El 25 de noviembre fue el centésimo aniversario de la publicación de las ecuaciones de los campos gravitatorios de la relatividad general de Albert Einstein. Puesto que Einstein es mi icono judío favorito, quiero discutir brevemente su influencia en mi vida. También hablaré sobre las vidas de otros iconos judíos que son dignos de mención.

Incluso cuando somos jóvenes, empezamos a prestar atención a otras personas por su aspecto, comportamiento o logros en la vida. Algo acerca de ellos puede despertar algo en nuestro interior y esto a menudo no tiene una base racional. Llaman nuestra atención y a veces no estamos seguros de por qué.

Los iconos judíos que sobresalen para mí son inconformistas de algún modo, dispuestos a desafiar el statu quo. Fueron creativos y pioneros que “se alzaron por algo” y representaron una diferencia. No fueron antagonistas intencionadamente por su propio bien, sino que se distinguían y apartaban de la multitud si era necesario para evitar traicionar su brújula interna.

Sandy Koufax fue uno de estos judíos. Cuando yo era un niño, tenía el récord de no-hitters y era el pitcher de Los Angeles Dodgers que no jugaba en el Yom Kippur, incluso en las Series Mundiales. Aunque no era especialmente practicante, era un hombre de principios y estaba dispuesto a “defender algo” Esto me atrajo de algún modo, incluso aunque yo era un chaval que vivía en San Bernardino County.

En los siguientes años, hubo otros iconos judíos que se cruzaron en mi camino. Mi personaje bíblico favorito era Elías de Tishbé porque desafió a la autoridad sin escrúpulos y expuso la hipocresía de los profetas mentirosos. Además, tenía un carro volador realmente bonito que pareció anticipar las máquinas voladoras del futuro.
También respetaba mucho a líderes sionistas y el heroísmo que produzco el moderno estado de Israel. Extrañamente, tenía idolatrados a David Ben-Gurion y a Menachem Begin, dos personas que a veces eran antagonistas y aún así, cada uno a su manera, fueron centrales en la del sionismo.

Einstein fue especialmente duro con el Irgún en su letra al New York Times debido al incidente del King David Hotel. Yo estoy de acuerdo con Einstein en esta ocasión. Poner en peligro a civiles imprudentemente no está nunca justificado debido a la posibilidad del error humano, aunque se haya dado aviso a la gente con mucho tiempo de antelación para que se pongan a salvo. Lamentablemente, los británicos siempre fueron un pueblo testarudo. Begin debería haber sabido mejor cómo era la mentalidad británica.

Sin embargo, Begin señaló con razón que los terroristas y los luchadores por la libertad se diferencian en que los terroristas tienen deliberadamente a los civiles en su punto de mira. Además, argumentó que el Irgún no era culpable de terrorismo porque intentó evitar bajas civiles advirtiendo al hotel 27 minutos antes de la explosión.

Del mismo modo, en 2006 Netanyahu retó a Hamás y Hezbollah a avisar a objetivos en potencia con mucho tiempo de antelación como Irgún hizo en 1946 para que los judíos pudieran alejarse del peligro. Por supuesto, Hamas y Hezbollah nunca lo han hecho porque son verdaderas organizaciones terroristas que tienen como objetivos específicos a civiles judíos.

Sé que soy muy particular con mi elección de iconos populares, pero Mel Brooks tiene que estar en esta breve lista. La primera vez que vi sus películas, decir que reí hasta que me dolió la tripa sería quedarse corto. Me reí hasta que me quedé sin respiración. La genialidad viene en tantas formas.
No estoy de acuerdo necesariamente con todo lo que dijo Baruch de Espinoza, pero ciertamente fue un judío original. Einstein le admiraba y todo el mundo debería admitir que tenía chutzpah.

Lamentablemente, la congregación de Talmud Torah de Ámsterdam emitió una orden de cherem contra Baruch de Espinoza en 1656 cuando solo tenía 23 años. Proclamaron que “Por decreto de los ángeles… excomulgamos, expulsamos, maldecimos y condenamos a Baruch de Espinoza, con el consentimiento de Dios, bendito sea, y con el consentimiento de toda la Santa Congregación… el Señor le separará de su daño de todas las tribus de Israel…”

¡Ay! Ni siquiera le dieron la oportunidad de retractarse. Simplemente le expulsaron porque le consideraban peligroso. ¿De verdad? Los curas católicos que abusan de niños, según se documenta en la nueva película, Spotlight, sí es peligroso. ¿Un joven judío intentando comprender a un Dios infinito? No lo es tanto.

Hey, todos evolucionamos y cambiamos con el tiempo. Habiendo comido carne solamente de paquetes con el sello “kosher” durante más de 20 años, parece que he practicado algo. Además, habiendo asistido a la sinagoga durante 30 años, puedo sentir cómo ser excomulgado por amigos de su shul debió ser terriblemente doloroso para Espinoza. Ni siquiera dieron al joven tiempo para encontrar su camino.

