El amor de los Jasídicos, 4a. parte

Por:
- - Visto 847 veces

Miriam, había sufrido mucho en este mundo.

Decían que murió de tristeza.


Había conocido a Joseph en un barco que los alejaba de Europa. Ambos habían sobrevivido a los campos de exterminio, y se habían embarcado a Eretz Israel.

En Europa, Miriam, cuyo verdadero nombre era Ada, había aprendido a leer la palma de la mano. Lo había aprendido de su abuelo, un gitano, quien se ganaba la vida de esta forma.

Ella no sabía si era judía o no, pero para escapar de Europa era un privilegio ser judío.

Además, era judía en el espíritu, había convivido con judíos, y había estado en un campo de exterminio con judíos.

Al verla triste y dejada, Joseph se le acercó y le dio un pedazo de pan.

Joseph provenía de una familia de creyentes y rabinos de gran orden, y prometió que al volver a Israel cuidaría con todas sus fuerzas los mandamientos Divinos, y odiaría con todo su coraje a los gentiles de quienes no quería volver a ver la cara.

Ada no odiaba a los gentiles, ella misma, posiblemente era una gentil, no lo podía saber con certeza, no pudo preguntarle a su madre si era judía verdaderamente. Muchos judíos se habían convertido en gitanos para escapar de la Inquisición, y más tarde habían olvidado por completo la religión y se habían esparcido por toda Europa.

Ada recogía a Europa con una gran nostalgia, Europa como la más bella de los continentes, con los paisajes más hermosos, y el arte más profundo.

El abuelo Joseph era en cambio religioso, se hizo muy religioso al llegar a tierra santa, porque de Europa solo le quedaba la tradición de los piojos.

–Todo va a estar bien cuando lleguemos a la tierra de Israel– le prometió a Ada.

Ada entonces no le quiso decir sobre su pasado gitano. En el gueto la llamaron Miriam, y ella siempre rezaba a María, la madre de Jesús.

Decidió no revelarle su pasado a Joseph, quien además de apuesto, rubio de ojos verdes, era sumamente inteligente, y siempre vestía elegante. Para Joseph la religión era muy profunda e importante, por lo que no quería defraudarlo o hacerle sentir sospechas, así que se olvidó de Ada y se convirtió para siempre en Miriam.

El judaísmo no la molestaba, el judaísmo la hacía sentir más cerca de Dios, y de la Redención.

La familia de Joseph había emigrado de Rusia a Europa Oriental en busca de oportunidades, expulsados por los progroms.

En un destino celestial los progroms, la inquisición, el holocausto, habían sido los escenarios que alimentaban la unión Joseph y Miriam en los bailes del alma.

Para Joseph Europa era el demonio, para Miriam era el sentimiento.

Al regresar a la tierra de Israel, y viajar desde el puerto de Haifa a Jerusalem, Joseph se prometió no mezclarse con la nueva colonia socialista y secular que estaba creciendo, pero a la vez amaba a todos los judíos como a su propia alma.

Al llegar a Jerusalem Jospeh comenzó a estudiar la Tora.

–Entonces ¿qué sucedió abuela?

–Joseph vivía dentro de un mundo oscuro, un mundo al que yo no pertenecía. No me mal entiendas Rachel, yo lo amaba, lo sigo amando, fue el amor de mi vida.

–¿Entonces?

–Yo amaba viajar, ser libre, los espacios abiertos, no estancarme, no atorarme en ningún lugar como un objeto o un mueble, yo era como una leona salvaje y me gustaba la libertad, los campos abiertos, la naturaleza.

–¿Y el abuelo?

–El abuelo no quería salir de la Ieshiva, nunca salió de las cuatro paredes, para él toda la aventura estaba en dejarse crecer la barba, una barba rubia hermosa, pero su cuerpo… su cuerpo es como si lo hubiera olvidado en Europa, como si ya hubiera muerto. Vivía en un mundo de letras, le encantaban las letras. Leía todo el día, oraba a todas horas, y es como si yo no existiera. Yo le dije que salgamos, que salgamos a conocer la tierra de Israel, el Galil, el Neguev, ni que decir Tel Aviv o Eilat. Le dije y le dije. Le dije que las flores eran hermosas en primavera, pero el solo veía flores dentro de la Tora, en las palabras de nuestros rabinos.

Yo… yo era hermosa… una verdadera hembra, quería viajar, quería sentir, quería oler olores, conocer sabores, hablar con gente.

