Diario Judío México - Como firme defensor de la solución de los dos Estados y crítico ante la política de asentamientos israelí, me siento especialmente consternado ante los intentos de imponer desinversiones, boicots y sanciones a y nada más que a , pues el movimiento BDS hace que resulte más difícil  alcanzar una solución pacífica al conflicto de Oriente Medio, algo que exige un compromiso por todas las partes.

El movimiento BDS es enormemente inmoral, amenaza el proceso de paz y desanima a que los palestinos accedan a una oferta de paz razonable. He aquí diez razones de peso por las que este movimiento es inmoral y resulta incompatible con los actuales intentos de alcanzar un compromiso de paz:

1. El movimiento BDS atribuye, de forma inmoral, toda la culpa por la continuada ocupación israelí y por su política de asentamientos a los israelíes. Se niega a reconocer la realidad histórica de que, al menos en tres ocasiones, se ofreció a acabar con la ocupación, y esas tres veces los dirigentes palestinos, apoyados por su pueblo, se negaron a aceptar las ofertas. En 1967 desempeñé un pequeño papel en la elaboración del borrador de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la cual establecía la fórmula para acabar con la ocupación a cambio del reconocimiento del derecho de a existir en paz. aceptó dicha resolución, mientras que los palestinos, junto a todas las naciones árabes, se reunieron en Jartum y pronunciaron los famosos tres noes: no a la paz, no a la negociación, no al reconocimiento. No hubo intentos de boicot, sanción o desinversión contra estos árabes que decían que no. En 2000-2001, el primer ministro israelí, el liberal Ehud Barak ofreció, junto al presidente estadounidense Bill Clinton, la creación de un Estado palestino y el fin de la ocupación. Yaser Arafat rechazó esa oferta, rechazo que muchos líderes árabes consideraron un crimen contra el pueblo palestino. En 2007, el primer ministro israelí Ehud Olmert ofreció a los palestinos un acuerdo aun más ventajoso, oferta a la que no contestaron. No hubo amenazas de BDS contra quienes rechazaron las ofertas de paz israelíes. Ahora se están llevando a cabo unas negociaciones de paz en las que ambas partes realizan ofertas e imponen condiciones. En estas circunstancias resulta inmoral culpar únicamente a y dirigir un movimiento de boicot, desinversión y sanciones únicamente contra el Estado nacional del pueblo judío, el cual ha ofrecido en tres ocasiones acabar con la ocupación a cambio de la paz.

2. El actual movimiento BDS, sobre todo en Europa y en algunos campus universitarios norteamericanos, anima a los palestinos a rechazar soluciones de compromiso al conflicto. Hay quien, desde dentro de la dirección palestina, me ha dicho que cuanto más se resistan hacer las paces, más poderoso se volverá el movimiento BDS contra . ¿Por qué no esperar a que el movimiento refuerce su posición en las negociaciones para que así no tengan que llegar a un compromiso renunciando al derecho de retorno, accediendo a un Estado desmilitarizado y haciendo otras concesiones, necesarias para la paz, pero difíciles de aceptar por parte de algunos palestinos? El movimiento BDS está dificultando una solución pacífica.

3. El movimiento BDS es inmoral porque sus dirigentes nunca estarán satisfechos con la clase de solución de dos Estados que resulta aceptable para . Muchos de sus líderes no creen en el concepto de como Estado nacional del pueblo judío. (El principal dirigente del movimiento BDS, Marwan Barguti, ha declarado reiteradamente su oposición al derecho de Israel a existir como Estado nacional del pueblo judío, incluso con las fronteras de 1967). En el fondo, por tanto, la dirección del movimiento se opone no sólo a la política de ocupación y asentamientos de Israel, sino a su misma existencia.

4. El movimiento BDS es inmoral porque viola el principio fundamental de los derechos humanos; es decir, “primero los que están peor”. Israel es uno de los países más libres y democráticos del mundo. Desde luego, es la nación más libre y democrática de Oriente Medio. Sus ciudadanos árabes gozan de más derechos de los que los árabes tienen en cualquier otro lugar del mundo. Forman parte de la Knéset, del Poder Judicial, del Servicio Exterior, del mundo académico y del de los negocios. Son libres de criticar a Israel y de apoyar a sus enemigos. Las universidades israelíes son viveros de retórica, de posturas e incluso de enseñanzas antiisraelíes. Israel tiene un magnífico expediente en lo relativo a derechos de la mujer, derechos de los homosexuales, derechos medioambientales y otros derechos que apenas existen en muchas partes del mundo. Además, su historial en lo referente a evitar víctimas civiles mientras combate contra enemigos que ocultan a sus soldados entre los civiles no tiene comparación con ningún otro en el mundo actual. La situación en la Margen Occidental, evidentemente, es otra, debido a la ocupación, pero hasta los árabes de Ramala, Belén y Tulkarim tienen más derechos humanos y políticos que la gran mayoría de los árabes del mundo en la actualidad. Además, cualquiera (judío, musulmán o cristiano) que no esté conforme con acciones israelíes puede manifestar su disconformidad ante los Tribunales y ante los medios de comunicación, tanto en el país como en el extranjero. Esta libertad no existe en ningún país árabe, y tampoco en muchos países no árabes. Pero Israel es el único país amenazado actualmente con boicots, desinversión y sanciones. Cuando una sanción se dirige sólo contra un Estado que goza de uno de los mejores expedientes en materia de derechos humanos, y esa nación resulta ser el Estado del pueblo judío, debe considerarse la sospecha de intolerancia.

