Diario Judío México - “Cualquier cosa que se dispare en el aire eventualmente cae, y cuando se dispara al enemigo, cae en el otro lado”, dijo el miércoles el Dr. Uzi Rubin a  Hayom, tras informes no confirmados de que un misil interceptor del sistema Honda de David ha caído en manos rusas.

“Supongo que hay docenas de fragmentos de misiles israelíes en las zonas donde hemos atacado”, añade Rubin.

Rubin fundó la Dirección Homa del Ministerio de Defensa, que desarrolla sistemas de defensa de misiles, y fue su jefe entre 1991 y 1999. A continuación, dirigió el desarrollo de varios sistemas de armas para las industrias aeroespaciales israelíes y para el Ministerio de Defensa. Fue galardonado dos veces con el Premio de Defensa de , así como con el Premio “David ” de la Agencia de Defensa de Misiles de los Estados Unidos.

“Todos los ejércitos del mundo tienen en cuenta que un misil disparado al otro lado caerá en manos del enemigo. En efecto, la única sorpresa [con el interceptor del Honda de David] es que cayó en manos de y no de . Es una buena noticia para nosotros”, dice Rubin.

Según el veterano experto en defensa, las FDI han examinado los diversos proyectiles dirigidos a a lo largo de los años. Cree que esto incluye un avión teledirigido iraní que derribó hace dos años.

“Supongo que recogieron las piezas. Esta es una práctica estándar y aceptada por todos los establecimientos del ejército y la defensa. Aprendemos de todo lo que aterriza aquí”, dice.

Rubin también señala que, a diferencia de los sirios o los iraníes, tiene experiencia en misiles, por lo que sería difícil creer que se sorprenderán de lo que ven.

Según Rubin, no hace mucho el presidente ruso Vladimir Putin desveló misiles que tenían “algunas partes que eran mejores que las de los americanos”.

Rubin rechaza las afirmaciones de que el interceptor israelí aterrizó sin sufrir daños, calificando tal escenario de “virtualmente imposible”.

“No existe tal cosa como un misil que aterriza intacto, e incluso cuando el misil no alcanza su objetivo, no se mantiene completo y golpea el suelo con una fuerza inmensa”.

Rubin dice que incluso si el misil está roto, podría ser examinado y estudiado.

“Cada misil puede ser analizado”, dice.

Aunque “no es agradable” para los israelíes escuchar informes de que uno de nuestros misiles ha sido capturado, “no debería ser una sorpresa”, añade Rubin. “Es algo que debe tenerse en cuenta. Cualquier cosa que dispare sobre la frontera será capturada, y tenemos que esperar eso”.

“Esto no es algo específico de . Si los rusos dispararan misiles contra Estados Unidos, los estadounidenses se apresurarían a examinar los fragmentos”, dice.