Diario Judío México - El concepto de guerra santa es ajeno al Islam. En la Ley Islámica se maneja un término árabe que transcribimos como “Yijád”. El Yijád representa el esfuerzo que hace el hombre a través de su vida para complacer a Dios. La vida humana es lo más valioso que hay sobre la tierra y matar gente nunca ha sido algo “santo” en el Islam. Y como todos sabemos hay distintos grados y niveles de esfuerzos según las necesidades y situaciones. El término Yijád los abarca todos.

El Profeta Muhammad nos aclara los distintos niveles del Yijád: Dijo: “El mayor Yijád es decir la verdad ante una autoridad injusta”. Cuando volvían de una batalla, dijo a sus discípulos: “habéis terminado el pequeño yijád (la guerra), ahora enfrentaréis el Gran Yijád, las buenas obras (esto significa que mantener una vida correcta en paz con los demás es el gran esfuerzo del hombre para agradar a Dios). Una vez se alistaba Muhammad para repeler un ataque y se presentó un hombre armado. Muhammad le preguntó: “¿Qué quieres?” el guerrero respondió: “participar del yijád”. Muhammad le preguntó: “¿Tus padres viven?” el guerrero respondió: “sí”. Entonces Muhammad le dijo: “Ve, pues, a hacer el yijád al lado de tus padres” (pues el servicio y la atención a los padres ancianos es también una faceta del Yijád).

El Islam es una religión equilibrada. Incita a la paz “no deseéis la guerra y la agresión”, dijo Muhammad, pero también aconseja a la víctima de un ataque luchar para defender su vida, por que la vida humana es lo más valioso que hay en la tierra, “pero no os excedais, Dios no ama a los que se exceden”, dice el Corán. Esto hace que los musulmanes respondan a las agresiones que sufren. Sin embargo la tendencia islámica es la de la paz y el diálogo, el Corán dice: “Y si ellos (los incrédulos) se inclinan por la paz, vosotros también inclinaos por la paz y confiad en Allah, El todo lo oye y todo lo sabe”.

El concepto de “GUERRA SANTA” se empezó a usar entre los cristianos de la edad media para justificar las invasiones a Palestina, que luego se llamarían “cruzadas”, donde miles de cristianos fueron a morir “matando infieles”. A la persecución y los tortura los cristianos las llamaron “la SANTA inquisición”, el “SANTO oficio”. Los cristianos quedaron con la errada impresión que todas las instituciones y costumbres cristianas eran compartidas también por los musulmanes. Por eso llamaron “guerra santa” a cualquier movimiento militar de “los infieles musulmanes” y llamaron “clérigos” a los sabios de la Ley islámica, siendo que en el Islam no hay Iglesia ni sacerdotes.

Hoy vemos que los EEUU están declarando un YIJÁD armado (modestamente lo llaman “justicia infinita”) contra el terrorismo y apuntan sus bombas contra Bin Laden y Afganistán, a quienes financiaron y entrenaron ellos mismos. Cuando los afganos se esfuerzan para salvar sus vidas y su tierra, los medios de prensa internacional hablan de una GUERRA SANTA de consecuencias apocalípticas. Estamos frente a una exageración y los medios deberían informarse para informar a los demás, antes que perjudiquen a gente inocente.

* Isa Amer Quevedo es graduado en Jurisprudencia Islámica, de la Universidad Islámica de Medina, Arabia Saudita, Asesor de Jurisprudencia Islámica y Jefe del departamento de traducciones del Centro Islámico Boliviano.

Fuente: http://www.centroislamicoboliviano.org/ART_2001_9_20_DECLARACION%20CIB%20SEPTIEMBRE%202001.htm

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.