–¿Y luego?

–Él no lo pudo soportar, me obligaba a quedarme encerrada en la casa, no quería que yo saliera, lo puedes entender? Yo quería viajar, ser libre, era como el viento. Le dije que paseáramos tierra adentro. No solo no se atrevía a salir de Jerusalem, no se atrevía a salir de la colonia, y no solo de la colonia, únicamente conoció cuatro calles de la colonia. Del departamento a la Ieshiva y de la Ieshiva al departamento. Ah! Y el macolet de Tuvia, su mejor amigo. Yo quería hacer música, cantar, bailar, actuar, escribir.

Ada le tuvo que mentir a Joseph y decirle que tenía una hermana, y que le habían informado que ella tampoco había muerto, y que ahora vivía en Holanda. Ada mintió y viajo a Holanda. La mentira se volvió su mundo.

Hizo un viaje por toda Europa, no tenía resentimientos contra el pasado. Ada no temía del pasado ni del futuro.

–Yo amo la naturaleza– le decía a Joseph.

–La Tora es la verdad de la naturaleza, piénsalo, el Etrog, la succa, las siete especies, los árboles en Tu Vishbat, el pensar acerca del desierto en Pesaj, tirar los pecados al mar en Kipur, los sembradíos de la tierra y la fiesta de Shavuot, las

fogatas en Lag VaOmer, el Lulav, el tamar, el fuego de las velas de Januca, el pan de trigo de Shabat, amamos… si… amamos a la naturaleza, la amamos, en la Tora, en el alma dentro de nosotros.

–Bueno, hablaste de tirar los pecados al mar, pero no vamos nunca al mar. Anda, vamos al mar, vamos a una playa, vamos a un barco a recordar el día en que nos conocimos.

–Miriam, la Tora es el mar y los judíos somos peces, si salimos del mar vamos a morir, vamos a morir como en Europa.

Ada, Europa.

Europa no eran ni inquisiciones ni progroms, ni campos de concentración, Europa… eran flores, campos abiertos, veredas en la naturaleza, jardines, sembradíos, castillos, museos, universidades, lagos, casas de muchos colores, techados rojos, cebollas.

Ada tuvo que mentir y viajo a Europa, viajo a Holanda, y de allí viajo libremente en todo el Oeste de Europa, Italia, Francia, España, era tan hermoso. Hizo un viaje hacia la inspiración de la vida.

Quizás Jospeh era un pez, pero Ada era una gaviota, un pájaro, necesitaba aire, necesitaba volar, necesitaba ser libre y olvidar, reciclar.

–¿Entonces de que murió el abuelo?

–Hija, todos dijeron que murió de cáncer, pero no, murió de tristeza y opresión en el corazón, murió por no abrir el alma, murió, y aunque tus papas no te lo digan, por no saber amar. Promételo mamita, tu si vas a saber amar, aunque seamos religiosos, sabemos amar, y gozar, y volar, y correr, y vivir. Aunque nos vestimos así, amamos los colores y el arcoíris. Todos somos actores en este mundo. Yo en Europa tome un curso de teatro.

Finalmente Ada llego a la vieja España, y allí entro en la universidad y tomo un curso de baile y actuación, canto y expresión, flamenco y castañuelas. Se enamoró de su maestro, un actor que más parecía un torero con olor a campo. Se enamoró de él y se quedó a vivir allí en el sudor.

Cable informativo. Te tengo que informar que me tengo que quedar con mi hermana Ada por un tiempo, quizá algunos meses, tiene problemas de salud ¿y la tengo que atender?

Cuando el cable llego, Joseph hundió la cabeza y se sintió enfermo y quebrado por dentro.

–Lo único que le interesaba al pobre abuelo Joseph era estar protegido, lejos del mundo, lejos de la sal de la tierra, lejos de la cultura. El no pudo encontrarse nunca más. Ya tu papa había nacido, y él estaba bien, lo estaban atendiendo en una Ieshiva.

En el fondo Ada nunca se perdonó a sí misma, había matado a Joseph y a su hijo Mijael a quien había dejado en una Ieshiva y a quien no le había escrito hace tiempo. Pensaba que el pobre de Mijael no lo iba a entender.

–Yo quería que tu papa se llamara Mickey, no Mijael. Un nombre Israelí, un nombre vivo, moderno, de hoy.

Joseph murió.

