Diario Judío México - Del gran conflicto mundial de 1939 a 1945, se han realizado infinidad de libros,
películas y otros medios de información que expresan diversas causas y
opiniones, tanto de ganadores como de vencidos, por lo que el ahondar en
detalles bélicos ya conocidos por una gran mayoría, sería en parte inútil para
los fines de la presente serie.
Lo que es interesante destacar es que el nuevo canciller de la Alemania nazi,
admiraba el imperio inglés que había quedado prácticamente igual en el contexto
de los grandes, no obstante el pasar de los años y la entrada del S.XX. No
obstante la conservación del imperio, Inglaterra se había quedado prácticamente
sola conservando sus colonias, pero con ciertos valores racistas que Hitler
apreciaba, posicionando al imperio de la corona inglesa tan solo en un escalón
más abajo que el de sus propios arios rubios. Es por ello que deseaba la paz con
Albión, quedando frustrado con el resultado del envío a la gran isla de su muy
apreciado lugarteniente Rudolf Hess, que saltó en paracaídas sobre Escocia con
la idea de proponer un plan de paz por separado.
Incluso en las altas esferas de la realeza inglesa, Hitler y su partido tenían
simpatizantes como el caso del duque de Winsor; pero con lo que no contó el
Führer, y un buen número de ingleses influyentes, fueron los principios de un
viejo como Winston Churchill, quien Albert Cohen -quien lo conoció
personalmente-, lo describe como: “Viejo como profeta, apuesto como un genio y
serio como un niño”. Si no fuera por él, la paz con los alemanes probablemente
se hubiera dado, prolongando unas décadas más intacto, el gran imperio Inglés;
pero eso era contrario al honor del viejo león que había surgido como nuevo
Primer Ministro.
El rescate por mar de lo que había quedado de los ejércitos francés e inglés en
las playas de Dunkerque, la memorable batalla aérea de Inglaterra, el gran
invento inglés del radar y otros pormenores, como la célebre frase del gran
Churchill: “Nunca en el campo de los conflictos humanos, se debió tanto a tan
pocos”, han quedado ampliamente documentados, pero estimamos no se ha dicho ni
documentado lo suficiente, las causas que iniciaron una unión tripartita entre
Italia, Japón y Alemania, el conocido eje Tokio-Roma-Berlín.
En el caso de Italia, el dictador Benito Mussolini, ya había hecho gala de su
fuerza en 1935, con un pequeño “enemigo” que resultó ser Etiopía; posteriormente
para quedar bien y presumir su fuerza ante su amigo Hitler, invade
infructuosamente Grecia, por lo que la Wehrmacht alemana tuvo que ayudarlo a
salir del problema. En una palabra, la fuerza militar y el equipamiento militar
italianos que en algún momento llegó a admirar el Führer, nunca demostró en la
práctica, la efectividad que por el contario mostraba el ejército de Alemania,
muy probablemente por la falta de motivación e idiosincrasia de los militares
italianos, que habían peleado en la guerra del 14 al 18, del lado de los aliados
con buenos resultados y mejores valores que defender.
Japón por el contrario, con anhelos de expansión que se veían frenados por la
negativa de los E.U. en surtirles materias primas, entra -para algunos-
sorpresivamente al conflicto, contra la única potencia que no había declarado la
guerra, aunque previamente ya tenía una conveniente participación comercial e
industrial. El ataque a la flota norteamericana en Pearl Harbor el 7 de
diciembre de 1941, detona una gran lucha dual; por una parte la de expansión
territorial, y por la otra, de conservación de dominios territoriales y viejas
alianzas, que terminarían en 1945 tras grandes batallas, hasta la rendición de
las 2 primeras fuerzas del eje (Italia y Alemania) en el marco europeo, y
finalmente con la de Japón en el Pacífico.
