Diario Judío México - Después del error nos queda la certeza de

como no se pueden hacer las cosas…

El error nos da esa certeza absoluta sin duda…

Fue hace algunos días.

Mi ignorancia y mi ineptitud me hicieron apretar

el botón equivocado…

Todo sucedió en segundos…

¡Por error borré todo el contenido de mi computadora!

En segundos, ¡todo lo perdí!

A lo largo del tiempo me ha tocado ver a gente que tras el error “tira el arpa”;

se desespera, se angustia, se deprime, algunos hasta se suicidan…

La vida que es muy sabia sigue adelante aparentemente ignorando

la pena o el dolor que sufre el ser humano…

Pero todos los días amanece; y ese nuevo amanecer nos encuentra más

sabios, más experimentados que antes…

La renuncia o la huida es el peor de los caminos.

Después del error estamos más aptos para el vivir porque hemos aprendido

algo mas…

Lo fascinante de todo esto es aprovechar al máximo la lección.

Un maestro en mis tiempos mozos nos decía:

SI SE HA PERDIDO EL DINERO, SE HA PERDIDO POCO.

SI SE HA PERDIDO EL HONOR, SE HA PERDIDO MUCHO.

SI SE HA PERDIDO EL ÁNIMO, SE HA PERDIDO TODO.

mansurnissim*gmail.com

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.