Los drásticos cambios del clima en el devenir de millones de años de la Tierra se han originado en las propias fuerzas de la naturaleza; sin embargo, el que se registra en la actualidad se debe primordialmente a la acción del hombre en virtud de los gases tóxicos que arroja la atmósfera, por la deforestación de grandes extensiones y por la contaminación de mares, ríos, lagos y lagunas, entre otros factores, y que finalmente han provocado el calentamiento de la tierra.

Ciertamente, en el informe del 2007 del Panel Intergubernamental Sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en Inglés), que fue resultado de la colaboración de alrededor de 2, 500 expertos en más de 130 países, se concluye que los seres humanos son muy probablemente los responsables de la elevación de las temperaturas, debido principalmente al aumento en la atmósfera de los gases causantes del efecto invernadero, producidos por la incineración de combustibles fósiles. El Panel ha señalado que durante el último siglo, la temperatura promedio de la Tierra aumentó 0, 74 grados Celsius, mientras que el calentamiento durante el último cuarto de siglo se elevó en promedio 2.8 veces más rápido que durante los últimos 100 años. El IPCC advierte que la temperatura media podría incrementarse hasta en 6.4 grados Celsius este siglo, y los niveles del mar subir entre 40 cm y 3.7 metros por la expansión del agua a causa del alza de temperatura (expansión termal). Asimismo el Panel considera que la fundición de capas de hielo, glaciares y los casquetes polares, contribuirá más que la expansión termal en la elevación de los niveles del mar; incluso si las emisiones de gases de efecto invernadero se estabilizan en la presente centuria, los océanos seguirán ampliándose durante los próximos siglos.

Los señalamientos del IPCC han generado preocupación en los gobiernos de todo el mundo porque los mayores niveles del mar implicaran la pérdida de su hogar para millones de personas por las inundaciones. De hecho, millones de gente se desplazan cada año porque los cambios climáticos han provocado sequías, inundaciones y otros efectos del calentamiento global; en un circulo vicioso este último ha exacerbado la contaminación del aire del mundo.

En este contexto, las alteraciones climáticas han afectado negativamente los ciclos agrícolas, lo que unido al explosivo incremento de la demanda de alimentos en los países emergentes de Asia, principalmente, han elevado sustancialmente los precios de los productos alimenticios y provocado escasez de varios de ellos, sobre todo de arroz, trigo y maíz. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que las existencias de cereales continuarán disminuyendo en los próximos meses hasta situarse en 405 millones de toneladas al final del presente ejercicio, el menor nivel desde 1982; el incremento de cotizaciones y la escasez de alimentos está provocando una situación crítica en varias naciones, la hambruna que se ha generado ha causado motines.

Las temperaturas ascendentes también están incidiendo negativamente en la salud pública; así por ejemplo, un aumento de un grado Celsius equivale a un incremento de 10 veces en el número de zancudos, esto ha significado que la fiebre del dengue extinguida en muchos países, nuevamente se esté expandiendo.

El cambio climático representa enfrentar grandes desafíos para la sociedad porque se precisa que la gente adopte nuevas formas de vida y las empresas reestructuren sus sistemas de producción y distribución, lo que significa tener mayores costos, por lo menos en el corto plazo; se calcula que sólo para reparar los daños acumulados a la fecha por el cambio climático se tendría que gastar 1.0 % de PIB mundial hasta el año 2050, empero no resolver el problema costaría entre 5.0% y 20.0%.

Así, el cambio climático ha evolucionado de ser un asunto ambiental a uno político, legal y económico, e incluso de seguridad nacional, que cubre la evaluación de riesgos y la administración de crisis.

Si bien, 175 naciones ratificaron el denominando Protocolo de Kyoto, comprometiéndose a reducir sus emisiones de carbono en 5.0% en promedio en comparación con sus niveles de 1990 para el año 2012, en términos generales han aumentado de manera continua porque en los países existen intereses de grupos que se oponen a reestructurar su industria. Destaca que EUA, el principal contaminador de mundo, no ratificó el Protocolo.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorShorashim-Raíces
Artículo siguientePastel de ciruelas con streusel

De nacionalidad mexicana, estudió Economía en el ITAM, logrando además una maestría en la Universidad Hebrea de Jerusalem y diplomados en el Instituto Español de Turismo así como en el Británico. También ha realizado estudios sobre comercio internacional en Holanda.

Pertenece y es reconocido por varios institutos y universidades importantes de México y el extranjero y su incursión en las letras inició en temas económicos y finanzas en el periódico Financiero y la revista ANIERM. Por muchos años ha sido colaborador de "Foro" y asesor de varias compañías. Sobre las materias que domina, sigue dando conferencias en planteles y universidades.