Diario Judío México - El es un delito muy peligroso que daña nuestras finanza y expone información personal por medio de la manipulación de datos confidenciales.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) hasta septiembre del 2018 se presentaron 49,843 reclamos por es este delito de los cuales sólo el 54% de los casos tuvo una solución favorable.

Recientemente el Consejo Ciudadano para la y Justicia alertó sobre nuevas modalidades que los delincuentes están utilizando para cometer y fraudes con tarjetas bancarias.

Todos los casos son alarmantes, principalmente porque pueden llegar a involucrar el descuido de los usuarios, hasta el momento se tiene conocimiento de tres modos operandi para sustraer datos personales y utilizar el dinero o realizar compras ilegalmente.

El primero refiere a la posibilidad de que los ladrones busquen en la basura de colonias adineradas documentos bancarios que les permita robarse la identidad y desactivar las notificaciones que recibe el cliente para utilizar su dinero.

Otra forma de obtener los datos personales para cometer fraudes, es por medio de ofertas muy llamativas en páginas de internet, en donde los supuestos vendedores piden un adelanto económico y datos personales con la supuesta finalidad de apartar el producto.

El último modo operandi dado a conocer, implica una alianza entre los trabajadores bancarios y los delincuentes, se tienen registros de casos en donde se ha sorprendido a los empleados entregar datos personales de sus clientes o bien, otros donde fingen ser víctimas de extorsión para extraer el dinero de cuentas personales.

Estas modalidades siguen siendo investigamos, pero en lo que va del año se han detectado 27 casos, por eso se recomienda tomar medidas de prevención y ante estos delitos, como:

  • Destruir todos los documentos bancarios o personales antes de tirarlos.
  • Si navega en computadoras públicas, cerrar sesiones de cuentas bancarias, correo y redes sociales.
  • No hacer caso al recibir llamadas telefónicas en donde se advierten cobros indebidos a tarjetas bancarias, sin antes llamar al banco para confirmarlo.
  • Cambiar frecuentemente las contraseñas bancarias.
  • En caso de robo o extravío de una tarjeta de débito o crédito reportarlo de inmediato.
  • Revisa continuamente tu historial crediticio o los movimientos de tus tarjetas para asegurar que no existan movimientos no reconocidos.

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándalo al WhatsApp de diariojudio 5551061263.

Nosotros lo canalizaremos a quien se encargará de atender el asunto.