Diario Judío México - Un egipcio, Mohamed el Baradei, fungió durante años como secretario general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), y como tal recibió en 2005, de manera conjunta con la organización que encabezaba, el premio Nobel de la Paz. Luego de abandonar el cargo, este hombre regresó a su patria natal, , tras residir en Austria durante el largo periodo en que se ocupó de presidir los esfuerzos internacionales por vigilar y regular, de acuerdo con las directrices de la ONU, la producción y el uso de la energía atómica en todo el mundo.

El Baradei, sin embargo, no parece tener intenciones de retirarse de la vida pública, y una vez de vuelta en ha anunciado sus pretensiones de postularse para el cargo de Presidente de su país en las elecciones que deberán de celebrarse en noviembre de 2011. Su iniciativa, complicada por el hecho de que él no pertenece a ningún partido oficialmente registrado, tendría que presentarse de manera independiente, cuestión no contemplada por la constitución del país del Nilo, a menos que sea respaldada por 250 miembros del Parlamento o de los consejos provinciales. Tal apoyo es, por otra parte, casi imposible de conseguirse en virtud de que los susodichos cuerpos legislativos están integrados mayoritariamente por miembros del Partido Nacional Democrático al que pertenece el presidente Mubarak y el cual ha monopolizado el poder a lo largo de décadas. De hecho, se ha caracterizado porque los presidentes que lo han regido desde que se derrocó a la monarquía, han permanecido en el poder hasta su muerte. Tales fueron los casos de Gamal Abdel Nasser y de Anwar el Sadat, mientras que el actual presidente, Hosni Mubarak detenta el cargo desde 1981 cuando fue asesinado su predecesor, Sadat.

Así, no se ha conseguido nunca una alternancia en el poder por la vía electoral, y las figuras que lo han intentado, como el político Ayman Nour en los comicios pasados, fueron objeto de un hostigamiento brutal de parte del aparato del Estado, siempre reacio a abandonar el control absoluto del país. En esta ocasión, las cosas no parecen apuntar a un panorama distinto. La cálida recepción popular que se le brindó a El Baradei a su regreso de Austria, cuando miles de egipcios de diversos sectores e instituciones le dieron la bienvenida y manifestaron su deseo de apoyarlo en una futura candidatura presidencial a fin de promover las ansiadas reformas liberalizadoras que requiere , sonó la voz de alarma para el régimen gobernante. Aunque falta casi año y medio para las elecciones, la guerra ya ha comenzado: Por ejemplo, MEMRI (Middle East Media Research Institute) cita cómo el diario Al-Shouruq acaba de revelar un documento del Ministerio de Relaciones Exteriores egipcio instruyendo a todas su delegaciones diplomáticas y consulados en el extranjero a no aprobar el otorgamiento de los documentos oficiales necesarios para que El Baradei pueda postularse.

De igual modo, el diario Al-Misriyoun informó que el Ministerio de Asuntos Religiosos de su país instruyó a los imams de las mezquitas a expresar en sus sermones un apoyo irrestricto a Mubarak (o a su hijo Gamal, quien se perfila como su sucesor), calificando de paso a sus rivales —El Baradei entre ellos— como pecadores que actúan en contra de la voluntad de Alá. La embestida contra El Baradei incluye también amenazas de arresto bajo acusaciones diversas, entre las cuales destaca la de su colaboración con fuerzas occidentales durante su gestión en la AIEA, lo cual presuntamente lo ha distanciado de la mentalidad propiamente egipcia “contaminándolo” con ideas ajenas a la idiosincrasia nacional.

La maquinaria estatal egipcia tiene pues todo un arsenal para contrarrestar la posibilidad de una real alternancia en el poder. Sin embargo, puede afirmarse que los avances que logre hacer en los próximos meses el ex secretario general de la AIEA en su proyecto de conseguir la candidatura a la Presidencia serán sintomáticos de qué tanto el pueblo egipcio está dispuesto y preparado para dar una lucha en ese sentido, aunque el resultado final no sea exitoso.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorMensaje del Primer Ministro Benjamin Netanyahu a las Comunidades de la Diáspora en el 62º Aniversario de la Independencia de Israel
Artículo siguientePresentación del libro “Tierra para echar raíces” de Paloma Cung Sulkin
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.