Desafortunadamente es común que desde muy temprana edad los hijos aprendan muy rápido a manipular a sus padres; sobre todo cuando estos tienen áreas donde no comparten las mismas visiones. No se trata de que alguno de los dos padres esté equivocado, puede que ambos tengan razones válidas pero al no ponerse de acuerdo los hijos, muy astutos, se dirigen y se apoyan en el que más les convenga. ­­ vivir como si fuera una mujer independiente y sin restricciones. Participa en todos los eventos sociales de la escuela, es presidenta de la asociación estudiantil, le fascina ir a fiestas y no quiere que le pongan limitaciones en el horario. Ella siente que es madura y no le gusta que le impongan reglas o la controlen. También es una experta en manipular a sus padres para conseguir lo que desea ya que rara vez ellos se ponen de acuerdo entre sí; con lo cual tienen tensiones y problemas. Dorita termina saliéndose con la suya.

A su padre le gusta que su hija no tenga miedo de probar sus alas. Su mamá, en cambio, se preocupa mucho de que a su hija le guste tanto ir a fiestas hasta altas horas de la noche. Teme que descuide sus estudios o que se enrede con algún muchacho con malas intenciones.

El fin de semana pasado Dorita tuvo una fiesta de la escuela a la que iba a ir con su noviecito. A último momento él canceló dejando a Dora vestida de fiesta y sin pareja. A pesar de la desilusión, la niña quiso ir al baile aunque fuera sola. Su padre se ofreció a llevarla a la fiesta y recogerla. Su mamá estaba completamente en desacuerdo. Por un lado, estaba muy enojada con la actitud irresponsable del muchacho que dejó a su hija sola a último momento y no entendía porque Dora aún lo defendía. Por el otro, no se le hacía bien que su hija fuera sola a la fiesta. Estaba convencida de que Dora debía quedarse en la casa. Su esposo, le dio dio una mirada burlona e hizo un comentario despectivo.

Dora captó inmediatamente el desacuerdo entre sus padres y apoyándose en la aprobación de su papá, salió corriendo de la casa y se fue a la fiesta. Sus padres permanecieron en la casa discutiendo entre ellos.

Es importante tener una voz y un frente común. ¡Los hijos pronto aprenden a respetar cuando no hay opción de discusión!

Recetas para la Vida®
Padres unidos, padres efectivos
Dos personas, una misma voz

Ingredientes

  • 1 taza de acuerdo
  • 1 taza de amor
  • 1 rebanada de consistencia
  • 1 cucharada de comunicación
  • 1 manojo de valores comunes
  • 1 sobrecito de respeto
  • 2 gotas de ejemplo

Condimentos:

Discreción, prudencia y perspectiva.

Precaución: los hijos aprenden rápidamente a manipular cuando los padres no se ponen de acuerdo.

Modo de Preparación:

  1. Hay que poner siempre el bienestar de los hijos primero. El hogar no debe ser un área de batalla donde hay ganadores y perdedores. Buscar y entender lo que es mejor para los hijos debe ser una prioridad, al igual que el crear un clima de paz y armonía con el fin de educar hijos sanos, seguros y contentos.
  2. Hay que apoyar la opinión de la pareja para mantener un frente unificado. Es posible que cada quien tenga un punto de vista distinto frente a la vida. Sin embargo, cuando se trata de los hijos, es vital tener clara una visión compartida para que los hijos aprendan a respetar las decisiones que se han tomado.
  3. Es tan importante la voz como el ejemplo para lograr una educación efectiva y consistente. El ejemplo que los padres dan es tan significativo como los valores que se transmiten.

Los desacuerdos entre los padres crean angustia, ansiedad e inseguridad, lo que hace que los hijos se descontrolen.

"Cuando no hay una fuerza unificada en la familia desafortunadamente la vida y las experiencias se convierten en maestros. Tristemente, los hijos pierden los buenos valores y les falta una dirección clara en la vida"

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorNetanyahu llega a París para celebrar la adhesión de Israel a la OCDE
Artículo siguienteMexico urged to release imprisoned community leaders on hunger strike
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.