Ada tuvo que regresar de Europa y dejar sus aventuras. Regreso a salvar a su hijo Mickey, pero los rabinos se lo impidieron, le impidieron regresar al hogar.

–Llevaras el exilio en tu alma.

–¿Cómo?

–No puedes ver a Mijael, sabemos de tu gentil en Europa. Ahora vete de aquí y olvida a Mijael, Mijael va a crecer recto dentro del marco de la Tora y no en una puteria española.

–Pero si la Tora es el amor de la madre! La Tora es como el vientre!

–Eso debiste haber pensado antes de abandonar el judaísmo.

–Yo no abandone el judaísmo, no abandone nada.

–Abandonaste los caminos de Dios, la Tora, la tierra de Israel, abandonaste a Joseph Tzadik de bendita memoria, abandonaste a Mijael, no puedes volver más, no puedes ni debes volver. Abandonaste la Ley.

–Voy a ir a la policía si no me dan a mi hijo.

–Aquí la policía no entra, la Tora es la ley, y el que va a la policía es un Malshin y será maldecido por el Santo Bendito Sea. No deberás volver más!

Ada, Miriam.

Se fue alterada, sin dinero, sin saber a quién acudir. Desesperada fue al Muro de los Lamentos, aunque en el fondo deseaba morir

Miro la luna mientras que se mecía y se abrazaba con los brazos.

Se fue a dormir a la calle y nunca fue a la policía.

Miro la luna y camino hacia el panteón.

Ada comenzó a comprar y vender, hasta que se hizo una tienda de antigüedades y arte litúrgico.

Con el tiempo, con los inviernos, con el silencio, Ada se transformó en Miriam, una mujer amargada y solitaria que vendía Janukiyot.

Mijael había crecido y estaba comprometido con una linda joven religiosa, Livy. Le habían dicho que su mama vivía en Jerusalem y que había regresado en Teshuva, había vuelto a la Tora.

Miriam cuidaba el Shabat, los Jaguim, incluso ayudaba a los pobres, y especialmente a las viudas a quienes les leia la mano a ocultas.

Parecerá paradójico, pero Ada, vivía encerrada, en Miriam. Aun así siempre había un Ada dentro de ella que decía salir, deseaba vivir, anhelaba explorar, pero…ya no en el mundo, ya no en el escenario, ya no en el café del flamenco, ahora todo estaba en su cuerpo, todo dentro de ella, en sus ojos.

Miraba con una mirada triste y apagada la Janukiya. Ya no le quedaban más antigüedades en la tienda, únicamente Janukiyot, pero no era época de Januca. Januca era en invierno, y ahora era verano, la gente salía a pasear, y la ciudad de oro se llenaba de autobuses con turistas.

Ada miro hacia el suelo con los ojos apagados.

–Ahora me comprendes mi Rachel? Yo amo al abuelo, aunque este muerto, aunque este en la tumba, yo lo sigo amando, y lo he estado yendo a visitar una vez al mes al panteón y hago Kadish por él, y que más puedo decir…rezo en su nombre, le leo Tehilim. El abuelo era un buen hombre, un pan dulce, estaba agrietado, amargado, agriado, temo decirte y confesarte, tenía después de todo algo de razón, a final de cuentas todo está en el cielo, como dice el Rebbe, Ein Od milvado. Él siempre hablaba del cielo y de los justos en el mundo venidero.

–¿Lo extrañas?

–¡No!

Miriam bajo la cabeza, y comenzó a llorar ocultando los ojos entre dos dedos.

Movió la cabeza en forma de afirmación.

–¿Cómo no lo voy a extrañar?

Rachel de apenas diez años comprendió y la abrazo con toda su fuerza.

–No llores bobe. Yo te quiero.

–Es que no puedo más, no puedo vivir sin él.

–¿Por qué vendes Janukiyot?

–El abuelo amaba la fiesta de Januca más que ninguna otra, amaba la luz de las velas y decía que la vida era un milagro.

–¿Qué te parece si jugamos a algo?

Miriam aparto las manos de los parpados y seco sus ojos húmedos.

–Perdóname, a que quieres jugar mi hermosa? Te das cuenta que privilegiados somos de vivir en Eretz Israel? Qué país tan hermoso. Es un milagro.

–¿Qué te parece si prendemos las Janukiyot?

–¿Te has vuelto loca Rachel? No es Januca. Como las vamos a prender?

