Es joven fuerte, dinámico, ambicioso; es un alpinista bien entrenado… Frente a él está la montaña más elevada de todas, la más difícil de conquistar LA MONTAÑA DE LA VIDA.

Sin pensarlo mucho empieza a escalar; su entusiasmo y fortaleza física son sus mejores atributos…

Pasado un tiempo lo sorprende la primavera… Todo a su alrededor florece, los pastos reverdecen la vida sonríe…

El sigue adelante escalando con el mismo entusiasmo, voltea a la cima que todavía está muy lejos, entonces redobla esfuerzos para llegar…

Es entonces cuando llega el verano, lluvias y más lluvias restándole poder al sol toda la naturaleza florece...

Pasado un tiempo lo sorprende el otoño; un fuerte frio anuncia su llegada; su fortaleza física ha mermado, sus cabellos son ya plateados su piel es ya rugosa…

Voltea a la cumbre de la montaña, ya la ve más cercana… La fatiga hace presa de él, en un refugio cercano reflexiona si valió la pena tanto esfuerzo sin haber todavía alcanzado la anhelada cumbre; y se queda meditando...

Lo que este joven alpinista ignora es, que LA MONTAÑA DE LA VIDA  se la puede escalar pero no tiene vía de regreso…

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLas cápsulas de aluminio reciclado de Nespresso
Artículo siguiente¿Por qué Israel recibió la vacuna antes que otros países?
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".