Diario Judío México - La ciudad de Cuernavaca conocida como la de la eterna primavera es un sitio sumamente popular en por todo lo que ofrece a los capitalinos especialmente por su cercanía, su maravilloso clima y su exuberante vegetación. Muchos de los visitantes con frecuencia ni siquiera se molestan en salir de su casa u hotel salvo para adquirir algo necesario para su bienestar. Eso es realmente una lástima, pues hay mucho que ver y admirar en Cuernavaca fuera de sus lujosas residencias.

El nombre de esta población es realmente Cuauhnáhuac que significa “junto a los árboles”. Los españoles, al no poder pronunciar muchos de los nombres indígenas, los llamaban como les parecía más cómodo y así llegaron a nuestros días. Cuernavaca fue habitada por los tlahuicas y los nahuas. Durante la colonia fue la capital del Marquesado del Valle de Oaxaca, otorgado a Hernán Cortés por el rey Carlos V de España, cuyos linderos llegaban hasta Coyoacán en el D.F. En todas las épocas ha sido sitio de veraneo que disfrutaron personajes como el mismo Cortés y Maximiliano que solía visitar lo que hoy en día se conoce como el Jardín Borda.

Hay un número de museos, entre los que se cuenta el Robert Brady, situado a un costado de la catedral en lo que se conoce como la “Casa de la Torre” en la calle de Netzahualcóyotl. Este personaje residió los últimos años de su vida en esta casa que contiene un gran número de pinturas, esculturas y decoraciones provenientes de todo el mundo pues él solía viajar por doquier y adquirir toda clase de objetos. Las diferentes habitaciones son muy coloridas y están conservadas como las dejó Brady. Incluyen pinturas de Rufino Tamayo, Frida Kahlo, Graham Sutherland, Milton Avery y otros artistas, inclusive de Robert Brady mismo.

Hay un Jardín Etnobotánico junto al Museo de Medicina Tradicional en la Casa de Maximiliano en la calle de Matamoros en Acapatzingo que contiene un muy extenso jardín con una enorme variedad de plantas y árboles clasificados por su uso medicinal, sobre todo los que usaban los indígenas para curar sus males.

Otro museo que vale mucho la pena visitar es el “Muros” que se encuentra a un lado de Costco y de Mega que suscitó una gran controversia por haberse construido estos tres edificios en el predio del antiguo Casino de la Selva que albergaba dos murales: “Formación Hispánica” por Josep Renau en temple de caseína y “ Prehispánico, La Conquista y Nuevo ” de José Reyes Meza al fresco. Estas pinturas habían sido abandonadas por tanto tiempo, casi 30 años, que su restauración total fue casi imposible. Pero, actualmente, pueden admirarse en un salón especial dentro del museo. Este contiene además las pinturas de la colección que reunieron Jacques y Natasha Gelman en el curso de sus vidas. El acervo es de más de 300 obras entre dibujos, pinturas, grabados, fotografías y esculturas que representan una amplia gama de los movimientos artísticos mexicanos. Incluyen obras de Diego Rivera, Orozco, Siqueiros, María Izquierdo, Gunther Gerszo, Wolfgang Paalen, Leonora Carrington y Ángel Zárraga, entre otros.

Estos son únicamente unos pocos ejemplos de lo que se puede visitar en Cuernavaca. Evidentemente, tanto dentro como fuera de la ciudad hay zonas arqueológicas como Teopanzolco y Xochicalco además de poblaciones interesantes como Tepoztlán donde se pueden adquirir bellas artesanías o recorrer las Grutas de Cacahuamilpa. ¡Conozcamos las bellezas que nos ofrece este hermoso país!

1 Comentario

  1. Hola.
    Yo soy descendiente de sefarditas, con mucho tiempo en México, tanto que mis raíces están muy nebulosas.
    No obstante, he ido 2 veces a la tierra de mis ancestros, Israel.
    Tengo 59 años, recién retirado de mi trabajo.
    Quisiera retomar mis raíces, el idioma de mis antepasados, la grandeza y riqueza de la cultura judía.

    Vivo en Cuernavaca. ¿Donde podría al menos intentar mis deseos? ¿con la comunidad judía en Cuernavaca?

    Shalom…

Leave a Reply

Artículo anterior¿Podrá resucitar el Mar Muerto?
Artículo siguienteRobert Briscoe

Desde temprana edad su afición por los idiomas la ha llevado a graduarse en varios como el inglés, francés, hebreo, alemán y ruso, por lo que profesionalmente se dedica a ser traductora, sobre todo en inglés y español, ruso y francés, actividad que ha sostenido por más de cuarenta años. También ha sido maestra de inglés por más de veinte.

Como articulista sus inicios se encuentran en la revista de la Comunidad Bet-El, pero en forma continua por más de cinco años su intelectualidad se refleja en "Foro" y algunos en la publicación "Letras Libres", destacando sobre todo en ellos el folclor, cultura, lugares y aspectos netamente mexicanos.