas nos venderán la soga con la cual los ahorcaremos”.

[29]Ponemos un fragmento del Corán útil para visualizar el concepto de “elección” divina a los musulmanes: “Sois la mejor comunidad humana que jamás se haya suscitado: ordenáis lo que está bien, prohibís lo que está mal y creéis en Alá. Si la gente de la Escritura creyera, les iría mejor. Hay entre ellos creyentes, pero la mayoría son perversos” (Sura 3:110). Ahora bien, no toda interpretación coránica lleva a elevar metafísicamente a los musulmanes por encima de los demás; pero sí son un camino a tal resultado aquellas que se afianzan en enseñanzas islámicas como las que aseguran que los judíos y cristianos son como cerdos y monos. Puede leerse el Corán en el siguiente espacio: http://www.coran.org.ar/

[30] Why Marxism? – C. Bradley Thompson. Puede escucharse la conferencia en FEE (Foundation for Economic Education) en el siguiente link http://www.youtube.com/watch?v=nt58gg1DQGk o bien leerse el trabajo publicado en The Objective Standard en formato escrito en el sitio www.theobjectivestandard.com

[31]Marx, Karl; Engels, Friedrich; El Manifiesto Comunista.

[32] Marx, Karl; Engels, Friedrich; El Manifiesto Comunista.

[33] ¿Terrorismo individual… o lucha armada de clases? – Partido Socialista Revolucionario de Puerto Rico. Comunicado publicado en la revista Ira Popular, órgano teórico del partido, en 1977. Puede leerse aquí:  http://www.cedema.org/ver.php?id=3477

 

Continuará…

2 COMENTARIOS

  1. Respecto a la metafísica el marxismo trata de explicar la naturaleza de la realidad a su modo por lo que se deslinda por completo de la visión estática y limitada de la metafísica pues todo está en un constante movimiento. El hecho de que la dialéctica materialista y la metafísica compartan objeto de estudio no hace del marxismo un ente metafísico pues ambos parten de premisas distintas y llegan a conclusiones totalmente distintas.
    Marx llega a la conclusión de que son las clases explotadas o dominadas las que tienen una visión más apegada a la realidad pues ellos son victimas y en dicha condición tratan de soltarse de las cadenas, mientras que las clases dominantes viven en una especie de burbuja en la que el mundo es perfecto y su sistema algo eterno, y esto último es de hecho comprobable, por tanto no es que el proletariado ostente la verdad absoluta pero es sin duda la más apegada a la realidad al desear mejores condiciones de vida y percibir al mundo bajo la lente del dominado pudiendo identificar sistemas injustos que al ojo de esclavistas, por ejemplo, en la que el esclavo no era más que una herramienta parlante, sin embargo, sabemos que esto no es así.

  2. Mises comete un error garrafal al entender y explicar como un individuo se hace con una ideología o línea de pensamiento, pues la forma de ver el mundo no está determinado meramente por nacer en una u otra clase, la ideología se va formando a lo largo de la vida del individuo y es cambiante no estática, cambia en función a las relaciones en las que el individuo se desarrolla, se habla de un ideología proletaria y una burguesa pues las condiciones de vida de ambas clases son muy distintas sin embargo esto tampoco perpetua la forma de pensar pues el mundo puede percibirse desde diversos matices a medida que te introduces y analizas el mundo que te rodea o puede por lo que puedes tener una ideología proletaria un momento de tu existencia y otra burguesa precio a morir por ejemplo.
    Otro punto bastante importante a tener en cuenta es que la lógica no es más que un instrumento y hay que diferencial de la forma en que la realidad se percibe utilizando este instrumento. Además la lógica empleada por Marx no es una lógica mecánica es, más bien, una lógica dialéctica.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorBipolaridad, los trazos hereditarios
Artículo siguienteGali Tibbon, Sony Travel Photographer of the Year
Nacido en San Juan, Argentina, en 1987, cursa estudios en derecho; egresado del Majon LeMadrijim en Israel, y con diploma por trabajo voluntario e investigación periodística en Israel; egresado del Instituto de Inglés Saint Paul, y con 4 diplomas internacionales del Esol Examination; miembro y Secretario de Juventud de la filial cordobesa de la Organización Sionista Argentina; fue madrij, Rosh y Rosh Jinuj del merkaz de Córdoba de la Tnua Hejalutz Lamerjav, movimiento juvenil sionista apartidario; Peil de MASA, sociedad entre el Gobierno de Israel y la Agencia Judía, para programas de larga duración en Israel dedicado a jóevenes. Brindó capacitaciones a jóvenes líderes y educadores comunitarios. Campeón y Subcampeón de Olimpíadas de filosofía a nivel provincial en San Juan. También hizo periodismo deportivo en medios locales, trabajó para Radio La Red en San Juan, y colaboró con artículos para el diario israelí Aurora, y los distinguidos blogs de la OSA filial Córdoba y de la Fundación Hadar, entre otros.