Diario Judío México - Historia del tema: en 2011 el gobierno turco firma la Convención de Estambul, acuerdo al que se apegan 43 países y el cual es patrocinado por el Consejo Europeo y cuyo propósito es prevenir y combatir los feminicidios, la contra las y la doméstica en general. El compromiso de arranque era entrenar a policías y funcionarios judiciales en esos temas, así como trabajar al respecto con organizaciones no gubernamentales. Pero ya para julio de 2020 distintas voces dentro del partido gobernante, AKP, encabezado por el presidente Recep Tayyip Erdogan, trepados en la cresta de un proceso de islamización de la vida nacional, anuncian la necesidad de retirarse de dicho acuerdo. Numan Kurtulmus, vicepresidente del partido, declaró que haber entrado a la Convención fue un error, pues “ha jugado a favor de la comunidad LGBT y de elementos marginales”, lo mismo que dañado a la unión familiar y alentado los divorcios.

Organizaciones feministas y dentro del propio AKP protestaron de inmediato, denunciando la barbaridad que era salirse de la convención justo en medio de la pandemia del covid, cuando la familiar se había exacerbado tanto. La periodista e investigadora, Burcu Karakaş, tuiteó “¿Por qué molestarse con declaraciones oficiales respecto al abandono del acuerdo y no decir simplemente que lo que quieren es casarse con niñas menores de edad y golpear a las ?”.

A pesar de todas esas protestas, la insistencia en la necesidad de desvincularse de la convención parecía estar ganando terreno, hasta que un macho celoso de 27 años de edad prendió fuego a su mujer y luego cubrió los restos con cemento, generándose, en consecuencia, un mayúsculo escándalo nacional que obligó a cancelar el evento partidario del AKP del 5 de agosto, en el que se planeaba anunciar la renuncia turca a seguir acatando las normas de la convención.

Es así que casi dos meses después de estos hechos ha aumentado la presión para evitar que el sector misógino del gobierno proceda a dictaminar la salida de de la convención, cuando al mismo tiempo las estadísticas muestran que en los primeros ocho meses de 2020 han sido asesinadas 209 . Sin embargo, hay información de que el tema no ha logrado convertirse en una preocupación mayor dentro de la sociedad civil ya que en una encuesta respecto a si era conveniente permanecer dentro de la convención, siete por ciento opinaba que no, 36% que sí y 57% no sabía, lo cual revela que todavía hay poca sensibilidad popular acerca de los daños inherentes a no combatir la lacra que significa la brutal de género que prevalece en el país y que, al parecer, importantes segmentos de la élite gobernante desean mantener viva. Por su parte, el opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP) ha decidido emprender una campaña publicitaria y de información en los 39 distritos de Estambul a fin de difundir la necesidad de contrarrestar a los conservadores que, desde discursos presuntamente apoyados en valores religiosos o de preservación prioritaria de la unidad familiar, pretenden debilitar la lucha contra la de género y los feminicidios.

Parece ser que quien finalmente decidirá hacia dónde se mueve este tema será el presidente Erdogan, quien, como buen populista que es, ha logrado concentrar cada vez más poder en sus manos y tener así el privilegio de decir la última palabra. Cabe especular que es altamente probable que él personalmente prefiera abandonar la convención, dada su trayectoria y sus dichos, elocuentes de su convicción de que el lugar de la mujer es estar en su casa al servicio de la familia. Incluso es sabido que su hijo Bilal, miembro del cuerpo consultivo de la Fundación de la Juventud Turca, comparte esa postura.

Aun así, queda la esperanza de que en la medida en que la hija más joven de Erdogan, de nombre Sumeyye, está en el bando opuesto, la decisión final del presidente pueda ser favorable a las . Sumeyye tiene un importante cargo en la Asociación para las y la Democracia y publicó en agosto un artículo defendiendo la convención. Así que no se pierde la esperanza de que quizá el nexo padre-hija pueda, en este caso, operar positivamente para contrarrestar las posturas conservadoras y misóginas tan envalentonadas en en estos trágicos tiempos. Veremos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
FuenteExcelsior
Artículo anteriorSigue en Vivo el Pidion Peter Jamor en México y se parte de esta Mitzvah
Artículo siguienteSeñales Financieras: Las visitas de fiscalización fiscal ya estaban autorizadas: ¿por qué exagerar?
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.