Al igual que Espinoza, Jesús el nazareno fue un judío al que otros judíos les encantaba odiar. Ciertamente, él no era Dios. Y no cumplió todas las profecías relacionadas con el Mesías. Aunque su currículo mesiánico estaba incompleto, fue un fiero revolucionario judío que durante dos mil años ha permanecido siendo un icono popular entre las naciones del mundo y, sin duda, continuará dando significado a los cristianos mucho después de que Karl Marx, Sigmund Freud, Bob Dylan o incluso Marilyn Monroe, conversa al judaísmo, pierdan su atracción. Cuando todo un planeta utiliza tu cumpleaños como punto de inicio de su calendario, definitivamente has dejado huella.

Aunque durante la mayor parte de los últimos dos mil años, probablemente habríamos estado deseando que Jesús fuera griego o palestino, al contrario de lo que Mahmoud Abbas dice con frecuencia y lo que dijo Jeremiah Wright el 10 de octubre, Jesús no era palestino. Una persona que utilice Google puede encontrar algunas citas muy interesantes con respecto a esto, escritas por testigos que afirmaban que le conocieron personalmente.

Mateo 2:1 dice que nació en Belén de “Judea”. Juan 4:9 llama a Jesús específicamente “judío”, lo que significa que era miembro de la tribu de Judá, de donde Judea toma su nombre. Después de todo, Yehudi viene de la palabra Yehuda. En un que a veces se considera antisemita, Jesús dijo en Juan 4:22 (KJV) que la “salvación es de los judíos”. Interesante. Digámosle esto a Mahmoud Abbas y a Jeremiah Wright.

¿Has ido alguna vez a un centro comercial y te has encontrado una de esas tiendas de camisetas o pósters? Si lo has hecho, verías a ahí junto con otros personajes como Marilyn Monroe, James Dean y Marlon Brando. Normalmente, su aspecto es una de sus últimas fotos con el pelo revuelto cuando quizá sacaba la lengua a las próximas generaciones.

La revista Time nombró a Einstein la persona del siglo. Campos del conocimiento tan variados como la energía atómica, los agujeros negros, la mecánica cuántica, la electrónica, la evolución del universo, los GPS, los láseres, etc., todos se vieron influenciados por él. Un icono imperfecto, a veces no era amable con su primera esposa, Mileva, y terminó divorciándose y casándose con su prima. Siempre hizo lo que quiso.

Einstein es mi icono judío favorito por su intrépida independencia y originalidad. Aunque vivía su vida en el mundo del pensamiento objetivo, su influencia penetra en la sociedad. Aunque Einstein, sin ninguna duda, habría evitado hacerlo y no habría estado de acuerdo conmigo, ningún pensador, en mi opinión, hizo más para mostrar que ciertos sueños de ciencia ficción e incluso religión son teóricamente posibles desde un punto de vista científico.
Debido a las ecuaciones de Einstein, un día aprendimos el desarrollo del universo después del primer instante de la creación, especulamos acerca de entidades interdimensionales saltando por agujeros de gusano del espacio-tiempo llamados puentes de Einstein-Rosen o conocer la existencia de una singularidad por la que todo el futuro del universo podría ser percibido en teoría en un periodo infinitamente pequeño.

Durante mil años, los científicos continuarán encontrando aplicaciones para las ecuaciones de Einstein. El método científico conlleva realizar predicciones y después comprobar esas predicciones a través de la experimentación. En consecuencia, se descartan las teorías falsas. Hasta ahora, la teoría de la relatividad de Einstein ha sido siempre corroborada. Los profetas bíblicos siempre fueron defendidos cuando ocurrieron sus profecías. Hasta ahora, las predicciones de la relatividad no han fallado nunca.

Einstein proporcionó una especie de asombro, maravilla y misterio a la ciencia que ha inspirado a generaciones de científicos. Pero él llamó a su relación con otros judíos su “vínculo humano más fuerte”. Aunque pertenece a toda la humanidad y a toda la eternidad, de una forma muy especial e íntima, él nos pertenece a nosotros.
Esas son unas pocas de las muchas razones por las que es mi icono judío favorito.

Mandato de Yoeli: Deja tu marca, supón una diferencia para el bien y haz lo que te corresponde para asegurarte de que ellos nunca devoran de nuevo a Jacob o hacen un desecho de su morada.

Yoeli Kaufman obtuvo su título de grado (B.A.) en Cultura e Idiomas del Cercano Oriente en la Universidad de Indiana y, luego, trabajó como traductor de árabe para el Servicio de Inteligencia Militar de los EE. UU. Obtuvo su título de máster de la Universidad Temple en Administración Educativa. Como fundador de los Amigos de Israel de la Costa de Oregón, Yoeli es un defensor apasionado de Israel.

Original in English: http://blogs.timesofisrael.com/einstein-was-unique-among-jewish-icons/

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorViolín de Auschwitz
Artículo siguienteCine en Casa “Los Inventores”
Yoeli Kaufman obtuvo su licenciatura en Lenguajes y Culturas de Oriente Próximo y después trabajó como analista y traductor de árabe para la Inteligencia del Ejército de EE. UU. Realizó un Máster en Administración Educativa en Temple University de Filadelfia. Eli escribe ahora con regularidad para el Diario Judío México, el Jerusalem Post, y el Times of Israel.