Diario Judío México -

Shlomo Sand, Profesor de historia de la Universidad de Tel Aviv, en su libro “The Invention of the Jewish People ” propone que los actuales palestinos si bien proceden de una variedad de orígenes es probable que tengan un origen más cercano a los antiguos hebreos que la mayoría de los que por todo el mundo se identifican a sí mismos como judíos.

Tradicionalmente se ha sostenido que el pueblo judío fue expulsado de Judea por los romanos en el siglo I, pero para Sand ello no es asi.

¿Que sucedió con buena parte de la población de Judea si es que no partió al exilió?

La idea de que los que hoy se llaman a si mismo palestinos, son su descendientes directos no es una idea que solo se le haya ocurrido a él, dice este polémico profesor.

En 1967, el historiador Abraham Polak, fundador del Departamento de Historia de Oriente Medio y Africa, de la Universidad de Tel Aviv, sostuvo que había una considerable probabilidad de que los judeos no hayan abandonado su tierra sino que por el contrario se convirtieran al islam.

Belkind ( 1861- 1929), uno de los primeros sionistas que se establecieron la región en 1882, y una figura destacada del movimiento BILU, siempre creyó en la estrecha conexión histórica entre los antiguos habitantes del país y el campesinado de sus propios días. Belkind sostenía que tanto el levantamiento de Bar Cojba como la sublevación de Galilea a principios del siglo VII, indicaban que los judeos continuaron viviendo en el país.

La tierra fue abandonada por los estratos más altos, por los eruditos de la Torah para quienes la religión era lo primero. También emigraron los judíos urbanos pero no los campesinos judíos atados a su tierra de labranza. Probaba su hipótesis en la circunstancia de que muchos lugares, en pleno siglo XIX, seguían conservado sus nombres hebreos en lugar de griegos, romanos o árabes. Un buen número de lugares de entierro fueron conjuntos y santos para musulmanes y judíos. El dialecto árabe local estaba regado de palabras hebreas y arameas. La población local no se definía a sí misma como árabe, se consideraba fellahin ( agricultores) y no consideraban como sus pares a los beduinos que para ellos si eran árabes. Belkind estaba convencido de que él y los pioneros que lo acompañaban estaban encontrando a su gente. Se debía entonces revivir la conexión espiritual con el limbo perdido del pueblo judío, desarrollar y mejorar la condición económica de estos nativos y unírseles en un futuro común. Las escuelas hebreas debían abrir sus puertas a los estudiantes musulmanes sin ofender su fe o lenguaje y, además del árabe, debían enseñárseles hebreo y la cultura del mundo.

Dov Ber-Borojov ( 1881- 1917) legendario lider de la izquierda sionista pensaba lo mismo. Escribiendo en contra del Plan Uganda expresó: Racialmente la población local de Palestina está más estrechamente relacionada con los judíos que cualquier otro pueblo. Es muy probable que los Fellahin sean descendientes de la población rural judía y caanita con una ligera mezcla de sangre árabe.

Entre los miembros del Poale Zion estaban dos jóvenes, David Ben Gurión ( 1886-1973) e Itzjak Ben Zvi ( 1884-1963), futuros Primer ministro y Presidente de , respectivamente. Escribieron en Nueva York, un libro llamado Eretz in the Past and in the Present. El segundo capítulo fue redactado por Ben Gurión y respecto a los Fellahin de su tiempo decía:

Los Fellahin no son los descendientes de los conquistadores árabes que se apoderaron de Eretz y de en el siglo VII. Sostener que después de la conquista de Jerusalén por Tito y del fracaso de la rebelión de Bar Cojba los judíos dejaron de cultivar la tierra es demostrar una profunda ignorancia. Al agricultor judío no se le arrancaba tan fácilmente de un suelo que había regado con su sudor y el de sus antepasados.

Para estos autores, tal vez los antiguos campesinos judíos se convirtieron al Islam para evitar los impuestos que gravaban a los infieles. Los autores subrayaban que el origen judío de los Fellahin podía demostrarse por un estudio filológico del lenguaje árabe de la zona. Resaltaron que el estudio de diez mil nombres de pueblos, arroyos, manantiales, montañas, ruinas y valles confirman que la terminología bíblica seguía viva en la primera década del siglo XX.

En 1929, la posición de Ben Zvi era más moderada. ” Obviamente sería una equivocación decir que todos los Fellahin son descendientes de los antiguos judíos, pero se puede decir que la mayoría de ellos, o su núcleo, sí lo son. Existía una fiesta popular, la de Nebi Musa ( del profeta Moisés), durante mucho tiempo hubo un código de Leyes conocido como el Shariat al Khalil ( las leyes del patriarca Abraham), todo ello hacia pensar que los fellahin no descienden de los conquistadores árabes sino de los judeos.

Para Shlomo Sand, el levantamiento árabe y la masacre de Hebrón y la posterior rebelión palestina generalizada de 1936 -1939 se llevaron al viento todas estas ideas integracionistas entre los campesinos nativos y los inmigrantes judíos europeos. El pensamiento moderno judío decidió enterrar este discurso que definía vagamente los parámetros de la antigua nación y lo que era peor, podía otorgar demasiados derechos históricos al populacho nativo. Era imprescindible enterrarlo lo más rápidamente posible y borrarlo de la agenda nacional sostuvo el historiador.

( Publicado en Mensuario Identidad, Mayo de 2013)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCuando los Hebreos fundaron las Navas del Marqués
Artículo siguiente¡Victoria! Si y No
Nací en Montevideo en 1967. Egresé de la Universidad de la República en 1992 con el título de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales.Soy docente universitario en la cátedra de derecho comercial en la Universidad Católica y en la Universidad de la República, en las carreras de contador público y administración de empresas.Desde el 2008 soy columnista de Mensuario Identidad.