Les presento a Matute

La vida es una experiencia única que hay que vivir al máximo.

Marcos y yo nos encontramos regresando de hacer una expedición para ver a los gorilas de la montaña Rwandesa. Una cadena de 5 montañas volcánicas en cuyo interior habitan los últimos 700 gorilas en libertad. Una mujer valerosa e integra, Diane Fossey, decidió hace 40 años dedicar su vida a la conservación de esta especie y 2 décadas después me encuentro inmersa en una de las experiencias mas avasalladora y emotivas de mi vida. Ella no vivió en vano.

A mis ojos llegan lagrimas de emoción, de felicidad, de nostalgia, de amor, de perdón, de euforia, de abandono, de un agradecimiento infinito por sentirme viva y vienen ustedes a mi mente. Personas a quienes quiero tanto que no me puedo permitir no hacer un llamado de atención.

La vida es de los valientes y de quienes nos atrevemos a vivirla. Abracenla, explorenla, devorenla, disfrutenla, comansela a pedazos poquito a poquito, pero no la desperdicien.

La vida burguesa, facil y comoda, persuade astutamente al abandono de la misma. No se dejen anestesiar. El dinero nos fue dado para que a través de él descubramos el mundo que nos rodea. Aprovechen la bendición tan grande que Dios ya ha mandado a nuestras vidas para vivirlas.

Preguntense mucho, preguntense todo y aunque no hallen respuestas no desistan de intentar. El mundo es un lugar mágico del que venimos a aprender al respecto del amor, del odio, del como SER HUMANOS.

Rwanda es el pais que vivió la tragedia "genocidio" más oscuro en tiempos recientes. 1996 fue el año en que sucedió el "Apocalipsis" para este pueblo. Padres mataron a hijos, hijos a madres, esposos a esposas, hermanos a hermanos, abuelos a nietos, jóvenes a ancianos, Hutus a Tutsis, agricultores a ganadores, el mundo guardo el silencio y con él llego la noche. En un breve espacio de 3 meses un millón de seres murieron a machetazos. Aparentemente el Holocausto no nos enseñó lo suficiente. Todos guardamos silencio.

Sin embargo, como el ave Fénix, de las cenizas renació de nuevo el pueblo y la gente reconstruyo su vida. Hoy los niños sonríen y van a la escuela, las mujeres cargan azadón en mano y balancean el agua en la cabeza con bebé a cuestas. Los hombres andan por la sendan y escriben un nuevo capitulo para esta tierra. El olvido no existe, pero la FE persiste y no se dan por vencidos.

¿Que es lo que nosotros escribimos con nuestras huellas? Cada uno de los 700 gorilas tiene una nariz particular que los hace únicos, su huella de identidad. Nosotros contamos con nuestra inteligencia emocional y raciocinio para hacerlo. ¿Que escribiremos con él? ¿Dejaremos huella al andar?

Oswaldo, mi homónimo de el premio UNEP de El Salvador, me ha dicho tan solo hace unas noches: " No hay que perder la perspectiva. Date cuenta de que la mayoría de la gente no ve más allá de su brazo extendido. Dios nos ha premiado con este regalo porque nosotros hemos tenido la fortuna de ver más allá. Piensa que afortunada eres que de 120 millones de Mexicanos tu estas acá. Nosotros ya somos ganadores y no importa que suceda después."

Les digo lo mismo: "Ustedes ya son ganadores. Ahora disfruten su premio. Vivan la vida."
Grace, hija, gracias por hacer tu investigación sobre la vida de Diane Fossey. Fuiste tu quien inspiró esta curiosidad en mi.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorActivistas a bordo entonan canciones de martirio a su salida
Artículo siguienteCuando las cosas no salen como uno espera