Diario Judío México - Mientras los Campos de Exterminio Belsetz, Sobibor y Treblinka funcionan a toda máquina, exterminando a los Judíos de Polonia y -Birkenau se va llenando de Judíos Europeos; El mismo día de Pesaj de 1943, cuando comienza la Rebelión del Gueto de Varsovia, ocurre un evento insólito, único, a lo largo de la historia de la Shoa: El ataque, de los Partisanos Belgas al Vigésimo Convoy deportado a . Esa osada operación fue el único ataque llevado a cabo en toda Europa contra un tren que llevaba judíos deportados a los campos de exterminio.

La Resistencia Belga atacó un transporte de judíos deportados del campo de tránsito de Malines a , el 19 abril de 1943.

El 19 de abril de 1943 un tren de mercancías abandonó el Dossinkazerne en Mechelen con 1.631 deportados judíos con destino a . 262 de ellos niños, menores de 16 años. El tren estaba vigilado por 40 guardias del Schutzpolizei.

Poco después de abandonar Mechelen, aproximadamente a las 23 horas, el tren pasó por el pueblo de Boortmeerbek. El tren iba despacio y cuando tomó una curva el maquinista observó el semáforo en rojo y paró el tren.

Youra, un judío oriundo de Ukrania era estudiante de medicina. Jean era un actor callejero, lo llamaban “el toronjo” puesto que era pelirojo, comunista de orientación ideológica y Robert del Grupo G de la universidad libre de Bruselas.

George (Youra) Livschitz

En su opinión, salvar a los judíos, suponía salvar el honor de la Resistencia Belga. Consiguieron el apoyo de los ferroviarios de la SNCB (Compañía Nacional de Ferrocarriles Belgas) que ayudaron a reducir la velocidad del tren.

Los tres jóvenes Partisanos, George (Youra)Livschitz, Jean Franklemon y Robert Maistriau, decidieron detener el tren y liberar al máximo numero de deportados. Tenían solo un revolver con 6 balas, cuatro tenazas y un quinqué y habían colocado una lámpara cubierta de papel de seda rojo en la vía del tren.

Aún con los tiros de las guardias los partisanos tuvieron éxito en la apertura de una de las puertas de un vagón y en la liberación de 17 prisioneros.

Mientras tanto en el tren, algunos prisioneros habían conseguido tenazas y cuchillos de contrabando en Dossin.

Regine Krochmal, una enfermera Judía de 22 años, logró escapar del tren. Ella cortó los tableros de madera que se instalaron en los conductos de ventilación. Al aminorar la velocidad el tren, saltó del mismo. Otros prisioneros también lo hicieron, entre ráfagas de ametralladora.

El tren siguió su camino y posteriormente se fueron escapando más personas. En total 236 judíos se escaparon del Convoy XX. Sin embargo al día siguiente 27 cadáveres fueron encontrados esparcidos al lado de las vías férreas, unos habían muerto como consecuencia de los tiros de los guardianes y otros como consecuencia de las heridas sufridas al saltar del tren en marcha.

Simon y Ania Gronowski se encontraban en un vagón cuya puerta colapso. La madre empuja a su hijo fuera del vagón. La madre no salto y continúo la ruta del exterminio.

De los fugados 87 judíos fueron de nuevo capturados y deportados a . El 22 de abril de 1943, el transporte XX con unos 1.404 prisioneros a bordo llegó a . Sólo 152 de ellos sobrevivieron al final de la guerra.

Youra Livchitz fue arrestado por la Gestapo unas semanas más tarde y trasladado a su sede en Bruselas, de donde logró escapar.

El 26 de julio de 1943 fue capturado de nuevo junto con su hermano, fueron trasladados a Breendonk. Fueron ejecutados en febrero de 1944.

Jean Franklemon fue detenido el 7 de agosto 1943. Después de una corta estancia en Breendonk, fue deportado a Sachsenhausen. Él sobrevivió al campo de concentración y se convirtió en un músico después de la guerra. En 1977 murió en un pueblo cerca de Frankfurt.

Robert Maistriau se convirtió en un miembro activo de Groupe-G después del ataque. En marzo de 1944, también fue detenido y enviado a Breendonk. El 4 de mayo de 1944 llegó a Buchenwald, y sobrevivió. Después de la guerra, emigró a Congo, donde se convirtió en el dueño de una cadena de tiendas. En 1995 regresó a Bélgica por motivos de salud. Murió en 2008 a la edad de 87 años

El 16 de mayo de 1993, en conmemoración del 50 º aniversario de este acontecimiento, un monumento fue inaugurado en la estación de Boormeerbeek y una placa en honor a Livchitz, Maistriau y Franklemon.

