Una pareja que no ha podido concebir hijos hace todo su esfuerzo y entrega cuerpo y alma para lograr tener familia; incluso puede ser capaz de viajar miles de kilómetros para lograrlo. Pero muchas veces se olvida de los consejos que nos dan los Jajamim que son mucho más fáciles, más baratos, más sencillos y más seguros.
Contó Rab Baruj Mordejay Ezrahi, Rosh Yeshibá de Ateret , que había un Rab importante en a quien le llegó un hombre llorando porque no había podido tener hijos desde mucho tiempo atrás y no encontraba la solución. Fue con el Rab para que le diera algún consejo o Berajá para poder concebir.
En ese momento el Rab le dijo: “Tu sabes que yo también tengo una hija que no ha podido tener hijos desde hace mucho tiempo. Está escrito en la Guemará que la persona que reza y pide por su compañero, ese mismo es contestado. Vamos hacer lo siguiente: Tú pide para que mi hija pueda tener hijos y yo pido por ti para que puedas tener hijos”.
Este hombre, alegre por el consejo, inmediatamente fue a hacer Tefilá por esa mujer que era la hija del Rab, y éste comenzó a rezar por el hombre. No pasó más de un año y las dos familias tuvieron un hijo.
Esa historia la escuchó Rab Baruj Mordejay Ezrahi y la guardó en su corazón. Pasaron dos años y llegó a su casa un joven de la Yeshibá que no había podido tener hijos en mucho tiempo. En ese momento recordó la historia de dos años atrás y dijo que en la zona donde vivían había una pareja que no tenía hijos, así que hicieron un acuerdo para que uno pidiera por el otro que la mujer embarazara. Pasó menos de un año y las dos parejas pudieron traer un hijo al mundo.
Para recibir reflexiones a tu mail, escribe a:
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.