Un matrimonio sólido, debe de estar basado en el mérito propio de querer tener una relación estable y tener como prioridad el permanecer casado con la misma persona, hasta que la muerte los separe. Suena como una idea arcaica y radical, que no tiene fundamentos atractivos, sobre todo a personas que tienden a desechar rápido, todo aquello que no sirve.

La triste realidad confirma que el amor, el sexo, el dinero o cualquier propiedad externa y ajena a la pareja misma, no son, ni serán condiciones suficientes para permanecer casados, ni para fortalecer su matrimonio.

El amor, tan romántico y bello que se escucha, corre con el riesgo de terminarse, con el paso de los años, transformándose en algo que con el tiempo, ni siquiera se le reconoce como ese sentimiento promocionado por las novelas. Según dicen, que por la culpa de la falta del amor los matrimonios se rompen, también afirman que si no hay suficiente amor la relación se muere. El amor en realidad es un buen condimento, pero nunca el platillo principal en la relación.

El sexo como tal, es un acto que si se le hace un rito íntimo y un santuario privado, también puede llegar a aburrir y hasta se puede prostituir. Sexo es intimidad. Una conexión con la pareja que no tiene cabida a nada, ni a nadie más. Hoy en dia, el sexo se concibe como una aventura, una diversión y una experiencia, lejos de unir a la pareja, la aleja y le exige innovación. Ya no es necesario tener compromiso para tener buen sexo. Por lo tanto, la intimidad ya no es intensa, ni privada. El amor es libre, y el precio que se paga es alto. Tanta sexualidad liberada, confunde la satisfacción, con la conexión que crea la intimidad a puerta cerrada.

El dinero ni se diga… si este fuera el motivo principal que sostiene a la pareja, en el momento que este se termine, pierde o se diluye, hasta la visa mi amor. Se termina el dinero y el interés por vivir juntos.

Cuando el amor, el sexo, el dinero, la personalidad, etc. se transforman o se cosifican, estos se convierten en contextos condicionales y ajenos a la esencia de la relación.

El matrimonio debe de ser sustentable por sí mismo. Es una relación que incluye más que amor, sexo y cualquier condición externa.

Aceptar todo lo que te rodea y todo lo que se necesita, no hace aceptar a la persona con la cual uno está casado. Remover todo lo que rodea la relación y poder ver a la pareja como tu compañera, como parte de tu ser, entonces, transforma la relación hombre/mujer en una relación de pareja/ matrimonio, intima, sustentable y duradera.

¿Si estas con quien te hace sentir bien, por cómo eres, sin condiciones… como no la vas a querer para siempre?

LA RECETA

recetas-titulo1

Matrimonios duraderos

recetas-titulo2Ingredientes:

La receta

  • Sensibilidad – arte de poder sentir y entender a tu pareja
  • Amistad incondicional – reconocer los lazos de cariño y lealtad
  • Compromiso – decisión personal de mantener la relación
  • Elogio – reconocer las acciones de tu pareja y agradecerlas verbalmente
  • Respeto – dejar ser y aceptar sin reproches, ni criticas

Afirmación positiva para mantener un matrimonio sano

Mi matrimonio es la relación más importante que tengo. La cuido, la nutro y tengo la confianza de poder defenderla a pasar de todo lo que pudiera suceder. Mi relación esta basada en la honestidad, el compromiso, la sinceridad, la bondad y la integridad. Acepto incondicionalmente a mi pareja y la hago sentir segura cunado estamos juntos. Mi matrimonio es la base que me da fuerza para luchar cada dia, y todos los días de mi vida.

Como mejorar tu relación de pareja

  1. La prioridad debe de ser siempre preservar la relación de pareja. La base es aceptar que la pareja es lo más sagrado y poderla reconocer tal cual es. No se tiene que coincidir en todo. La diferencia de personalidad es lo que enriquece y complemente la relación.
  2. Cada quien da lo que puede y cuanto puede para que la relación funcione bien. No se trata de contabilizar, lo que se da o lo que se trae. Cada persona tiene distintas cualidades y posibilidades, es un grave error pensar que todos debemos de dar por igual.
  3. Evitar que las condiciones externas delimiten el tipo de relación que se tiene. Existen distintas maneras de percibir la vida y de resolver los problemas. Lo importante es reconocer el compromiso, el amor y la amistad que los une a pesar de las dificultades y las cosas externas.
Remueve todo que esta fuera de tú relación de pareja y conviértete en una sola entidad, asi la conexión lograda nunca te dejara a sentir a solas

Si quieres platicar tu caso en particular, ofrecemos sesiones de coaching personal. Pide tu cita hoy.
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=CBJYD8CFYMFF4

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSaciando Nuestra Sed por Aventura en South Beach
Artículo siguienteUna de cada diez personas sufre dolor de la espalda baja

Becky Krinsky
Creadora en conjunto con la doctora Iliana Berezovsky de "Recetas Para la VidaTM" un proyecto basado en el concepto de que el sentido común, el hogar, la familia, la vida diaria y el éxito en la vida dependen de la suma de nuestras experiencias para alcanzar la felicidad. Actualmente escribe todos los jueves para el Diario San Diego con su columna Recetas para la VidaTM. También aparece mensualmente en Univision en el programa Despierta San Diego.