Diario Judío México - Estimados lectores de este tan querido Diario Judío, primeramente les quiero mandar mis mejores deseos, que tengan un feliz Pesaj o unas felices Pascuas.  Y creo que en este proceso del recuerdo de aquella lucha y travesía de Moisés de un imperio de sometimiento a uno de autodeterminación, podríamos hacer una evaluación de cómo vamos en ese ejercicio y cómo ha impactado en nuestras democracias, que en la opinión de un servidor van en retroceso, tanto en América Latina, Estados Unidos, Europa, y Palestina; además de la mayoría de naciones alrededor del mundo.

Las necesidades económicas, medio ambientales y sociales del 2019 nos empujan a darnos cuenta que necesitamos nuevos actores en la (ya mejor ni le digo representación, porque es mucho pedir), y en verdad, que sean nuevos políticos, porque la en una democracia no debe de emanar del sistema, sino del pueblo que elige. En fin, la situación no ha mejorado, ni mejorará en el corto plazo. Es decir, en algunos casos cuando la “izquierda” no le llenó los bolsillos a los ciudadanos, pero si los llenó de inflación y corrupción, es el momento para que se muevan a la derecha; y si de plano los de la derecha defendieron mucho al país con demagogia “nacionalista”, violencia excesiva y con escándalos de corrupción, el pueblo se mueve a la “izquierda”; y así seguiremos viendo el mismo efecto al menos en las elecciones que le quedan al 2019.  También en la última década, vimos una supuesta nueva y fresca forma de hacer con los que les encantó tener de eslogan “voten por mí que no soy político, soy ciudadano”, y estúpidamente nos comimos ese pastrami de engaño. Unos ya eran políticos, solamente se quitaron la corbata, vistieron de jeans y se remangaron las camisas en campaña; otros, ridículamente pensamos que eran novedad por venir de otros gremios, como los comediantes o ídolos de la mercadotecnia en la sociedad o en los medios, impactando como Jimmy Morales en  Guatemala desde el 2016 y llegando hasta el 2019 con Vladímir Zelenski, reciente ganador de las presidenciales en Ucrania, fenómeno que tampoco debieron de haberlo tomado como la gran novedad, al recordar al éxito del actor Ronald Reagan, en Estados Unidos.

En lo que respecta a “los mismos de siempre”, parece ser que a la generación millenial , ya votante mínimo en dos comicios para escoger a su jefe de Estado en su vida, no le ha importado cambiar el status quo. Es decir, se han tenido destellos de mayor democracia a nivel local, pero a nivel nacional se han tenido que conformar con lo que hay, o mejor dicho, con lo que los sistemas electorales ponen a la carte del partidismo o de los que tienen el recurso. Por ejemplo, hace unas semanas “Bibi” Netanyahu, ya de plano le dieron el mote de “King Bibi” que para muchos es muy aplaudible que gracias a las elecciones 2019 se haya convertido en el Primer Ministro de con más años en el cargo, junto a  negociaciones de paz muertas, con presunta implicación en  escándalos de corrupción y una imagen que le resta a el poder tener dar acceso a nuevos actores (sean del Likud o de cualquier otra agrupación ), y así la tan llamada “la mejor democracia de Medio Oriente” se va alejando de tal apreciación. Sus vecinos en Palestina andan igual o peor, su democracia sin consolidarse es el mayor obstáculo para el tan anhelado sueño de ser un Estado para todos. Es decir, denota el choque de fuerzas entre Al Fatah y Hamas por el control de Cisjordania y la Franja de Gaza, que en este último territorio Hamas prefiere acercarse a Egipto para las negociaciones de tregua con , exhibiendo el mínimo interés de estar coordinado con Ramallah y la Autoridad Nacional Palestina. Un pequeño destello de esperanza en la palestina es el remplazo de su primer ministro desde hace una semana, llevando al cargo a Mohammad Shtayyeh, como un agente negociador con desde las conversaciones de Madrid en 1991. Sin embargo este papel negociador no concuerda con la vieja mentalidad de odio de Hamas y eso todos lo sabemos.

