En el arranque de esta neurótica, claustrofóbica e hipnótica propuesta, que tiene mucho del cine de Woody Allen, Mel Brooks, pero también de Arthur Hiller y Herbert Ross, conoceremos al personaje que guiará todo el relato, una joven que ejerce poder en los hombres a partir del sexo y que hace de eso una manera de vivir. Fundido a encuentro entre la misma joven y sus padres (Polly Draper, Fred Melamed), una especie prólogo que invita ya a conocer como inevitablemente aquello continuará de una manera catastrófica y que exigirá en el espectador un nivel de resistencia importante ante el nervio que emana de la pantalla.

cuenta una vez más aquello que muchas historias precedentes toman de la cotidianeidad y el imprevisto para enredar los hilos narrativos de la estructura dramática, ya que si bien el género al que más se acerca es la comedia, en la tragedia que Danielle vivirá a lo largo de la duración del post funeral, eso es Shiva, el encuentro posterior, se basa todo, y en donde se deberá aparentar algo que ni siquiera ella puede sostener ante la llegada de un invitado que cambiará el destino todos. Rumores y cámara nerviosa, un constante movimiento para generarle al público la imperante necesidad de querer saber más sobre cómo la joven resolverá el callejón al que la vida y el destino la enfrentan, algo que no puede cambiar, y mucho menos en las circunstancias que se encuentra.

A su vez, desde el sonido, con las constantes conversaciones de múltiples charlas en paralelo, gritos de algunos y el llanto de un bebé, no se hace otra cosa más que trabajar en otro plano la experiencia sensorial de la película, reforzando con un hábil guion, la complejidad de una trama en capas que permite, sólo así, que su aparente e ingenuo vodevil continúe, pero aguijonándolo a los tiempos que corren, con una perspectiva de género que subraya la profesión elegida por la protagonista como medio de subsistencia, y también sus torpes, por momentos, decisiones.

Si bien la constante utilización del estereotipo sobre la comunidad judía, pueda llegar a opacar la brillante puesta y dramaturgia, (2019) logra sostener su propuesta a lo largo de su progresión dramática, y en donde el clásico conflicto, nudo de muchas películas, aquí estalla en cada una de las micro partes.

Gran parte del mérito del relato se vale de las logradas interpretaciones, donde Rachel Sennott es precisa y medida, aun en sus desbordes, pero también en los secundarios y aquellos personajes que sólo insinúan en algún cameo, o breve participación, su interés por saber más sobre Danielle. Mención especial para Molly Gordon, una actriz todo terreno, que se convertirá en una especie de objeto de deseo, pero a la vez también la contrincante ideal, para que Danielle, de alguna manera, o salga ilesa del shiva o termine por hundirse aún más en sus propias mentiras, las que, inevitablemente, y como dice el refrán, por sus “cortas” patas, desencadenará más tragedias. Y en la profusión de personajes, aun en el claustrofóbico clima desde donde Seligman organiza la puesta y el tempo, la película encuentra un tono, que en lo reconocible, y lo universal, genera inevitablemente la empatía por la historia potenciando absolutamente todo el relato.

8.0

FuenteEscribiendo Cine

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCacerola de pollo con arroz de coliflor
Artículo siguienteONU: Israel entrará en el Consejo Económico y Social por primera vez