Diario Judío México - Hace ya algún tiempo que las personas al despedirse de mi me dicen con frecuencia, que te vaya bien, o adiós, cuídate o cuídese… Al principio me extrañaba…

Un muy querido amigo celebró recientemente sus bodas de oro. Asistimos a la fiesta mi esposa y yo… Se bailó, se platicó, se bebió, hasta que la luz del nuevo día nos sorprendió…

En plena mañana me fui a acostar a mi casa para despertarme a eso de las cinco de la tarde, después de asearme me empecé a sentir mal, muy mal, una depresión sorprendía mi ser, salí a caminar mi caminar lento, difícil, con la depresión delante de mis narices.

Días después me restablecí por completo. ¿Qué me paso? Simplemente que físicamente ya no estoy para esos excesos, que ya a mi edad tienen malos resultados…

Fue entonces cuando entendí el cuídate, o cuídese en toda su realidad…

Los que ya dejamos atrás la tercera edad, debemos cuidarnos por una razón, no hay quien lo haga por nosotros.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorTestimoniales de la obra “Un Judío Común y Corriente”
Artículo siguienteCon gran éxito se cerró el primer congreso de pastores evangélicos en Jerusalem
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".