En otras naciones la tendencia es similar, Putin no se irá del poder y más aún con sus nuevas restricciones a los servidores de internet en Rusia para que  los electores en los próximos comicios no sepan tanto de lo que le achaca el periodismo internacional; en Alemania continúa Merkel como canciller, en Francia sigue Le Pen avanzando con el Frente Nacional; en la Cámara de los Comunes en Reino Unido sigue sin haber acuerdo para el Brexit porque los partidos no sueltan sus raíces tan arraigadas de poder  y no dan paso a ceder; en , apenas arrancaba el año, y la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas compartía que el 45,3% de los españoles no sabía ni por quién votar en las presidenciales.  En México no hay claridad, el gobierno de López Obrador con poco más de 100 días en el poder ha demostrado que mantendrá a la sociedad civil organizada y a sus agentes de cambio en el “low profile” de la nacional y manteniendo en el  status quo a personajes de la mexicana que con todo respeto sobran de la oferta de innovadores y expertos en materias de tal relevancia, como lo son: la seguridad, la energía y el medio ambiente. Del vecino Trump – ¿qué podemos decir? – porque ni él, ni quienes ya están comenzando su pre campaña por el Partido Demócrata para hacerle frente han generado mayor cambio en el discurso.

Pero entonces – ¿por quién votar en la próxima? – Sinceramente ya no tenemos que hacernos esa pregunta, sino a quién podemos motivar para que nos represente – . Para muestra un botón, una estudiante de 16 años proveniente de Suecia llamada Greta Thunberg, quien ha movido masas en todo el mundo , desde lo que la percepción de los políticos viejos pudo haber sido una rutinaria demanda de chicos por un mejor medio ambiente en su escuela local hasta llegar a ser encabezado de la prensa internacional por un activismo que en menos de ocho meses ha movido a más de un millón cuatrocientas mil personas en los cinco continentes, con una exigencia clara,  acompañada de la academia, siendo ya bienvenida al menos para ser escuchada en el Parlamento Europeo y hasta con S.S. Francisco. La Huelga por el Clima (o también conocida como #FridaysForFuture) continúa e invito a apoyarla. Así como Greta, seguramente habrá agentes de cambio en Israel, Palestina, Alemania, Francia, Guatemala, , México y Reino Unido. Bien dice el Talmud: “El futuro del mundo pende del aliento de los niños que van a la escuela”, y sin duda, leyendo este libro (y seguramente en otros más) se dará cuenta de tantas frases que respaldarán a la juventud física, mental y autocrítica que merecemos en el mundo.

Por último, estimados lectores, quisiera apuntar que para dejar de creer en políticos viejos para nuevos retos y nuevas generaciones como si fuera literalmente que nuestro destino dependiera de ellos, reflexionemos sobre el concepto de autodeterminación que no es únicamente decidir cuál Estado nos representará, sino  también en la capacidad de nosotros para decidir nuestro destino político, incluyendo el ejercicio interno del mismo, sujetándose a la participación en condiciones de igualdad en la adopción de decisiones. Cambiemos las pirámides ( y no hablo de las de Egipto) que ya vienen nuevos retos y nuevas generaciones.

 

Gracias por su atención y espero su respetuosa opinión en el espacio de Diario Judío o en la cuenta de twitter de un servidor:  @PabloQZepeda

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorS-400´s o F-35´s. Elige, Turquía
Artículo siguienteNo importa lo que tus padres hicieron, AHORA el responsable de tu vida eres TÚ…
Licenciado en Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente. En cuanto a experiencia internacional ha tenido estudios de intercambio con la Universidad de San Diego, California; y la Universidad Alberto Hurtado en Chile. Estudió el idioma alemán en la ciudad de Münster, Alemania y trabajo para el Consejo de Promoción Turística de México en la ciudad de Frankfurt. En aspectos relacionados con el judaísmo ha colaborado con el Proyecto Shagriria de Argentina (Jóvenes Embajadores de Israel en la Diaspora), con el Proyecto Judische Stammtisch en Münster, Alemania; con Jewish Experience y Honestly Concerned en Frankfurt, Alemania. También ha participado en diálogo entre árabes e israelíes en la organización YaLa Young Leaders, parte del Shimon Peres Centre for Peace Institute. En medios de comunicación ha trabajado en funciones administrativas y de producción para Radio Fórmula Guadalajara, en conducción y análisis de temas internacionales para Megaradio, y ha colaborado con Diario Judío como columnista y periodista desde Agosto del 2015, cubriendo temas de: política internacional, inclusión, innovación, juventud y negociaciones de paz entre Israel y los países árabes. Además ha trabajado en la cobertura en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.