En ningún otro lugar en la Europa ocupada hubo otros intentos de detener un tren con prisioneros deportados. De ahí la importancia de este hecho.

Otro hecho heroico y humanitario de la resistencia Belga ocurrió un mes después, el 19 de mayo de 1943. Los partisanos rescataron a 15 muchachas judías.
Su escondrijo, el claustro de Le Très Saint Sauveur, en Anderlecht, fue descubierto por el traidor Gros Jacques quien lo reveló a los Nazis por dinero.
La resistencia pasó a la acción, rescatando a las muchachas de una manera espectacular y poniéndolas a salvo.

Bélgica y los Judíos en Bélgica durante la Shoa
A pesar de ser neutral al inicio de la Segunda Guerra Mundial, el 10 de mayo de 1940, Bélgica y sus posesiones coloniales se vieron forzadas a entrar a la guerra a causa de la invasión de las fuerzas alemanas.

Tras 18 días de combate, el ejército belga se rindió ante los alemanes, iniciándose así una ocupación que duró hasta la liberación de Bélgica por parte de las fuerzas aliadas en 1944.

Las autoridades gubernamentales Belgas huyeron a Gran Bretaña y formaron un gobierno en el exilio en Londres.

Cerca del 90% de los Judíos que viven en Bélgica en 1940 no eran ciudadanos Belgas, y casi todos eran oriundos de Polonia.

Después de la ocupación nazi, la mayoría de los representantes de la Comunidad Judía Belga se exilió a Inglaterra.

En Bélgica vivieron durante la ocupación alemana entre 65.000 y 70.000 judíos, principalmente en Amberes y Bruselas.

Las Características de la Ocupación Nazi en Bélgica, fueron peculiares, por varios motivos. En primer lugar, fue un Gobierno Militar (no civil) como en Polonia.

Hubo serias discrepancias entre el Gobierno Militar y la SS y la Gestapo y como resultado, solo a mediados de 1942, comienza la persecución sistemática de los judíos.

Si bien los judíos fueron obligados a trabajos forzados, no hay actos públicos de humillación y la actitud general de la población local fue de simpatía de la hacia los Judíos y hubo participación local en los esfuerzos de rescate de judíos, especialmente niños.

Los alemanes crean la A.J.B, (el Judenrat Belga), cuya función central es registrar a los judíos con el fin de reubicarlos en el Este.

Inmediatamente después de la ocupación de Bélgica, los alemanes establecieron leyes y ordenanzas antisemitas. Oficialmente el 28 de Octubre de 1940 nació en Bélgica el Estatuto Judío (Estatud des Juifs) que restringieran los derechos civiles de los judíos, confiscaron sus propiedades y empresas, les prohibieron el ejercicio de ciertas profesiones y, en 1942 les exigieron el uso de una estrella de David de color amarillo.

Entre el 14 y 17 de Abril de 1941 tuvo lugar el Progrom de Amberes. La acción la llevaron a cabo militantes exaltados de la Unión Nacional Flamenca que tras ver la película antisemita Jud Süss, quedaron tan motivados que se dedicaron a linchar judíos por las calles. Varias sinagogas y la casa de un rabino resultaron incendiadas por los tumultos.

La Shoa se inició en Bélgica el 4 de Agosto de 1942 cuando salió el primer transporte con judíos extranjeros no belgas desde la estación de Malinas hacia el campo de exterminio de .

Entre Agosto y Noviembre se deportó a 15.000 judíos de Bélgica. De principios de 1942 hasta el verano de 1944 cuando se marcharon los alemanes, otros 10.000 judíos fueron deportados y eliminados.

El último transporte partió hacia Alemania en Julio de 1944, un mes antes de que las tropas de y Gran Bretaña liberasen el país, entre esta remesa final se hallaba el famoso pintor Felix Nussbaum.

La organización Clandestina Judía en Bélgica
Los dos grupos Judíos Combatientes más significativos, fueron El grupo clandestino C.D.J (Comité de Defense des Juifs, El comite de defensa Judío), incluía Comunistas, Sionistas, Belgas y extranjeros y Los Partisanos Belgas (Armée Belge des Partisans).

