Diario Judío México - Este caso, o algo muy similar, seguramente nos ha sucedido a cada uno de nosotros.

Estamos sentados a la mesa de Shabat con nuestros hijos y nos sentimos muy contentos porque vamos a estrenar un nuevo juego de copas muy finas.

A la mitad de la comida, uno de nuestros hijos está jugando en la mesa y rompe una de esas copas.

Con mucha seguridad, esa mesa de Shabat ya no es la misma de dos minutos antes. Para empezar, gritamos a ese niño, lo regañamos y el ambiente en la mesa de Shabat se convierte en algo no muy agradable.

Imaginemos que, en lugar de hacer todo eso (gritar, regañar, amargarse, etc.), agradeciéramos a Dios por tener hijos (mucha gente no tiene), usar copas nuevas en Shabat (mucha gente no puede comprar copas), vivir en una casa (mucha gente no tiene casa), poder hacer una mesa de Shabat con la familia (mucha gente no tiene esa hermosa oportunidad)…

¡Esa sería otra mesa de Shabat! Así valoraríamos mucho más lo que tenemos.

Cuando agradecemos, nos damos cuenta de lo mucho que tenemos.

Si quieres recibir mensajes de reflexión vía mail, manda un mail a: [email protected]

Audios sobre reflexiones:
https://soundcloud.com/salomon-michan

Videos sobre reflexiones:
https://www.youtube.com/results?search_query=salomon+michan+mercado

Para donar puedes hacerlo vía PayPal, usa este link:
https://www.paypal.me/SalomonMichanMercado

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.