Diario Judío México - La tiene muchas facetas, al igual que diversos rostros y entre ellos, nos encontramos el de la ignorancia; el cual, sigue siendo el más común de todos, por ello debería ser enfrentado con la mejor arma con que disponemos, suscitando la reflexión en el ámbito del diálogo crítico, siempre abierto a un debate e intercambio de ideas que se desprendan de una razón cordial.

Lo anterior se presenta en la actualidad como todo un reto y más, cuando nos refugiamos en dogmas de diversa índole, mismos que no posibilitan ser razonados desde el prisma de la educación y menos, ser criticados bajo ninguna postura; así que es necesario educar más allá de los estigmas y miedos arrastrados, los cuales muchas veces se preservan por conveniencia, pero sobre todo por desconocimiento.

Es muy fácil no cuestionar lo que pasa a nuestro alrededor; ya que esto equivaldría a enfrentarnos con la realidad de nuestros peores miedos y taras mentales, al igual que las frustraciones que cargan, quienes segregan a sus congéneres sin ningún fundamento más que el egoísmo que surge de la incomprensión.

Por ello, el desafío está en que no demos nada por sentado y aprendamos a vivir en constante reflexión, frente a quienes nos oprimen, posibilitando así derribar las barreras que son alimentadas por la desinformación y además la , cuando no existe una educación adecuada, forjadora de personas que se vean reflejadas en los otros, al ser todos diferentes pero a la vez iguales, dentro de una sociedad cada vez más individualista y cerrada ante la diversidad.

(Especial para el Diario Judío.com de México.) 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl Ícono de Quebec City: Fairmont Le Château Frontenac
Artículo siguientePEMEX, la caída
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.