En septiembre de 1942 los comunistas y los movimientos sionistas establecieron el Comité de Defensa de los Judíos, C.D.J. La prioridad del C.D.J. era el rescate de niños abandonados de sus padres que ya habían sido detenidos y posteriormente iban a ser deportados.

El C.D.J. también funcionó como una organización a nivel nacional en el campo de los servicios sociales. La sección Kinderen (niños) se hizo responsable de ocultar y apoyar a los que estaban en la clandestinidad. La cooperación y la ayuda del sector no judío era notable.

Más de 3.000 judíos fueron rescatados de la deportación. El precio pagado por esa campaña fue alto. Muchos miembros del C.D.J. junto con sus colaboradores fueron detenidos por las autoridades.

Los partisanos Judíos robaban el correo en las oficinas administrativas locales, y destruyeron vías férreas e infraestructuras esenciales para el esfuerzo de guerra de los alemanes.

El Barón Georges Schnek, judío, operando principalmente en Francia tenía la misión de proporcionar documentaciones y cupones de racionamiento falsos, ayudando a escapar a familias judías.

La misión principal de las organizaciones clandestinas Judías era ocupaba principalmente del rescate de judíos, manejaba también contactos con líderes seculares y eclesiásticos y reunía fondos. Tuvieron un papel destacado en actividades de sabotaje y rescate de niños Judios y huerfanos.

Estos grupos optaron por la Guerrilla Urbana, apoyada por la población civil y estando en contacto y coordinación con la Resistencia Belga.

Organizaron ataques contra colaboradores y delatores de los nazis, atacaron reuniones de los oficiales de la SS, realizaron acciones de Sabotaje a las fábricas que trabajaban para los alemanes.

Uno de los eventos más importantes fue el atentado contra Robert Holzinger, el oficial jerárquico responsable del envío de las órdenes de deportación

Organizaron operaciones de rescate de Judíos prisioneros y hospitalizados, escondieron niños Judíos y les organizaron documentación falsificada.

El partido sionista de trabajadores de izquierda belga comenzó a publicar el primer periódico clandestino en Yiddish, Unzer Vort (Nuestra Palabra), y advirtió al Judenrat: “El tiempo de obediencia ciega a los dictámenes de los nazis ha terminado”.

Una edición del Unser Kampf (Nuestra Batalla), publicado en Charleroi en junio de 1943, citaba el testimonio de dos judíos de Amberes, que se había escapado de un campo de trabajo en Silesia. “Los judíos no tenemos nada que perder. Preferimos luchar y morir con armas en nuestras manos que permanecer inactivos y correr el riesgo de ser detenidos en una redada y ser deportados a Auschwitz”.

Las acciones llevadas a cabo por los judíos son consideradas un factor primordial en los esfuerzos que condujeron a la salvación de una proporción relativamente grande de judíos.

Aproximadamente el 44% de los 66.000 judíos que residían en el país antes de la guerra fueron asesinados durante la Shoa.

Unos 30.000 judíos belgas murieron en el Holocausto. Más de la mitad de los judíos de Bélgica sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial.

Los judíos belgas, optaron por la Resistencia Armada y la lucha Partisana.
Por lo tanto, la situación en Bélgica, debe considerarse como una lucha organizada de la resistencia judía.

La lucha callejera nació en el seno la calle judía y surgió debido a una necesidad judía específica. Fue una iniciativa netamente judía, sin indicación de motivos nacionales belgas. (Pero a la par de ellos).

Fue un grupo de partisanos judíos que representaban al público judío, y defendieron la dignidad y su existencia judía.

Es digno de reconocer y agradecer la solidaridad de una gran parte de la población local, con la lucha judía y su contribución a su éxito.

Después de la guerra, los grupos que luchan judío recibieron varias condecoraciones por parte del gobierno belga, por el reconocimiento oficial de su trayectoria.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPanamá Papers, 3ra parte: El otro yo
Artículo siguienteReconocen a José Galicot como una luz de Ohr Shalom en San Diego, CA
Doctor en Educacion, con especializacion en Pedagogia de la Shoa y pedagogia visual. Retirado del Ejercito de Israel, Grado: Mayor, Activo en las reservas. Sheliaj de la Agencia Judia en Barranquilla, Colombia y Lima Peru. Ex-Director Proyecto "Masa" del Movimiento Kibutziano. Ex-Director Departamento de Habla Hispana, Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto. Yad Vashem, Jerusalem. Conferencista de Shoa en el Majon de Madrijim, Kiriat Moriah. Guia de viajes educativos a Polonia.