Este año se conmemora el 30° aniversario del cierre del sitio de pruebas nucleares de Semipalatinsk, que operó durante más de 40 años y fue cerrado el 29 de agosto de 1991 por iniciativa del Primer Presidente de Kazajstán, Nursultan Nazarbayev. Kazajstán renunció voluntariamente a las armas nucleares, convirtiéndose en un mensajero de paz, que alentó a la comunidad internacional a seguir su ejemplo.

Semey (anteriormente Semipalatinsk), una región en la estepa nororiental de Kazajstán, fue elegida por la Unión Soviética en 1947 como el principal sitio de pruebas para su programa de armas nucleares. La primera prueba se llevó a cabo en 1949, cuando las secuelas de la lluvia radiactiva se habían extendido a pueblos y ciudades cercanas. Setenta años después, siguen llevándose a cabo ensayos nucleares en otras partes del mundo, se estima que el arsenal mundial es de más de 15,000 armas nucleares.

Entre 1949 y 1989, se llevaron a cabo alrededor de 456 pruebas nucleares en el sitio de Semipalatinsk, cuya fuerza total fue aproximadamente 2,600 veces la potencia de la bomba atómica en Hiroshima. Las consecuencias fueron tan catastróficas para la población local y la región (más de un millón de personas estuvieron expuestas a la exposición radiactiva) que Kazajstán, encabezado por el Primer Presidente Nursultan Nazarbayev, renunció voluntariamente a su arsenal nuclear después del colapso de la Unión Soviética y hasta el día de hoy aboga activamente por un mundo libre de armas nucleares.

Gracias a los esfuerzos del Primer Presidente, Kazajstán se ha transformado rápidamente, del cuarto arsenal nuclear más destructivo del mundo a un país líder en la esfera del desarme y la no proliferación nuclear.

Otros países con sitios de pruebas nucleares siguieron el ejemplo de Kazajstán y cerraron sus operaciones, este acto ayudo a abrir el camino para el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCEN) de 1996. Kazajstán está activamente comprometido con la entrada en vigor del TPCEN, que prohíbe todas las explosiones nucleares en cualquier entorno, tanto militar como civil. Hasta la fecha, 183 países han firmado el tratado, pero, lamentablemente, no ha entrado en vigor, ya que algunos países (con un potencial nuclear significativo) aún no lo han ratificado.

El Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, fue establecido en la 64ª sesión de la Asamblea General de la ONU, llevada a cabo el 2 de diciembre de 2009, donde se proclamó por unanimidad el 29 de agosto como fecha para conmemorar este día. La resolución pide una mayor concientización sobre las consecuencias de las explosiones de ensayos nucleares o cualquier otra explosión nuclear y la necesidad de detenerlas como uno de los medios para lograr construir un mundo libre de armas. La resolución, que contó con un gran número de autores y coautores, fue iniciada por el Primer Presidente de la República de Kazajstán, Elbasy Nursultan Nazarbayev, para conmemorar el cierre del sitio de pruebas nucleares de Semipalatinsk.

El Día Internacional contra los Ensayos Nucleares se celebró por primera vez en el 2010, desde entonces, este día se ha celebrado anualmente con una serie de eventos en todo el mundo, que incluyen simposios, conferencias, exposiciones, concursos, publicaciones, clases, programas de noticias y más. También se llevaron a cabo varios eventos en la ONU.

A partir de esa fecha, numerosos esfuerzos gubernamentales bilaterales y multilaterales, así como movimientos de la sociedad civil a gran escala y los esfuerzos del Secretario General de la ONU, han contribuido a hacer cumplir la prohibición de los ensayos nucleares.

En 2012, durante la conferencia internacional “De la Prohibición de los Ensayos Nucleares a un Mundo Libre de Armas Nucleares”, celebrada el 29 de agosto de 2012 en Nur-Sultan, el Primer Presidente Nursultan Nazarbayev presentó una iniciativa para crear el proyecto “ATOM” (Abolish Testing – Our Mission).

El Proyecto “ATOM” es una iniciativa internacional diseñada para brindar al público información accesible sobre las amenazas y consecuencias de los ensayos de armas nucleares, tanto para el medio ambiente como para toda la humanidad. El proyecto “ATOM” busca fomentar un cambio real y sostenible al involucrar a los ciudadanos del mundo a unirse para poner fin a las pruebas de armas nucleares, reafirmando así a los líderes mundiales que la humanidad merece y exige un mundo sin armas nucleares.

Como parte del proyecto, cualquier persona que se oponga a las puede firmar una petición en línea, instando a los gobiernos de todo el mundo a abandonar permanentemente los ensayos nucleares y lograr la pronta entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares para dar un paso hacia la construcción de un mundo de paz libre de amenazas nucleares.

El sitio de prueba de Semipalatinsk es una cicatriz de una lesión del pasado, un acontecimiento que los kazajos nunca olvidarán y una marca que seguirá inspirando a trabajar por un futuro libre de y, en última instancia, un mundo sin armas nucleares.

Hasta la fecha, más de 313 mil personas de más de 100 países han firmado la petición en línea del Proyecto “ATOM”. Todos pueden unirse al proyecto firmando la petición en https://www.theatomproject.org/es/