–Podemos pedir por un milagro. Anda abuela, trae los cerillos, vamos a encender todas las Janukiyot de la tienda.

–Pero van a pensar que estamos locas.

–Que piensen– sonrió Rachel.– Por favor!–.

Miriam la agarro del mentón apapachándola.

–Está bien. Eso es lo que me gusta de ti, eres igual que yo, te gusta la vida, el sol, reír, jugar. Estas llena de alegría. Eres mi princesa.

Miriam y Rachel prendieron todas las Janukiyot de la tienda, todas iluminadas comenzaron a cantar.

Rachel cantaba una canción Ma Otzur, y Miriam, encantada, observaba absorbida las velas que penetraban todo el kilometraje de sus largos recorridos. Sus ojos estaban profundamente iluminados. Fue su perdón. Pidió perdón a Joseph durante varios meses, era una señal del cielo, un milagro.

–Cierra los ojos y pide un milagro.

–Ya lo pedí– contesto la abuela Miriam.

–¿Qué es? ¡Dímelo!

–Que tu sepas y aprendas a amar, que encuentres al hombre de tu vida, y que sean como un príncipe y una princesa.

–Pero el príncipe primero es un sapo.

Las dos rieron a carcajadas como niñas

–Como un sapo?

–¡Si!.

–¡Ay! Que locuras.

Rieron a carcajadas mientras se hacían cosquillitas en las costillas la una a la otra.

Una voz salió del cielo y dijo: ¡Feliz Januca mis hijas!

