Diario Judío México -

Ahora que tengo su atención déjenme explicar el tan agresivo título. Es mi intención aclarar (tal vez vagamente) el funcionamiento del Festival Aviv para que aquellas personas que quieran, puedan entenderlo. Ahora, que si son el club de los que dicen que el grupo “shubidubi” ganó el Aviv porque el bailarín de la segunda fila es primo segundo del presidente de la cámara de comercio de carne kosher… pues no creo que les sirva de mucho.
Ahora bien, cabe también aclarar que solo hablaremos del punto competitivo. Ya si quieren entrar en discusiones artísticas, comentarios de coreografías, diálogos sobre categorías o evaluaciones sobre coreógrafos, estaré encantada de contestar sus mails, llamadas, inbox de Facebook o pueden invitarme un café.

Comencemos pues, con el principio: ¿Cómo se escoge al Jurado?

  1. Jurado: 7 personas que elige la Dirección de la categoría competitiva y la Dirección General del Festival, con apoyo del Consejo Rokdim. Estas personas son reconocidas en el ámbito artístico a nivel comunitario, nacional y/o internacional (danza, teatro, , literatura, crítica de arte, escenografía, iluminación, ópera, etc). Ninguno de ellos puede trabajar directamente con ninguna de las instituciones involucradas en la competencia, ni estar familiarmente relacionado con ningún bailarín o coreógrafo de dichas categorías.
  2. Jurado de Bailarines: Formado por 3 personalidades de la danza con trayectoria como bailarines, coreógrafos o maestros. Se combinan invitados destacados de la danza nacional con personalidades comunitarias. Están encargados exclusivamente de elegir a los mejores bailarines de cada categoría.
  3. Voz del Público: 7 personas elegidas al azar de entre el público. Sus calificaciones se promedian y cuentan como un octavo miembro del Jurado.
  4. Verificador del Jurado: Personalidad reconocida a nivel comunitario, elegida por la Dirección General y la Producción Ejecutiva del Festival. Su labor es la de certificar que no haya ninguna manipulación, ni de calificaciones ni de comentarios. Acompaña al Jurado y al encargado del cómputo en todo momento.

Siguiente punto a atender: ¿Cómo se califica?

El Jurado de Bailarines trabaja de forma independiente al resto del Jurado. Durante las eliminatorias hace anotaciones y, al terminar la segunda noche de competencia, hace por consenso una terna para cada premio (mejor bailarín y bailarina de categoría folklórica y categoría abierta). Ningún bailarín puede ganar este reconocimiento más de una vez, por lo que pueden hacer menciones a bailarines que hayan ganado en ediciones pasadas y a bailarines de grupos de Participación Especial.
Tanto el Jurado como la Voz del Público califican de la siguiente manera:
Durante las eliminatorias reciben una hoja de cada categoría, en la que deben colocar simplemente un “sí” a lado de los grupos que quieran pasar a la final. Los grupos con mas “síes” serán los que se presenten en la final. El número de finalistas depende del número de grupos participantes en cada categoría.

En la final cada miembro del Jurado recibe una hoja con los grupos finalistas de cada categoría; a lado de cada grupo, deben anotar el lugar en el que desean que cada grupo quede (1 para el primer lugar, 2 para el segundo y así sucesivamente). Se hace la suma de las hojas y gana el grupo con menor puntaje.
El cómputo se hace en un programa Excel, sabiendo las calificaciones de cada Jurado, para poder revisarlas en caso necesario.

¿Dónde se junta el Jurado y qué hace cuando no está en el área del Festival?

Los jueces son citados entre 2 y 3 horas antes del evento, en un salón separado de los grupos y coreógrafos. Durante ese tiempo se les entregan los guiones que les preparan los coreógrafos y se les explica la división de categorías y el sistema de calificación. Durante ese tiempo las únicas personas que tienen acceso a dicho salón son: Jueces (sin acompañantes), Verificador de Jurado, encargado del cómputo, Dirección de la categoría competitiva, Director General y Productores Ejecutivos. Terminando el evento los jueces regresan al mismo salón, sin embargo no pueden comentar puntos de la competencia ni sus opiniones personales entre ellos o con las demás personas y son acompañados en todo momento por una persona de la Célula de Dirección. Únicamente después de la final pueden intercambiar opiniones.

En conclusión:

  • Los jueces no tienen relación con ninguna institución ni coreógrafo que entre a la competencia y en la mayoría de los casos no las conocen.
  • Las hojas de calificación señalan el nombre del grupo y de la coreografía, no el de la institución ni el de los coreógrafos.
  • Se toma en cuenta la opinión del público como un juez más.
  • El Verificador del Jurado es testigo, en todo momento, de que ninguna persona manipule las calificaciones de los jueces, ni en papel ni en la computadora.
  • Las evaluaciones de los jueces se les entregan a los coreógrafos una vez finalizada la competencia.

Ahora ya saben qué sucede en la mesa del Jurado, y de igual forma los coreógrafos y las instituciones están enterados, por medio de un reglamento que tienen que entregar firmado junto con su inscripción… y ahora sí nadie puede decir “es que a mí nadie me dijo”, o “es de que yo no sabía”, ni siquiera “a mí me dijo mi mamá que ella me puso 10”.

Nos vemos del 3 al 10 de marzo en toda la semana de celebración y fiesta de los primero 40 años del Aviv.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior¿Y? … ¡Mails! -II-
Artículo siguienteLibro de Alberto Askenazi reúne anécdotas y datos curiosos de compositores
Nació el 30 de mayo de 1979 en la Ciudad de México. Exalumna del Nuevo Colegio Israelita IL Peretz, estudió la carrera de Publicidad en el IMP de la misma Ciudad.Bailarina desde los 6 años estudió el Ulpan Emshej en 1995 y desde entonces es coreógrafa dentro y fuera del marco comunitario.Ha trabajado en casi todos los Colegios y Centros Comunitarios del DF y hoy en día es la coordinadora de artes en el Colegio Hebreo Tarbut.Perteneció a Macabi Hatzair hasta el 2001 y fue bailarina y directora en Anajnu Veatem hasta el 2011. Hasta la fecha es miembro de la dirección del Festival Aviv Carlos Halpert de Danza Judía.