En la lectura de la Torá que leímos este shabbat se menciona que el Creador tomó a Sus hijos por un camino indirecto para evitar que viesen guerras y decidan regresar a Egipto. Eso nos da una tremenda lección para la vida: Es posible que ni siquiera los yehudim mismos supieron el motivo por el cual D-s los llevó por una ruta más larga, algunos de poca fe tal vez incluso se quejaron, mientras que en verdad el Eterno estaba buscando su bien. Si hubiesen tomado el camino directo a hubiesen visto guerras, eso hubiera traído el desánimo, con ello un descontento general, quizás se hubiesen traumado de ver guerras y otras escenas desagradables.

Lo mismo pasa en nuestras vidas cotidianas. Queremos tomar cierto camino en la vida y sentimos que D-s nos obstaculiza ese camino una y otra vez. Queremos mucho eso, pero Él tiene otros planes para nosotros. Y es algo que incluso varía día a día- por ello decimos cada mañana, “bendito eres… que prepara los pasos del hombre”. Es decir, diariamente nos toma por otro camino. Quizá el camino que tomamos antes ahora ya no es recomendable para nosotros.

Lo que debemos hacer- más que quejarnos- es abrir los ojos y percibir que es posible que el Hacedor tenga otros planes para nosotros. Parte de nuestro libre albedrío es no ver eso y aun así tener fe de que todo lo hace para nuestro bien, sin duda alguna.

Buena semana

Ampliado de las palabras de Rab Daniel Staum

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anterior“Morenika”, interpretado por Avishai Cohen
Artículo siguienteLa Novia Ciega