Diario Judío México - Literaria y políticamente el cáncer no señala sólo una enfermedad. Apunta una crisis cardinal y severa que imperativamente justifica drásticas actitudes y normas en los marcos públicos y políticos. Así ocurre cuando una minoría étnica es denominada cáncer o cuando alguna ideología amenaza o pretende sustituir a valores convencionales y consentidos.

De aquí dos preguntas:una, reemplazará el término corona al cáncer que sobre a su significado metafórico Susan Sontag consagró no pocos ensayos y libros incluyendo su ” La enfermedad como metáfora”?  Y la otra: justificarán algunos países y regímenes en nombre de la corona la instalación de estados de emergencia y/o la continua suspensión de elementales derechos humanos y políticos?

No faltan antecedentes desde la antigua Roma donde Julio César instituyó y alargó su dominio dictatorial en nombre de las urgentes amenazas que entonces abrumaban a la República hasta China y Hungría en nuestros días, países donde la suspensión de libertades es vivencia cotidiana. Y en el pasado siglo , Italia, la URSS – incluso de Roosevelt cuando impuso encierro a los ciudadanos japoneses durante tres años de la II Guerra – constituyen experiencias en las que una emergencia – real o ficticia – se convierte en recurso para apagar y abolir derechos elementales.

Los embates contra la corona no deben crear o justificar algún estado de excepción o el cese parcial de la libertad ciudadana. Escribo residiendo en Jerusalén, , donde fuerzas policiales y militares se ven obligadas a poner sitio a los barrios religiosos a fin de que- sin desdeñar a Jehová- acepten la protección contra el virus. Imposición razonable de momento y por el momento.

Pero aquí – como en no pocos países – debemos insistir que corona no excusa ninguna suspensión de libertades. Antes al contrario, reclama su acumulativa y pertinaz ampliación.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorSin costo, el Servicio de Empleo AMIA realiza búsquedas de personal para empresas que prestan actividades esenciales
Artículo siguiente¿Cómo le explico a mi hijo lo que está pasando por el COVID-19?
Llegué a México desde Israel en 1968 invitado por Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. A partir de 1969 me integré a la CEPAL, Naciones Unidas. Fui investigador en El Colegio de México en los años noventa, asesor de UNESCO, y en la actualidad catedrático en la Universidad Bar Ilán de Israel.