En un alarde de egoísmo político, se atribuye al monarca francés Luis XV la desafortunada expresión "Después de mí, el diluvio", presagiando la revolución que le costaría la cabeza, literalmente, a su sucesor. Algo así pudo haber pensado (es un decir) Donald Trump, luego de (irresponsablemente) incitar a sus seguidores, en un episodio violento que culminó con el asalto al Capitolio y que marcará su nombre en el basurero de la historia, causando, de paso, un sensible daño a la reputación democrática de Estados Unidos.

Para decirlo en idioma populista, Trump "soltó al tigre", esa amenaza felina que en México López Obrador ha sugerido más de una vez. Fue la solidez de las instituciones democráticas la que finalmente frustró lo que ha sido catalogado como un intento de autogolpe de Estado. No debe extrañarnos que uno de los rasgos del populismo sea el debilitamiento institucional y el estrangulamiento de los organismos autónomos, tal y como el presidente de México lo ha venido haciendo a lo largo de su sexenio.

Apenas hace una semana escribí en este espacio sobre el daño que causan las palabras de un Presidente cuando, en lugar de alentar la unión y la armonía, cultivan el odio y el resentimiento. El asalto al Capitolio norteamericano es una muestra de lo que sucede cuando un líder envenena a la sociedad. Es también un llamado para decirle al presidente de México que su violencia verbal debe parar. Como lo dijo atinadamente en su intervención mediática el Presidente electo Joe Biden: "las palabras de un Presidente importan... pueden inspirar o pueden instigar", mensaje que le viene como anillo al dedo a Lopez Obrador, quien desafortunadamente ha hecho más lo segundo que lo primero.

Las familias, las empresas, las sociedades, los humanos en general, habitamos espacios conversacionales, esto es, provocamos la realidad a partir de nuestra conversación, con nosotros mismos y con los demás. Nuestro lenguaje genera estados de ánimo, predisposición hacia el futuro. No es descabellado hablar del grado de salud conversacional en una relación amorosa, en una empresa o en una sociedad. Lo importante es reconocer el enorme poder que tiene la palabra para generar escenarios y posibilidades.

La narrativa dominante en un país depende mucho de quién sea la voz más escuchada. Y así como una relación personal mejora cuando cambia la salud conversacional, sucede igual con los grupos. Por ello es importante que la narrativa presidencial inspire más que instigue. Sin menoscabo de la lucha contra la corrupción y la pobreza, López Obrador podría tener un discurso que invite a la unidad y la conciliación. Si no lo hace es porque no le ve utilidad a unir y conciliar al país, tal vez porque sus frutos vienen de provocar lo contrario, la polarización y el enfrentamiento sistemático.

Una de las aristas de los acontecimientos en la capital norteamericana es el papel que juegan las redes sociales como eficaces instrumentos de cocreación de realidad. Por un lado han exacerbado la libertad de expresión a límites insospechados, por el otro son potencialmente dañinas cuando el resultado de su interacción resulta contrario a los intereses de la sociedad. Trump no sería Trump y AMLO no sería quien es sin "las benditas redes sociales". Luego del asalto al Capitolio, Twitter y Facebook suspendieron las cuentas de Trump. ¿Hay un quinto poder con enorme alcance de censura o se justifica patrióticamente silenciar a discreción por un interés nacional?

Después de que el Congreso norteamericano certificara la victoria de Joe Biden, Trump, acorralado y bajo la posibilidad de ser destituido al amparo de la 25ª enmienda, finalmente emitió un discurso, extemporáneo, donde rechaza la violencia, hace un llamado de unidad nacional y reconoce la inminencia de una nueva administración. Aprovecha también para dejar en puntos suspensivos el delirante trumpismo "...nuestro increíble viaje apenas está iniciando".

El episodio norteamericano debería ser una lección para México. Es importante entender que no es necesario esperar el fin de un sexenio para iniciar un trabajo de conciliación. Otro influyente francés, Voltaire, tuvo una premonición sobre los liderazgos populistas que padecemos: "Aquellos que te hacen creer en absurdos, pueden hacer que cometas atrocidades".

@eduardo_caccia

FuenteReforma

1 COMENTARIO

  1. Trump es un personaje inestable y con fisuras,pero eso no quita que haya sido el Presidente Americano que mas ha apoyado y defendido a Israel en estos años y ademas ha implementado la paz con los paises musulmanes de Asia y Africa.
    Su legado es grande y fecundo.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMéxico e Irán: politización de las vacunas
Artículo siguienteSeñales Financieras: Abre el año financiero esta semana, ¿qué pasará?
Desde que Eduardo Caccia (Ciudad de México, 1962) era niño, estuvo en búsqueda para descubrir lo extraordinario y tener respuestas a preguntas paradójicas. Su deseo era convertirse en arqueólogo; la vida lo puso en otra dirección, que lo llevó a la investigación no tradicional de consumidores. Según dice, esta actividad semeja mucho a la del arqueólogo, pues consiste en escarbar profundo en las capas de la mente humana, hasta el fondo, donde están enterrados los tesoros.Eduardo Caccia reta el statu quo muy a su manera, se nombra “Any Possibility Officer” en Mindcode, la empresa de neuromarketing que fundó para hacer innovaciones y posicionamiento de marcas. Es coautor de la metodología brandgenetic y creyente en la integración de las ciencias sociales con los negocios, para mejor entender la conducta del consumidor. Su meta ha sido ser un puente entre la academia y los negocios.Licenciado en Administración de Empresas, Eduardo ha sido profesor universitario en la Universidad Panamericana, miembro de la Universidad de San Diego, en la Oficina de Educación Corporativa y Profesional, también ha escrito artículos sobre marcas y temas de código cultural en prestigiadas publicaciones como Expansión, Reforma, Mural, El Norte, La Jornada. Eduardo es conferencista y ha dado cientos de conferencias y presentaciones en diferentes temas, en varios países. Como observador y estudioso de la conducta individual y de grupos, ha escrito artículos para entender y mejorar la convivencia urbana y rescatar las tradiciones y los barrios temáticos de las ciudades.Sus aportaciones han ayudado a más de cien diferentes marcas, muchas de las cuales están dentro de las 500 de Fortune: Pepsico-Sabritas, Danone, Kellogs, Nestle, Nextel, Italiannis, Lawry’s, Bimbo, Cinépolis, Tequila Cuervo, Tequila Sauza, Pedro Domeq, Casas Geo, Maseca, Promexico, TVAzteca, Televisa, Holcim Apasco, Microsoft, Mabe, Smuckers, Folgers Cafe, Tecate, Wings, Fiesta Inn, Fiesta Americana, Marlboro, Alsea, Tecate, Pepsico, Oxxo, DHL, El Globo, Coca Cola, Bacardi, Tecno Lite, Michelin, Gayosso, entre otras.