5. El movimiento BDS es inmoral porque perjudicaría a quien no debe: perjudicaría a los trabajadores palestinos que perderían sus empleos si se impusieran sanciones económicas a las empresas para las que trabajan. Perjudicaría a artistas y académicos, muchos de los cuales son las principales voces a favor de la paz y del fin de la ocupación. Perjudicaría a quienes padecen enfermedades en todo el mundo, los cuales podrían beneficiarse de la medicina israelí y de la colaboración entre científicos israelíes y los de otros países. Perjudicaría a la industria tecnológica de vanguardia mundial, porque Israel contribuye, de manera desproporcionada, al desarrollo de esa tecnología que mejora la calidad de vida.

6. El movimiento BDS es inmoral porque animaría a Irán -el principal promotor mundial del terrorismo internacional– a lanzar a sus peones, como Hezbolá y Hamás, contra Israel, con la esperanza de que, si éste respondiera a los ataques con cohetes, aumentaría la presión a favor del boicot, la desinversión y las sanciones contra el Estado israelí, como ocurrió cuando respondió a los miles de cohetes lanzados desde Gaza entre 2008 y 2009.

7. El movimiento BDS es inmoral porque aleja la atención mundial sobre injusticias mayores, como el genocidio. Al centrarse de forma desproporcionada en Israel, la comunidad pro derechos humanos concede una atención desproporcionadamente menor a otras ocupaciones, como las que realizan China, Rusia y Turquía, y a otros desastres humanitarios, como el de Siria.

8. El movimiento BDS es inmoral porque promueve ideas falsas respecto al Estado nacional del pueblo judío, exagera sus defectos y, así, promueve una nueva modalidad del prejuicio más viejo del mundo: el antisemitismo. Por tanto, no resulta sorprendente que el movimiento BDS aparezca en páginas de internet neonazis, negacionistas del Holocausto y en otras webs abiertamente antisemitas, ni que sea promovido por algunos de los odiadores más destacados del mundo, como David Duke.

9. El movimiento BDS es inmoral porque refleja y promueve el doble rasero para juzgar y responder  a las violaciones de los derechos humanos. Al exigirle más a Israel, el Estado nacional del pueblo judío, espera menos de otros Estados, pueblos, culturas y religiones, y, así, materializa una forma de racismo colonial y de prejuicio inverso que perjudica a las víctimas de las violaciones de derechos humanos cometidas por otros.

10. El movimiento BDS nunca logrará sus objetivos. Ni el Gobierno ni el pueblo de Israel se rendirán jamás ante los medios de extorsión implícitos en el BDS. No adoptarán -ni deberían adoptar- decisiones importantes relativas a la seguridad nacional y a la de sus ciudadanos basándose en amenazas inmorales. Además, si Israel comprometiera su seguridad ante tales amenazas, el resultado serían más guerras, más muertes y más sufrimiento.

Toda la gente de bien que busca la paz en Oriente Medio debería unirse contra el inmoral movimiento BDS. Usen sus voces para exigir que tanto el Gobierno israelí como la Autoridad Palestina acepten un compromiso de paz que asegure la seguridad de Israel y la viabilidad de un Estado palestino pacífico y democrático. La forma de avanzar no es mediante indecentes amenazas de chantaje que perjudican más que benefician, sino con negociaciones, compromiso y buena voluntad.

Gatestone Institute

 