Al realizar Alemania la invasión a Rusia rompiendo sorpresivamente el tratado de
paz (Alemán-Ruso), Churchill fue el primero en firmar la alianza con los
soviéticos, pues comentó: “Para vencer a Hitler, estoy dispuesto a aliarme con
el diablo”; posteriormente al entrar E.U. a la guerra, también lo hizo,
estableciéndose una triple alianza troncal contra las fuerzas del eje, que
incluyó, posteriormente y en distintas fechas a países distantes como ,
además de combatientes de varias nacionalidades, por lo que se convirtió en una
verdadera guerra de proporciones mundiales. Lo dicho figurativamente por el
almirante japonés Yamamoto, de que “habían despertado al dragón” -refiriéndose a
los E.U.- se convirtió al poco tiempo en una realidad, pues aunque al principio
-por estrategia- los aliados sumaron esfuerzos en África y Europa, la arremetida
posterior contra las fuerzas japonesas, acabaría con un imperio que contaba con
una casta de gobernantes y militares belicosa y muy adiestrada, rayando en un
fanatismo que llegaría a la autoinmolación si fuera preciso, antes de una
vergonzosa rendición; viendo en la práctica las actitudes antes descritas de los
soldados y altos comandantes japoneses, en gran parte muchos justifican el
lanzamiento ordenado por Truman, de 2 bombas atómicas sobre poblaciones civiles,
para evitar mayor mortandad forzando una rendición a corto plazo, algo que
afortunadamente lograron.
Estudiosos en la materia, señalan que el vuelco de la suerte a favor de los
aliados por lo menos en el marco europeo se inició en 1943, cuando Rommel tuvo
que retirarse; también y de mayor trascendencia, después de que los rusos
ganaran la batalla de Estalingrado. Se puede afirmar que todos los combatientes
de los ejércitos regulares, no importando las capitulaciones sin condiciones de
Alemania el 8 de mayo de 1945 y de Japón el 15 de agosto del mismo año, fueron
muy valientes y sacrificados ante nuevas y más letales formas de combate, sin
embargo hasta la fecha, existe un malestar en el alma alemana desprendido de los
acontecimientos perversos y horror desmedido, que muchas de sus fuerzas
especiales provocaron en la memoria de todo el mundo, que no solo hace imposible
celebrar sus acciones (como en la primera guerra), por esa gran vergüenza a
nivel nacional, muchos agregan que los soldados alemanes murieron 2 veces,
físicamente en la guerra y en la memoria de muchos de sus hijos.
El gran conflicto mundial que había generado aproximadamente 55 millones de
muertos (9 millones en campos de trabajo forzados y de exterminio), al fin
concluía, pero casi al mismo tiempo que las naciones que en 1945 estaban
destrozadas se recuperaron, el mundo enfrenta otra variedad de conflicto –no
tanto bélico, pero sí de ideologías e intereses- llamado “La Guerra Fría”….que
trataremos en el próximo y último capítulo de esta serie.
Continuará…

Más Artículos en esta Serie

<< De Waterloo a la Guerra Fría, Parte VIIIDe Waterloo a la Guerra Fría, Parte X (última) >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSer esposa de un jugador compulsivo
Artículo siguienteIsrael no debe temer democracia en mundo árabe
Egresado de la carrera de Contador Público del ITAM, por varios años trabaja en la industria de la confección, transformación y la industria editorial.Es de destacar su actividad en organizaciones comunitarias judías mexicanas entre ellas la Comunidad Sefaradí y el Comité Central. Al mismo tiempo se dedica a la edición de varias publicaciones como la revista "Emet" (1984); periódico "Kesher" (1987) y "Foro" en 1989.Dentro del campo intelectual siempre ha tratado de mantener vigente la Asociación de Periodistas y Escritores Israelitas de México y por lo menos un medio escrito lo suficientemente amplio, con calidad y profesionalismo como lo es "Foro", para que más de 60 escritores de México y el extranjero expresen mensualmente a través de sus páginas los pensamientos e inquietudes que forman opinión dentro del gran número de lectores que hasta la fecha tiene.Dentro de esta misma práctica de edición, ha colaborado, cuidado y diseñado más de 40 libros de escritores e instituciones que se lo solicitan y tiene en su haber tres libros histórico-biográfico y de consulta, como el "Prontuario Judaico".