Diario Judío México - ¡Vaya dilema! ¡Qué complicación! El llamado cavernícola (el hombre) por generaciones ha sido señalado y acusado por la llamada doncella (la mujer) de que es un egoísta, un insensible, un mentiroso, un inmaduro… pero, sobre todo, lo desacredita porque cuando (¡por fin!) logra decirle “te amo”, éste se muestra incapaz de darle sustento a sus palabras con hechos constantes y sonantes como pueden ser un anillo de compromiso con diamantes, una boda que se inmortalice en las páginas de sociales de todos los diarios, una residencia en Las Lomas con un enorme jardín, un par de hijos que sean la envidia de todos los de la colonia y salir de vacaciones dos veces al año a Las Vegas y Montecarlo.

¿Qué está pasando aquí, por qué ese “monstruo” devorador de cerveza y que ha cambiado la espada de Excalibur por un control remoto, es el causante de todas las desilusiones femeninas al “jugar” con los sentimientos de éstas por emitir esta poderosísima frase que provoca que todas sintamos mariposas en el estómago cuando alguien nos la dice?

Amigas, no dramaticemos. Hombres y mujeres estamos hechos de manera totalmente distinta, ancestralmente hemos sido [email protected] y [email protected] de formas diametralmente opuestas en un sinfín de circunstancias. Nosotras somos más emocionales, ellos son más elementales; nosotras somos recolectoras, ellos son cazadores; si nosotras lloramos enseguida aparece alguien para consolarnos, cuando ellos lloran son objeto de burlas y escarnio…

Por lo mismo, es trascendental que cuando un hombre le dice “te amo” a su mujer no necesariamente esto significa que éste tomando a la ligera la implicancia de tan poderosa frase porque en sus acciones no responde y colma las expectativas de la fémina en cuestión. ¡No! La palabra hablada, por encima de la escrita, suele tener un impacto devastador en quien la escucha, pero sobre todo ésta también posee interpretaciones totalmente subjetivas, porque para el emisor la oración tiene un matiz totalmente distinto al matiz del receptor.

“Amo mi coche”, “amo tomar cerveza”, “amo aplastarme los domingos en el sillón para ver el fútbol”, “amo a mi mujer”… en todas estas frases está implícito el verbo amar, pero no por ello la acción de éste tiene el mismo trasfondo en todas y cualquier mujer con un par de dedos de inteligencia en la frente sabe que ningún hombre ama de la misma manera y con la misma intensidad los momentos que pasa con su novia o con su esposa y las escapadas del jueves por la noche con sus amigotes al billar o al boliche. ¡No se hagan bolas, chicas!

Escuchar “te amo” de labios de un hombre no necesariamente tiene que traducirse en algo dicho al calor del momento o en palabras maquiavélicamente empleadas para alcanzar un fin. Empero, tanto damas y caballeros están concebidos de manera totalmente distinta, pero eso no significa que sean superfluos, perversos o insensibles. Ellos sienten y demuestran el amor de manera distinta a nosotras; por ello, es de vital importancia que cuando por fin se animan a externar sus sentimientos no los ahuyentemos con preparativos para la boda, una extensa lista de los nombres que tendrán sus (potenciales) hijos y el color de las paredes que tendrá la alcoba matrimonial.

¿Capicci ?

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorDesde adentro, 32a. parte: La niñez
Artículo siguienteLa comunidad judía de la isla de Rodas
Incursionó desde muy joven en la televisión. Comenzó su carrera en Canal 11, para ser invitada por Ricardo Rocha al Canal de Las Estrellas, ahí´í se convirtió en la primera periodista en hablar de temas sexuales en el Programa "En Vivo".Con su columna "La Política me da Risa", en el periódico El Universal, revolucionó la forma en la que vemos y analizamos la política en el país.Fue ella la primera en realizar atrevidas entrevistas a diversas figuras de la política nacional con "Entrevistas Osadas".Ha recibido diversos premios y reconocimientos como la Mujer del AÑO 2009 y 2010 por la Cámara Nacional de La Mujer, además de haber sido reconocida por el Gobierno Federal por su trayectoria periodística..Desde hace dos años se erigió como la abogada de los hombres y publica para ellos su libro "Exclusivo para Hombres" de Editorial Grijalbo, convirtiéndose en menos de un año en Best Seller.