http://elmed.io/diez-razones-contra-el-movimiento-bds/

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEl plan tarasco
Artículo siguientePresentarán “Encuentros con Israel”, un libro sobre la cátedra Rosario Castellanos en Jerusalén
Professor Alan Dershowitz of Harvard Law School has been described by Newsweek as "the nation's most peripatetic civil liberties lawyer and one of its most distinguished defenders of individual rights." Time magazine, in addition to including him on the cover story on the "50 Faces for the Future," called him "the top lawyer of last resort in the country -- a sort of judicial St. Jude." Business Week characterized him as "a feisty civil libertarian and one of the nation's most prominent legal educators." He has been profiled by every major magazine ranging from Life ("iconoclast and self-appointed scourge of the criminal justice system"); to Esquire ("the country's most articulate and uncompromising protector of criminal defendants"); to Fortune ("impassioned civil libertarian" who has "put up the best defense for a Dickensian lineup of suspects"); to People ("defense attorney extraordinaire") and to New York Magazine ("One of the country's foremost appellate lawyers"). More than 50 of his articles have appeared in the New York Times Magazine Book Review, and Op- Ed Pages. He has also published more than 100 articles in magazines and journals such as The Washington Post, The New Republic, Saturday Review, The Harvard Law Review, and the Yale Law Journal. Syndicated, more than 300 of his articles have appeared in 50 United States daily newspapers, including The Los Angeles Times, San Francisco Chronicle, The Boston Herald, and The Chicago Sun Times. His essay "Shouting Fire" was selected for inclusion in "The Best American Essays of 1990." Mr. Dershowitz is the author of a dozen fiction and non-fiction works. His writing has been praised by Truman Capote, Saul Bellow, William Styron, David Mamet, Aharon Appelfeld, A.B. Yehoshua and Elie Wiesel. More than a million of his books have been sold worldwide. Professor Dershowitz's latest book is a novel, The Trials of Zion (2010). His book, Preemption: The Knife that Cuts Both Ways, was published by WW Norton in February 2006. Titles among his other books include: The Case For Peace (2005), America On Trial (2004), The Case For Israel (2003), and Why Terrorism Works (2002), Supreme Injustice: How the High Court Hijacked Election 2000, Letters to a Young Lawyer, and Shouting Fire: Civil Liberties in a Turbulent Age. The Advocate's Devil was published by Warner Books in 1994. The New York Times Book Review gave Dershowitz's first novel "A thumbs up verdict...exciting, fast paced, entertaining." The Times hailed this courtroom thriller as "a dazzling, often rather graphic portrayal of that greatest of all oxymorons -- legal ethics." The Advocate's Devil was made into a Tri-Star television movie. Also in 1994, Little, Brown & Company published The Abuse Excuse, a provocative collection of essays examining the relationship between individual responsibility and the law. His other full-length publications include Contrary to Popular Opinion, Chutzpah, Taking Liberties: A Decade of Hard Cases, Bad Laws, and Bum Raps, Reversal of Fortune: Inside the von Bulow Case, and The Best Defense. Professor Dershowitz's writings have been translated into French, German, Hebrew, Japanese, Thai, Chinese, Italian, Spanish, Swedish, Danish, Russian, and other languages. His clients have included Anatoly Shcharansky, O.J. Simpson, Claus von Bulow, Michael Milken, Jonathan Pollard, Leona Helmsley, Jim Bakker, Christian Brando, Mike Tyson, Penthouse, Senator Mike Gravel, Senator Alan Cranston, Frank Snepp, John Landis, John DeLorean, David Crosby, Dr. Peter Rosier, Wayne Williams, Fred Wiseman, Patricia Hearst, Harry Reems, Stanley Friedman, the Tyson brothers, various death row inmates, Rabbi Meir Kahane, and numerous lawyers including F. Lee Bailey and William Kunstler. He has been a consultant to several presidential commissions and has testified before congressional committees on numerous occasions. In 1983, the Anti-Defamation League of the B'nai B'rith presented him with the William O. Douglas First Amendment Award for his "compassionate eloquent leadership and persistent advocacy in the struggle for civil and human rights." In presenting the award, Nobel Laureate Elie Wiesel said: "If there had been a few people like Alan Dershowitz during the 1930s and 1940s, the history of European Jewry might have been different." He has been awarded the honorary doctor of laws degree by Yeshiva University, the Hebrew Union College, Monmouth College, and Haifa University. The New York Criminal Bar Association honored Professor Dershowitz for his "outstanding contribution as a scholar and dedicated defender of human rights." Alan Dershowitz was born in Brooklyn, graduated from Yeshiva University high school and Brooklyn College. At Yale Law School, he was first in his class and editor-in-chief of the Yale Law Journal. After clerking for Chief Judge David Bazelon and Justice Arthur Goldberg, he was appointed to the Harvard Law faculty at age 25 and became a full professor at age 28, the youngest in the school's history. Since that time, he has taught courses in criminal law, psychiatry and law, constitutional litigation, civil liberties and violence, comparative criminal law, legal ethics and human rights. He has lectured throughout the country and around the world -- from Carnegie Hall to the Kremlin. Professor Dershowitz continues to play basketball, regularly attends Boston Celtics home games, and occasionally comments on the Boston sports scene. In his speeches, versatile civil libertarian Alan Dershowitz addresses social, legal and ethical issues:     Legal Issues: 'Why Good Lawyers Defend Bad Clients,' and 'Global Perspectives on Justice and Civil Liberties'        Social Issues: 'Religion Politics and the Constitution,' and 'The Genesis of Justice'        Ethics and Values: 'Does Organized Religion Have an Answer to the Problems of the 21st Century,' and 'Legal and Moral Struggles; Unpopular Cases and Causes'    Professor Dershowitz resides in Boston. Copyright 2005, The Harry Walker Agency, Inc. All Rights Reserved.