El nazismo dejó tras de sí un rastro de devastación y muerte. Millones de personas perdieron la vida o a sus seres queridos. Fueron expulsados de sus hogares, de sus ciudades, de sus patrias. Los que sobrevivieron tuvieron que reinventarse y volver a empezar. Maria Altmann escapó del horror y pudo construir una nueva vida en los . Años después, Austria, su patria natal, inició un proceso de restitución de obras de arte para intentar devolver a los judíos lo que el nazismo les había arrebatado. No podían resucitar a sus seres queridos, pero al menos quienes habían sobrevivido podrían recuperar lo que era legítimamente suyo. Sin embargo, el proceso no fue fácil.
María Altmann fue una mujer austriaca que padeció aquella pesadilla y vivió para contarla. María pertenecía a una familia acomodada de Viena. En su hogar había una importante colección de obras de arte y objetos de gran valor que fueron requisados por las autoridades nazis tras la anexión de Austria al Tercer Reich. Años después, en su nueva vida como norteamericana iniciaría uno de los litigios más importantes para recuperar lo que era suyo.

Diario Judío México -

Foto: Wikimedia Commons

María Victoria Bloch nació el 18 de febrero de 1916 en Viena. María pertenecía a la familia de los Bloch-Bauer, una rica familia judía. En 1937 se casaba con Fredrick Altmann. Poco después, el Anschluss anexionaba Austria a la Alemania nazi y empezaba la persecución implacable a los judíos. Fredrick fue arrestado y trasladado a Dachau pero finalmente fue liberado. Antes de que la amenaza fuera irreversible, María y su marido decidieron salir del país en una dramática huida en la que dejaron atrás su hogar y sus seres más queridos. María no volvería a ver nunca más a sus padres.
Los Altmann se establecieron en Los Angeles donde María abrió una tienda de ropa y mantuvo una vida tranquila como ciudadana de los con su marido y sus cuatro hijos. Muchas décadas después del fin de la Segunda Guerra Mundial, el estado austriaco se vio obligado a iniciar un proceso de restitución en el que, en principio, facilitaría a todos los judíos que lo pidieran, iniciar procesos legales para recuperar lo que se les había quitado.
María Altamn, entonces ya viuda, Fredick había fallecido en 1994, decidió iniciar el proceso de restitución de lo que pertenecía a su familia. El litigio de María se centraba en unas obras de arte que tenían un valor incalculable. Su tía, Adele Bloch-Bauer y su marido eran unos ricos mecenas de las artes que se codeaban con personalidades de la cultura como Brahms, Mahler o Strauss. Gustav Klimt llegó a pintar en dos ocasiones a Adele, unos retratos que tras la guerra terminaron en la galería vienesa del Belvedere.

Casi un siglo después del fin de la guerra aún son miles las obras de arte y objetos personales que siguen sin ser restituidos a sus legítimos dueños.

Estos y otros cuadros fueron los que María intentó recuperar con la ayuda de un periodista austriaco, Hubertus Czernin y Eric Randol Schoenberg, un joven abogado descendiente del compositor Arnold Schoenberg. El gobierno de Austria no se lo puso fácil pero María no se rindió y terminó llevando a su país de origen a los tribunales de los . Finalmente, consiguió un arbitraje y el 16 de enero de 2006 tres jueces austriacos sentenciaron que el gobierno austriaco debía devolver las obras a quien consideraban su legítima heredera, María Altmann.
En total, las obras recuperadas de la familia Bloch-Bauer tenían un valor de al menos 150 millones de dólares. En la actualidad, el famoso cuadro de Adele Bloch-Bauer se encuentra en la Neue Galerie de Nueva York. Con el dinero que Maria recaudó de la venta de las obras de arte creó la Fundación María Altmann para ayudar a distintas organizaciones, entre ellas, el Museo del de Los Ángeles.
Altamnn Murió el 7 de febrero de 2011.
 Bibliografía y referencias 

The lady in gold: the extraordinary tale of Gustav Klimt’s masterpiece, portrait of Adele Bloch-Bauer, Anne Marie O’Connor
www.biography.com/news/woman-in-gold-maria-altmann-biography

 Películas que hablan de ella:  

La dama de Oro

FuenteMujeres en la Historia
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. Ha sido un gran placer haber leido la historia de esta dama austriaca.norteamerica judia..el cine norteamerico hizo una pelicula sobre este tema y en ella se menciona una obra que pertenecia a esta dama y que pueda recuperarla y de otras que les fue negada…..un tema y pelicula digna de leer y ver….

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLas 17 tecnologías que Israel esta desarrollando contra el coronavirus
Artículo siguienteAmnistía Internacional insta a Irán a liberar a todos los presos políticos