Diario Judío México - Perdón, lo siento, mil disculpas, no fue mi intensión etc… son palabras utilizadas comúnmente cuando alguien hace o dice algo que sin o con querer lastima a otra persona. Desafortunadamente no es suficiente con decir que uno lamenta lo que hizo, dijo o causo. Hay que aprender a tomar responsabilidad de lo sucedió y reparar con conciencia cualquier daño u incomodidad causada aun cuando el incidente fue ingenuamente sin intención.

Todos salen perdiendo cuando hay mal entendidos y situaciones incomodas. Tanto el que lastima como el lastimado. Nunca es cómodo estar en una disputa o en una situación que provoca tensión e incomodidad. Es más común que los problemas surjan cuando existe conexión más cercana entre las personas, como por ejemplo cuando hay una relación más inmediata (familia, trabajo) y/o específicamente cunado hay interés de por medio. Este interés no se refiere únicamente a una cuestión material o monetaria, muchas veces la pena emocional es más grande y profunda que cualquier otra.

Se necesita mucho valor para aceptar que uno se ha equivocado o ha dicho más de la cuenta. Sin embargo no es suficiente con aceptar que uno se equivocó, el famoso Ups… Auch… Hay… No puede ser…. Pudiera ser una manera de iniciar el dialogo pero definitivamente no es suficiente para reparar el disgusto o el mal rato que se ha causado.

Es importante, validar, aceptar y escuchar sin juzgar, ni criticar el otro punto de vista. Entender que no siempre es cuestión de justicia, sino de comprensión y de sanación emocional.

Cada persona es un mundo, por lo que piensa y percibe las cosas con una visión propia. Eso no quiere decir que porque la persona tiene su punto de vista, no se equivoque o lastime a otros que aprecien la vida con otros lentes.

Reconocer que uno está bien, implica aceptar que el otro también tiene su punto de vista y que es igualmente valido.

El aprender a pedir perdón sinceramente, es una acción que mejora la calidad de vida de la persona que se disculpa sinceramente, además de reparar la relación que dañó, mejora el sentir del otro y por si fuera poco, nutre y mejora su propia autoestima.

Cuando alguien pide perdón, debe de estar consiente que ella fue la persona lastimo, por lo tanto, aunque se encuentre lista para pedir disculpas, y lo haga…no quiere decir que la persona que está molesta y lastimada se encuentre lista para perdonar. Quizá necesita más tiempo para aceptar la explicación y ocupa una acción mayor antes de buscar el medio para poder reparar conjuntamente la relación.

Pedir una disculpa, y reparar el daño causado es sanar y recuperar una relación que se lastimó.

www.recetasparalavida.com

La receta

Reparando relaciones

  • 1 Lata de reconocimiento- sensibilidad para poder ver el dolor que ha causado
  • 2 Tazas de reflexión – evaluar el comportamiento propio y entender como sanar
  • 1 cucharada de arrepentimiento – acto sincero de reconocer y querer reparar
  • 2 cucharadas de prudencia – esperar en momento adecuado y el lugar oportuno
  • 1 pizca de prontitud – no dejar que pase mucho tiempo pasar

RECOMENDACIÓN DEL CHEF

Pedir perdón, debe de ser un acto sincero, expresado en palabras. No en acciones, ni pensamientos. Hay que ser claros y tener el valor de aceptar el daño hecho y tener la fortaleza de hacer todo lo necesario para reparar el daño causado y hacerlo pronto.

MODO DE PREPARACIÓN

  1. Pedir perdón hace a las personas seres valiosas. Otorga conciencia, responsabilidad, humildad, libertad, fortaleza y un gran sentido de humanidad, todos estos ingredientes esenciales para la creación de un carácter sano, bueno y generoso.
  2. Pedir perdón invita a ser tratado con más respeto. Cuando uno pide perdón demuestra que es capaz de aceptar sus errores y que puede repararlos, por lo tanto se convierte en un ejemplo y en alguien digno de ser respetado.
  3. El pedir perdón sana a las personas y al mundo. La paz y la tranquilidad que da el aceptar que uno se ha equivocado evita muchos problemas y mejora las relaciones interpersonales. Es un acto importante y necesario.
  4. Valiente es la persona que aprende a escuchar y validar el dolor que causo y busca la manera de repararlo.
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorUn joven sobreviviente del Holocausto ayudó a inventar el Debate Presidencial
Artículo siguienteHistoria Vs Histeria

Becky Krinsky
Creadora en conjunto con la doctora Iliana Berezovsky de "Recetas Para la VidaTM" un proyecto basado en el concepto de que el sentido común, el hogar, la familia, la vida diaria y el éxito en la vida dependen de la suma de nuestras experiencias para alcanzar la felicidad. Actualmente escribe todos los jueves para el Diario San Diego con su columna Recetas para la VidaTM. También aparece mensualmente en Univision en el programa Despierta San Diego.