Diario Judío México -

De Vivir para Contarla de Gabriel García Márquez; el escritor recoje en su autobiografía unos versos muy interesantes y juguetones de José Manuel Marroquín.

Serenata

Ahora que los ladros perran,

Ahora que los cantos gallan,

Ahora que, albando la toca,

Las altas suenas campanan,

Y que los rebuznos burran,

Y que los gorjeos pájaran,

Y que los silbos serenan,

Y que los gruños marranan,

Y que la aurorada rosa

Los extensos doros campa,

Perlando líquidas viertas

Cual yo lágrimo derramas,

Yo, friando de tirito,

Si bien el abrasa almada,

Vengo á suspirar mis lanzos

Ventano de tus debajas.

(hasta aquí es la cita de Márquez. Lo que sigue es el resto del poema).

Tú en tanto duerma tranquiles

En tu camada regala,

Ingratándote así, burla,

De las amas del que te ansia.

Oh, ventánate á tu asoma,

Oh, persiane un poco la abra,

Y suspire los recibos

Que este pobre exhalo amanta.

Ven, endecha las escuchas

En que mi exhala se alma,

Y que un milicio de músicas

Me flauta con su acompaña.

En tinieblo de las medias

De esta madruga oscurada,

Ven y haz miradar tus brillas

A fin de angustiar mis calmas.

Esas tus arcas son cejos

Con que, flechando disparas,

Cupido pecha mi hiero

Y ante tus postras me planta;

Tus estrellos son dos ojas,

Tus rosos son unas labias,

Tus perles son como dientas,

Tu palme como una talla;

Tu cisno es como el de un cuelle,

Un garganto tu alabastra,

Tus tornos hechos á brazo,

Tu reinar como el de una anda.

Y por eso horo á estas vengas

A rejar junto á tus cantas

Y á suspirar mis exhalos

Ventano de tus debajas.

Así cantaba Calixto

A las ventanas de Carmen,

De Carmen, que, desdeñosa,

Ni aun se acuerda de olvidarle.

Es el galán susodicho

Mozo de tan buenas partes,

Que en el barrio no hay quien tenga

Tanto garbo y tal donaire;

Ninguno en amar le excede,

Ni en cantar le iguala nadie,

Ni en el tañer la vihuela

Hay quien le exceda ó le iguale.

Sin embargo, el ser Calixto

Mozo de tan buenas partes,

No ha sido parte á ablandar

El duro pecho de Carmen.

La aurora le encuentra siempre

Muerto de frío en la calle,

Al cielo dando sus quejas

Y sus suspiros al aire.

Allí improvisa á las veces

Tristes serenatas y ayes,

Que oyen tal vez los serenos

O que tal vez no oye nadie.

Yo salí esta madrugada

Mucho antes de que aclarase,

Para poder alcanzar

A misa de cinco, al Carmen,

Y junto á las rejas de ídem

Le encontré dale que dale,

Y oí los versos de que

Me he hecho editor responsable.

Mas, como era ya temprano

Y Calixto empezó tarde,

Estaba un poco más ronco

De lo que era razonable;

Además, como estaba ebrio

(Aunque en verdad, no se sabe

Si de puro amor ardiente,

O de aguardiente ó de brandi),

Echaba A perder el canto,

Que era una lástima grande,

Y trabucaba las sílabas,

Y las palabras y frases.

Empero, es cosa segura,

O á lo menos muy probable,

Que A no ser por la embriaguez

Y la ronquera del diantre,

Y lo malo de los versos,

Y el trastrueque de las frases,

La tal serenata hubiera

Estado buena en su clase.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPor qué Capriles reconoció la victoria de Chávez, pero no de Maduro
Artículo siguienteCelebración del 65 aniversario de la independencia de Israel, en la Embajada de Israel en México

Regina Kalach Atri nació el 16 de octubre de 1953. Es una doble Libra en busca – y no siempre con éxito- del equilibrio.

Desde que aprendió a leer, como por arte de magia, la palabra ha sido motivo de curiosidad, dicha y consuelo. Por eso dedica gran parte de su tiempo a leer y a escribir. Participó durante más de ocho años en el taller de análisis de dramaturgia que impartía Hugo Argüelles. Realizó una maestría en humanidades en la Universidad Anáhuac y ha participado en cursos y talleres vinculados a la escritura y el proceso creativo.

Desde pequeña jugó, como tantos, a la escuelita. Es por ello que durante catorce años dedicó su inventiva y su pasión a ser Guía Montessori. Hoy en día procura elegir, dos o tres veces por semana, un poema para enviarlo por correo y compartir su gusto por la poesía.: "El Poema de Hoy". Imparte cursos y talleres de redacción, literatura y mitología griega.

Ha publicado el libro de poesía "Voces en el Alba"; "Espejo de Mareas" es su más reciente creación. Está por terminar un libro de cuentos para niños y no tan niños.