Cada enero se reúne el Foro Económico de Davos para discutir los temas más relevantes de interés global, aunque siempre se elige un tema central como eje conductor de las reflexiones. Este año la pregunta esencial fue qué hay que hacer para restablecer la global tras la crisis por coronavirus, para lo cual se procedió a la elaboración de un mapa de los riesgos globales que enfrentará el mundo en este año. Con ese propósito se escucharon los análisis de cerca de 700 expertos y tomadores de decisiones de los sectores público y privado, lo mismo que los de la aseguradora y consultora en el manejo de riesgos Marsh & McLennan. El resultado fue un mapa que señaló, en orden de su importancia y peso, la jerarquía de los riesgos que se prevé.

Aunque cada año aparecen en el reporte las enfermedades infecciosas y sus consecuencias como un riesgo a considerar, en enero de 2020 dicho riesgo se colocó en el décimo lugar en importancia, sin saber aún lo que se avecinaba. En este 2021 obviamente la crisis por covid se colocó en el primer lugar de la lista tanto en lo referente a los aspectos de salud y morbimortalidad a nivel global, como en el de sus efectos colaterales en términos económicos, políticos y sociales. Siguieron en el listado los fenómenos climáticos extremos, la disparidad digital y las fallas en ciberseguridad. Y aunque el riesgo de estallidos de violencia interna en buen número de naciones se colocó en octavo lugar, ni las guerras ni el terrorismo estuvieron entre los diez primeros riesgos. De hecho, la seguridad militar recibió una atención muy limitada en esta ocasión.

La debacle económica global, producto de la pandemia, fue naturalmente abordada de manera prioritaria, llegando a la conclusión, tras los análisis realizados en el foro, de que es necesaria una transición de políticas neoliberales apegadas a principios extremos de libre mercado, hacia un abordaje que promueva una intervención estatal en la dirigida no sólo a promover la recuperación, sino también a mitigar la inmensa brecha económica y social que prevalecía desde antes de la y que se ha agrandado más aún a partir de ésta.

A la luz de esas recomendaciones, es inevitable cuestionarnos cómo está respondiendo nuestro gobierno ante esta situación. Porque si bien en las mañaneras el Presidente insiste en achacar al neoliberalismo los numerosos males que aquejan a nuestra nación, hay que decir que, según lo muestran sus decisiones durante la pandemia, la política que se siguió fue absolutamente neoliberal. No otra cosa fue su expresión de “rásquense con sus propias uñas” ante la demanda de apoyos de las micro, pequeñas y medianas empresas, o su rechazo rotundo a la iniciativa de brindar un ingreso básico universal que pudiera sostener temporalmente a los millones de mexicanos y mexicanas víctimas de la pérdida de sus ingresos derivada de la necesidad del confinamiento. Como se documentó una y otra vez, México fue uno de los países que menor proporción de su PIB canalizó como ayuda de emergencia para mantener viva la planta productiva nacional.

En Davos también se enfatizaron como riesgos globales el cambio climático y los daños ambientales provocados por la acción humana. La creciente desertificación, los extensos incendios en aumento, las inundaciones, los daños a la biodiversidad, y la consecuente migración forzada de millones de personas en busca de sustento y seguridad, constituyeron, para quienes participaron en el foro, problemas para los cuales sólo la acción global responsable y concertada puede enfrentar.

Y aquí también nuestro gobierno circula en sentido contrario, ya que como se prevé con claridad, la reforma eléctrica de reciente aprobación en el Congreso, sin que se le cambiara ni una coma tal como lo exigió nuestro Presidente, no puede sino augurar una catástrofe ecológica, un inmenso daño a la salud de la población a partir de la contaminación derivada del uso del combustóleo y el carbón y, desde luego, una estocada mortal a nuestra ya de por sí golpeada economía.

Un panorama, como el que seguramente nos espera, de ninguna manera podrá coincidir con la proclama de “primero los pobres” con la que AMLO llegó al poder. Porque es evidente que son justamente los pobres, cuyo número va en vertiginoso ascenso, quienes menos herramientas y condiciones tienen para defenderse y protegerse del desastre que vivimos, fruto de la combinación de un fenómeno como el de la pandemia, con decisiones de políticas públicas no sólo erróneas, sino también perversas.

 

FuenteExcelsior

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl corazón que Szeryng dejó en México
Artículo siguienteDescanse en paz el Sr. Oscar Wosk Gluskinos Z"L
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.