Diario Judío México - No es lo mismo controlar que educar, darles a nuestros hijos la noción del bien y del mal, a mantenerlos quietos y controladitos. No es lo mismo enseñarles que amaestrarlos, cuando se debe decir “gracias” sin saber porqué.

Educar tiene que ver con el amor, no controlarlos con el egoísmo, con la intolerancia y con el hartazgo.

Con amaestrar a un hijo, haciéndolo que haga lo que nosotros queremos a como de lugar, robándole su identidad, lograremos dos cosas: matarle su alma y llenarlo de tristeza, y tal vez luego quiera romper esa jaula en que lo hayamos metido con consecuencias impredecibles.

Educándolo lo prepararemos para todo eso de impredecible que hay en la vida, le daremos herramientas para componer situaciones, para arreglar circunstancias, y lo dotaremos de armas para combatir a todas las adversidades que seguramente se le presentarán.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.