Hace una semana, en un solo día, ocurrió ese brutal ajusticiamiento ordenado por el Estado. La cifra superó por mucho lo registrado el año pasado, cuando los ejecutados constituyeron la mitad. Incluso, en 2020, la cantidad fue mucho menor, 27, y la explicación a ello radica en que al haber sido el Reino Saudita durante ese año presidente del G20, se vio en la necesidad de mejorar su imagen y aparentar avances democratizadores. En la mayoría de los casos, las mencionadas ejecuciones son precedidas de juicios amañados y al vapor, con uso de tortura para obtener confesiones. Los delitos o crímenes atribuidos versan casi siempre alrededor de participación en actividades terroristas y de desestabilización del reino. Mediante ese amplio concepto, las autoridades están en posibilidad de criminalizar las voces críticas de comunicadores, activistas sociales y políticos, y defensores de los derechos humanos.

Desde hace un buen tiempo, es gobernada por el todopoderoso príncipe heredero Mohamad Bin Salman, conocido como MBS, quien ha jugado el papel de joven dirigente político que impresiona a algunos por haber accedido a realizar ciertos cambios como conceder algunos derechos a las mujeres, por ejemplo, conducir automóviles o ingresar en áreas designadas específicamente para ellas en estadios deportivos. No hace mucho, la directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio, Lynn Maalouf, expresó que “el breve respiro en términos de represión coincidente con la presidencia saudí de la Cumbre del G20, indica que las ilusiones de reforma no eran más que una campaña de relaciones públicas”.

¿Qué permite al reino saudita asesinar y violar con tal desparpajo y ferocidad derechos humanos de sus ciudadanos y permitir, además, el maltrato de la nutrida mano de obra extranjera que comúnmente labora en condiciones de cautiverio y esclavitud bajo la tiranía de la burguesía nacional? No cabe duda que la riqueza saudita fincada básicamente en el petróleo, ha constituido un buen neutralizador de las críticas de organismos defensores de derechos humanos, y una buena herramienta para asegurarse relaciones estables con Occidente, siempre preocupado en asegurar su abasto de energéticos. Cabe recordar cómo el primer viaje al exterior que hizo el expresidente , fue justamente a Riad, la capital Saudita, cuando incluso bailó al lado de sus anfitriones, una exótica danza con sables en mano.

El 2 de octubre de 2018 ocurrió lo que le quitaría a MBS parte de su glamour como joven príncipe modernizador. Se trató del terrorífico asesinato en el consulado saudita en Estambul de su compatriota, el periodista Jamal Khashoggi, quien poseía también ciudadanía estadunidense y se había distinguido por su postura crítica ante el régimen de su patria natal. Aunque las autoridades sauditas argumentaron que su muerte ocurrió a raíz de una pelea, fuentes turcas en posesión de grabaciones de audio demostraron que fue torturado y asesinado mediante degollamiento, y que luego su cuerpo fue descuartizado con una motosierra. De igual manera, la cadena televisiva Al Jazeera filtró la transcripción de lo que habrían sido las últimas palabras de Khashoggi en medio de su agonía por asfixia.

El crimen desató una oleada de condenas internacionales, incluyendo una petición de Alemania para que los países de la Unión Europea suspendieran la venta de armas a . Todo apuntaba a que la monarquía saudita sufriría consecuencias graves por el asesinato. Sin embargo, con la perspectiva que da el tiempo transcurrido desde entonces, es claro que MBS se salió con la suya a un muy bajo costo. En febrero de 2021 prometió adoptar nuevas reformas legales a fin de “apuntalar los principios de la justicia, imponer la transparencia y proteger los derechos humanos”. Como se aprecia con la ejecución de los 81, se trató de demagogia pura.

¿Es esperable alguna fuerte reacción internacional a las decapitaciones de hace una semana, más allá de las usuales condenas de las organizaciones de defensa de derechos humanos? Todo apunta a que no. La invasión de Rusia a Ucrania y las derivaciones negativas que ella ha tenido en cuanto al mercado internacional de energéticos, le entrega al Reino Saudita la impunidad suficiente como para no tener mucho de qué preocuparse. Su petróleo vuelve a ser un escudo formidable para evitar cualquier sanción que le cause algún daño.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz Sr. Moisés Levy Soriano Z”L
Artículo siguientePeriodista sirio en Moscú Zain Alabiden Shiban: Estados Unidos utiliza laboratorios biológicos ucranianos para crear un virus que pueda exterminar a la raza rusa
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.