Este es el artículo 2 de 2 en la serie Dios existe y el amor también

No era la misma hora, aunque cerca, era la misma situación, caminando con la perra escucho la voz de ayer y al primer llamado "Yossi" ya me detuve esperando la continuación "Hijo mío, te habla Dios, debes organizar tus diez normas de comportamiento para tu mujer número cinco..."

Dije gracias, sabiendo que no me escucha, pero a todos los que me dan alguna recomendación les doy las gracias. Solo a los especialistas médicos y abogados hay que pagar por una opinión.

No me resultó fácil, la caminata se hizo más larga que lo normal aunque todas las caminatas de fin de semana son más larga hasta tanto que la perra, Princesa, hace dos veces sus necesidades fisiológicas.

Ayer, cuando pensé en las cinco mujeres elegidas no se me ocurrió que hay un orden que represente el lugar de cada una en la lista, aparte que es una lista muy virtual, ni siquiera virtual pues salvo Dios nadie conoce la lista. Logré un orden aceptable. Al ordenar la lista me di cuenta que soy infantil. Como aprecié ayer Él es una persona inteligente o por lo menos un ser que piensa. Él sabe el orden y no yo, Él sabe que son cinco por eso me dijo seis, para recordarme que el mundo es un poco más amplio de la punta de mi nariz o de lo que mi vista ve, mis oídos oyen y no sigo porque terminaría mencionando el nivel de excitación sexual que me acompaña.

Él me dijo con su voz de Frank Sinatra en Extraños en la Noche: debes organizar tus diez normas de comportamiento para tu mujer número cinco.

No me dijo que tienes que organizarlas 5 veces una para cada una. Me está diciendo que esas normas deben incluir a todas mis cinco mujeres y ser válidas para todas La leyes se hacen para el mundo que conozco ahora. Cuando llegue la sexta posiblemente haya que reajustar las normas de comportamiento. Es un hecho que los únicos degenerados que cambian las normas son los políticos, cambian las constituciones, aumentan los compromisos que deberán pagar las futuras generaciones, etc.

No tengo mucha experiencia en mis archivos figuran las siguientes fuentes:

Según se enseña en el actual catecismo de la Iglesia católica los Diez Mandamientos son:

  1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.
  2. No pronunciarás el nombre de Dios en vano.
  3. Santificarás las fiestas.
  4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
  5. No matarás (no asesinarás).
  6. No cometerás actos impuros (no cometerás adulterio).
  7. No robarás.
  8. No dirás falsos testimonios ni mentirás.
  9. No consentirás pensamientos o deseos impuros.
  10. No codiciarás los bienes ajenos.

Luego busco los diez mandamientos del y estimo que también el islam los tiene. Investigaré que dicen en el Oriente, budismo por ejemplo.

Otro texto que me parece bueno como fuente:

LAS CINCO REGLAS A SEGUIR POR TODO HOMBRE, PARA TENER UNA VIDA COMPLETAMENTE FELIZ:

  1. ES IMPORTANTE TENER UNA MUJER QUE AYUDE EN EL HOGAR, QUE COCINE Y LIMPIE LA CASA, Y QUE ADEMÁS TENGA UN EMPLEO.
  2. ES IMPORTANTE TENER UNA MUJER QUE TE HAGA SONREIR.
  3. ES IMPORTANTE TENER UNA MUJER EN LA QUE PUEDAS CONFIAR PLENAMENTE Y QUE NO MIENTA.
  4. ES IMPORTANTE TENER UNA MUJER QUE SEA MUY SATISFACTORIA EN LA CAMA Y QUE ADEMÁS LE PLAZCA ENORMEMENTE ESTAR CONTIGO.
  5. ES MUY, MUY IMPORTANTE QUE ESTAS CUATRO MUJERES NO SE CONOZCAN ENTRE SI, PORQUE DE LO CONTRARIO PODRÍAS LLEGAR A TERMINAR MUERTO COMO YO...

Seguiré buscando más fuentes antes de sentarme a elaborar mis diez normas de comportamiento, acepto propuestas pero al momento de elaborarlas no mencionare el nombre del colaborador. Tampoco se saben los que escribieron la Biblia, que para muchos fue escrito con el puño y la letra de Dios.

Seguramente poseía unas fantásticas Mont Blanc.

De yahoo:
Pregunta resuelta

¿Quien escribió la biblia?

Como dice el título, ¿quien escribió ese libro?, tengo curiosidad por saber quién fue porque siempre oigo que dicen que lo escribió Dios, que es la palabra de Dios y la verdad no me la creo, así que quiero que alguien serio me conteste quienes escribieron ese libro, nada de que fue dios inspirando al hombre por obra y gracia del espíritu santo, quiero nombres de los hombres creadores de ese libro.

Más Artículos en esta Serie

<< Dios existe y el amor también, 1ra. Parte

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIrán decidió congelar su programa nuclear hasta después de las elecciones
Artículo siguienteUna máquina llamada cerebro
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Entre Ríos, Argentina. Es Contador Público de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1973 viviò  en el Estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. En vistas a la tercera edad comenzó a practicar su sueño de escribir que lo acompañó desde chico.Participa activamente en variados grupos literarios del internet. Comparte publicaciones de cinco antologías: De Paz y De Guerrasy Lazos Umbilicales publicadas en Israel en 2007, "primer antología" de Muestrario de Palabras (2007) y Libro del Haiku, Ediciones Artesanales Santoamor (2008) ambas en Buenos Aires. Pensamiento Antologico Universal, La poesia purifica la vida humana, Congreso Universal de Poesia Hispanoamericana, publicada en Mexico 2010. La revista virtual Palabras al Sol publicaba regularmentecuentos y poemas de su autoría. Su preferencia es la narración.