El suicidio es el acto de quitarse deliberadamente la vida; cada 40 segundos una persona se suicida en algún lugar del mundo.
El 10 de septiembre se celebra el día mundial para la prevención del suicidio, la cual es una campaña anual para informar e involucrar a los profesionales de la salud y al público en general sobre la prevención y las señales de advertencia en el suicidio.

En los adolescentes la ideación suicida se encuentra asociada con un gran número de trastornos psiquiátricos, siendo los más significativos los trastornos afectivos y los trastornos de la conducta alimentaria. Los síntomas asociados a la conducta suicida son la ansiedad por el peso y la forma del cuerpo, la falta de cuidado del propio cuerpo, mayor índice de masa corporal, atracones y purgas. También es aparente que el riesgo de suicidio es más alto cuando los trastornos alimentarios coexisten con otros problemas psicológicos.

La anorexia nervosa es uno de los trastornos psiquiátricos con mayor tasa de mortalidad y el suicidio es la segunda causa de entre los pacientes que la padecen. Una mujer entre 15 y 34 años de edad con este padecimiento tiene hasta 18 veces más riesgo de morir por suicidio cuando las comparamos con mujeres de la misma edad, pero sin este padecimiento.

La prevalencia de intentos suicidas a través de los distintos trastornos de la conducta alimentaria es del 15.7% para la anorexia restrictiva y aumenta al 44.1% para la anorexia compulsiva purgativa, para la bulimia nerviosa es del 31.4% y del 22.9% para el trastorno por atracón.

Existen diferentes tipos de conductas suicidas, entre ellas las lesiones auto infligidas con fines no suicidas, la cual es una conducta no aceptada socialmente que se define como el acto deliberado de lastimarse el cuerpo sin la intención de morir.
Si comparamos la incidencia de las autolesiones en la población general que van del 4 al 18% la prevalencia en pacientes con trastornos de conducta alimentaria va del 14 al 68% en la anorexia nervosa y del 25 al 55% en la bulimia nervosa. Los determinantes más significativos de autolesiones dentro de los trastornos de la conducta alimentaria son la historia de un intento suicida, el uso de alcohol, comorbilidad con episodio depresivo, y conductas depresivas. Los pacientes que presentan autolesiones tienen mayor severidad sintomatológica y mayor comorbilidad.

La actual pandemia de Covid-19 ha creado una situación en la que los factores de riesgo para los trastornos de la conducta alimentaria, así como de las conductas suicidas y para-suicidas, se ven aumentadas y los factores de protección disminuidos. Razón por la cual tanto familiares como profesionales de la salud deben de estar atentos a cambios en el peso o en las conductas alimentarias para en ellos investigar el riesgo suicida.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCompañía israelí de defensa presentó el rifle de asalto mas preciso con tecnología computarizada
Artículo siguienteIamim Noraim