Diario Judío México - En noviembre de 2007, iniciamos una “Nueva Era” que afortunadamente duró hasta enero del presente año, con ediciones mensuales y posteriormente en forma bimestral hasta el presente número, en total 20 ejemplares, que gracias al gran apoyo filantrómico -pocas veces visto- del Sr. Nathán Shteremberg y de nuestros clientes anunciantes, pudimos lograr para el deleite de un gran número de lectores.

Infortunadamente, si en esos tiempos de inicio, los elementos financieros ya eran difíciles, ahora que una gran mayoría nos encontramos en condiciones cada vez más austeras y estrechas en lo económico y en particular la revista, por la falta crónica de anunciantes, sumado al constante aumento en los costos de operación de nuestro Medio; con toda objetividad tenemos que volver a replantear la existencia de esta publicación impresa judía independiente de información y cultura, que ha tenido siempre la admiración y complacencia de todos los sectores judíos mexicanos, del extranjero y lectores de otra grey.

Otro factor que creímos sería el salvavidas de “Foro”, fueron las suscripciones que en lugar de aumentar, paralelo a la calidad que hemos dado -en materiales y artículos- en esta “Nueva Era”, resultó a la inversa, menos suscripciones pues independiente a la merma de los pocos anunciantes que aún están dispuestos a apoyar, pero que se diluyen en la prensa comunitaria dependiente, que tienen -como siempre y a un alto costo social- el respaldo de los sectores a que pertenecen, tristemente confirmamos que nuestros correligionarios no están acostumbrados a pagar una buena prensa escrita, máxime cuando saben que existe un benefactor.

Cuando interrumpimos -en 2007- por cinco meses nuestras ediciones después de 18 años de existencia inninterrumpida, tuvimos comentarios como:

¡Que pena!…pero nunca se dice

¡Que verguenza!,

sobre todo que nos consideramos “El Pueblo del Libro” y que existen en infinidad de instituciones judías que materialmente dilapidan recursos en rubros de caracter religioso y de construcción, con prensa local que los enorgullece, pero que en su gran mayoría siguen carentes de contenidos culturales y de libre opinión.

La historia en nuestro caso amargamente se repite y sólo nos queda esperar la llegada de otro mecenas o combinación de estas personas fuera de serie, que apoyen de nueva cuenta el esfuerzo intelectual que trataremos de continuar en el futuro.

FuenteForo Revista
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCientífica israelí gana el Premio Nobel de Química.
Artículo siguienteIgnacio Ramírez: “El Nigromante”
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.