Acerca de Abraham David Nissan

Abraham Nissan Contacto: [email protected] [email protected] '''Abraham Nissan''' (n. 1969, Distrito Federal, México) es un escritor, novelista, guionista de cine ganador del Premio Nacional de Literatura Sefaradí por su "Colección de cuentos de Internet" (2009). Abraham Nissan nació en Distrito Federal, México 1969. Curso sus estudios de literatura universal en la Sogem, Teoría de la Comunicación en la Universidad Nuevo Mundo y Dirección de cine en la Universidad de California en Los Ángeles. Escribió cuentos que le dieron el Premio de Literatura en el Festival de las Artes Monte Sinaí, el Premio de Literatura Cuento Sefaradí, y el Premio del Certamen Literario Cervantes. Así mismo, escribió y dirigió cortometrajes (Espejo de Azúcar,1991) que lo llevaron a ser galardonado como el mejor director de cine universitario de la Ciudad de México en el Festival Interuniversitario de cine de la Ciudad de México. Trabajó como editor y articulista de la revista cultural de universitarios "Todos Nosotros". Fungió como Presidente de la Sociedad de Alumnos de la Universidad. Estudió dirección dramática en el Núcleo de Estudios Teatrales con el director de teatro Ludwik Margolis. Estudio la Tora y la Cábala en las Instituciones Ohr Somayach y Bnei Baruj, así como en el Centro de Kabbalah del Rabino Berg. Fundo la empresa de cine "Holy City Films" que se centra en Jerusalén. Sintetizó su obra en la frase "En el Principio Dios creó el signo" basado en la semiótica de Umberto Eco y la Tora. Estudió la Cábala humanista con el Rab Michael Laitman en el canal 66 de la Cábala de Israel. 1973-1987 Estudió en una escuela hebrea judía en México. 1980-1985 Participó en los movimientos sionista Dor Hadash y Halutz en México. 1988-1992 Estudió comunicaciones, actuación teatral, escritura. 1991 Presidente de la Sociedad de Alumnos de la Universidad en México. 1992-1997 Estudió de la realización de películas y la dirección de la UCLA y NET en Los Ángeles. Trabajó como compositor de música de cine, escritor y guionista. 1992 Presidente de Comunicaciones de la FEMUJ (Federación Mexicana judía de Estudiantes Universitarios). 1988-1997 Escribió varios libros, artículos y columnas en varios periódicos y revistas. 1998 Hizo aliá a Israel. 1999 Estudió de hebreo en el Ulpán Akiva. 2000-2006 Trabajó en Jerusalem Post, Toys R Us, y algunas oficinas de Telemarketing. 2007 Miembro del consejo de administración en Kfar Hayam. 2000-2015 Produjo y escribió casi 40 libros, miles de artículos y columnas, 10 guiones de cine, 100 canciones, producidas pinturas digitales. Escritor de 7 novelas, uno de ellos el best seller "Polanco". Desde 2010 miembro de un movimiento israelí "Hamaagshim" para crear nuevas empresas. 2014- Productor de la película israelí "Anti-Virus" se proyectó en Cinemateq Tel Aviv. 2005-10 Trabajó en ups israelíes de inicio y películas: El nuevo JPost, 24 canales de televisión de música, película "El Secreto". Fue parte activa del movimiento de la cinematografía israelí. Propietario de 10 patentes de inicio. Escribió decenas de cuentos (Mi primera muerte, La calle rota, Furias y nostalgias ahogadas en un café, El director, Mi cocina esta en Jerusalem, La tela digital, El ministro Gold, Internet City, Quien es el asesino?, John Doe); Novelas (La piedra, El viejo, el mar y la mujer, El consejo de sabios de Internet, El amor de los Jasídicos, Polanco); Ensayos filosóficos (La Alef, La arqueología del lenguaje, El neandertal del lenguaje, Ser, hacer y tener, El signo); Guiones de cine (Ópera y Circo, Mashiaj, El balón es redondo, Oculto, Medusa, Crisis, 39 mujeres, El mejor pan del mundo, Camino al amor, Asesinato en la biblioteca, Amor perdido, El camino de la vida, Amor en la Oscuridad, El hombre www). Es bloggerista en Internet y trabaja como columnista en Diario Judío. Ha sido nombrado en el 2011 "Maestro del cuento" por la Comunidad Judía de México. '''Obras''' “Diario de un Viajero en Israel” (Diario escrito) 1987 "Mi primera muerte" (cuento)1988 "El juego de póker" (guión cortometraje) 1988 "La cayada de Abraham" (poesía) 1989 "Los gatos" (guión cortometraje) 1989 "El lago" (cuento) 1989 "Un pueblo llamado Esencia" (Novela poética) 1990 "Un hombre solo" (poema)1990 "La rosa roja" (guión y película cortometraje) 1990 "La calle rota" (cuento) 1991 "Furias y nostalgias ahogadas en un café" (cuento) 1992 "La sombra de una flor" (cuento)1992 "El director" (cuento)1992 "Las cuatro estaciones" (guión para la televisión)1992 “Isotopía de enredos” (guión de cine cortometraje/comedia) 1992 "El espejo de azúcar" (cuento y película cortometraje)1992 "Máscaras" (cuento)1993 "Ser, hacer y tener" (ejercicio psicológico)1993 "Diario de viajero a la India" (poesía) 1994 "Cartas de amor" (colección)1994-95 "Crisis" (guion de cine) 1994 "El camino más seguro del alma" (guión de cine) 1996 "La Alef" (ensayo filosófico)1997 "La piedra" (novela)1999 "La arqueología del lenguaje" (ensayo semiótico) 2000 "Mashiaj" (guion de cine) 2001 "Mi propia plegaria" (poesía) 2002 "Oculto" (guion de cine) 2003 "El balón es redondo" (guión de cine) 2003 "Tierra" (cuento) 2004 "Medusa" (guion de cine) 2004 "El pequeño Mesías" (guión de cine) 2004 "Mi cocina esta en Jerusalem" (cuento) 2005 "La tela digital" (cuento) 2005 "El viejo, el mar y la mujer" (novela) 2006 "El maestro y la luz" (cuento) 2006 "39 mujeres" (guion de cine) 2007 "El mejor pan del mundo" (guión de cine) 2007 "El día 28" (guion de cine) 2008 "Rushes" (guion de cine) 2009 "Camino al amor" (guión de cine) 2009 "El consejo de sabios de Internet" (novela) 2009 "Asesinato en la biblioteca" (guión de cine) 2009 "Quien es el asesino?" (cuento) 2009 "Internet City" (cuento) 2010 "John Doe" (cuento) 2011 "The Net" (cuento) 2010 "Amor perdido" (guión de cine) 2009 "El camino de la vida" (guión de cine) 2009 "The www man" (guion de cine) 2010 "Actores vs. Fantasmas" (cuento) 2011 "Brandy Coffee Cup" (cuento) 2011 "Un día en Twitter" (cuento) 2011 "The W" (guion de cine) 2011 "El amor de los Jasídicos" (novela) 2011 "Viaje en el tiempo en Wikipedia" (cuento) 2012 "Polanco" (novela) 2012 “El concierto de los árboles” (novela) 2012 "El gobierno de Internet" (novela) 2013 (...En proceso...)  

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: