Diario Judío México - Quién puede cuestionar el impacto considerable de la separación del Reino Unido de la Unión Europea. En este reacomodo nada sencillo de las economías, es preciso considerar cómo se verá influenciado el iGaming. No se trata de “mudarnos”, por ejemplo, a casas de apuesta en línea como el NorskeCasino, se trata de apreciar el profundo alcance e influencia del Brexit en la industria iGaming no solo del Reino Unido, sino también de Malta e inclusive de . Veamos.

Cambios sustanciales post-Brexit

Contando con una de las regulaciones más flexibles en los mercados de apuestas, y con una pujante industria del juego en línea, el Reino Unido como parte de la Unión Europea percibe grandes ingresos para su economía, pero esto podría cambiar pronto.

Como un estado independiente, el Reino Unido se verá obligado a ajustar sus regulaciones, y no tendrá, como es obvio, las mismas prerrogativas que cuando formaba parte del gran bloque económico que es la Unión Europea. Tales ajustes pueden ser especialmente considerables respecto a los impuestos relativos a las casas de apuestas.

No obstante, es posible que el Reino Unido lleve a cabo una buena transición de su industria del juego en un clima post-Brexit, y Malta, en cuanto a su regulación, podría ser clave para tal transición, analicemos por qué.

La regulación maltesa como ejemplo

El marco legal necesario para la aplicación de la licencia MGA para los casinos, bien podría ser clave para Reino Unido en la transición post-Brexit.

La confiabilidad de la MGA y su estricta política anti-lavado de dinero, pueden ciertamente atraer la confianza de nuevos clientes e inversores hacia el Reino Unido y sus empresas de juego on-line, y en países donde se aplica la regulación bajo el esquema de la MGA, los apostadores se han mostrado sumamente satisfechos, así como los casinos en línea con sus ganancias. Sin embargo, es necesario considerar el siguiente punto.

El caso de Gibraltar

Este es un punto que hace que quienes ocupan posiciones directivas se rasquen la cabeza, tanto de la industria del juego como de los entes regulatorios.

Y es que ante un reajuste de impuestos, y un aumento de costos de traslado en las operaciones, varias casas de apuestas en línea están en una situación comprometedora de su capital y sus ingresos, y además, podrían verse obligadas a aumentar los salarios de sus empleados, por motivo de incremento de costos de traslados en operaciones a todos los niveles.

¿La solución está en Malta?

Realmente, a largo plazo puede que varias empresas de apuestas on-line puedan tolerar los cambios implícitos en una transición post-Brexit. Sin embargo, empresas como Bet365 no desea arriesgarse y ha anunciado que se instalará en Malta, para evitar pérdidas por operar en Gibraltar.

Sin duda que los escenarios posteriores al Brexit están en plena ebullición, y será cuestión de tiempo apreciar el alcance de la salida del Reino Unido de la UE y su impacto en la industria del juego inglesa.

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSan Francisco como objetivo yihadista
Artículo siguienteJudíos responden a antisemitismo en sus 1,700 años de historia en Alemania