Primera parte.

Ocurrió un domingo por la mañana, en un autobús que va de Bnei-Brak (barrio religioso en los alrededores de Tel Aviv) a Jerusalén. El autobús estaba lleno de Talmidei Yeshiva (estudiantes religiosos). En la última parada, antes de salir a la ruta, sube una joven muy bien formada, vestida muy moderna e informal y se sienta en el único asiento libre, cerca de un estudiante religioso. El muchacho, inmutable, saca de su bolso una manzana, y se la ofrece a la muchacha. Ésta, asombrada, le agradece y pregunta a qué se debía tal gentileza, a lo cual él le responde: -hasta que Eva no comió la manzana, no se dió cuenta que estaba desnuda…

Segunda parte.

Después de una semana, nuevamente, domingo por la mañana, el mismo autobús, y en la misma parada sube la misma muchacha, pero, esta vez, vestida con ropa mucho más recatada. Se sienta al lado del mismo estudiante ortodoxo.

Al cabo de unos minutos, ella abre su bolso, y le ofrece al muchacho una manzana. Éste, asombrado, le pregunta cuál es el motivo de esta amabilidad. A lo que la muchacha responde: -hasta que Adán no comió la manzana, no supo que había que trabajar para mantenerse…

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa decadencia de la “inteligencia” judía
Artículo siguienteUn político en una junta de condominio, ¡por favor no!
Mexicana por nacimiento, desde su niñez ha estado cerca de personas e instituciones dedicadas al arte y cultura, efectuando estudios en Florencia y complementándolos en escuelas mexicanas de pintura y escultura. Ha trabajado en varias galerías, incluyendo la del CDI y ha sido maestra de pintura y artes plásticas para niños. Ha participado en más de 50 exposiciones colectivas y otras individuales en México e Israel. Su obra se ha publicado en diversos calendarios, revistas y periódicos, siendo colaboradora de "Foro" desde 2006, aportando otra faceta de su actividad mediante chistes judíos.