La palabra chocolate proviene del náhuatl xocoatl que significa “agua amarga”. Para cuando el investigador Linneo le dio el nombre de theobroma (alimento de los dioses) al cacao, los indígenas de Mesoamérica tenían 1300 años de haberlo disfrutado aunque era tan preciado que únicamente los sacerdotes y altos oficiales tenían derecho a consumirlo.

Al llegar el conquistador Hernán Cortés a México observó que el emperador Moctezuma bebía jícaras repletas de un líquido tan valioso que se servía en trastes adornados con oro. En esa época el emperador lo tomaba como afrodisíaco. Evidentemente, éste es sólo uno de los brebajes para adquirir hombría que ha aparecido en el mundo en el curso de los siglos. Pero esta bebida era realmente un té de cacao con especies muy lejos del chocolate líquido que bebemos hoy en día.

Como se sabe, el cacao se había comenzado a utilizar en los últimos tiempos anteriores a la conquista como moneda de cambio. Aún no se había llegado a la etapa de dinero como tal pero éste fue un principio. Esta fue una de las observaciones que hicieron los españoles al dirigir sus cartas a España al informar de todo lo que habían visto, probado y oído en Tenochtitlán.

Al principio, los españoles en México siguieron consumiendo el chocolate igual como lo hacían los aztecas, pero una vez que le añadieron vainilla, azúcar y canela se propagó por gran parte de España hacia mediados del siglo XVI. Esta bebida cambió las costumbres del desayuno en esa zona y se comenzó a tomar chocolate a diario. Esto duró hasta que se introdujo la costumbre del café, pero aún así el chocolate sigue siendo muy popular en muchos sitios del orbe.

Tardó algún tiempo en ser aceptado en el resto de Europa al grado que se dice que en 1579 unos corsarios holandeses apresaron un galeón cuyo cargamento incluía sacos con cacao y otros con tabletas de chocolate y una vez que probaron lo que contenían los aventaron al mar sin muchos miramientos. Pero, para el siglo XVIII, ya había llegado el chocolate a gran parte de Europa con una gran aceptación, no únicamente como una bebida agradable sino también como medicamento para toda una serie de afecciones además de que se decía que era muy conveniente para concentrarse, para los viajeros, para los de estómagos débiles, para las enfermedades crónicas y para los problemas del píloro.

Sin embargo, la industrialización del chocolate se llevó a cabo en Europa y sólo mucho después en nuestro país. A la fecha, los sitios más populares para fabricar y consumir chocolate son Suiza y Bélgica donde las tablillas de chocolate y los chocolates variados son sumamente populares no únicamente ahí sino por todo el mundo. Sólo es necesario ver cualquier aeropuerto del mundo para ver qué cantidad de chocolates se venden que no tienen ninguna relación actual con México.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorExpresiones de la línea: Liliana Porter
Artículo siguienteTramafato redentor

Desde temprana edad su afición por los idiomas la ha llevado a graduarse en varios como el inglés, francés, hebreo, alemán y ruso, por lo que profesionalmente se dedica a ser traductora, sobre todo en inglés y español, ruso y francés, actividad que ha sostenido por más de cuarenta años. También ha sido maestra de inglés por más de veinte.

Como articulista sus inicios se encuentran en la revista de la Comunidad Bet-El, pero en forma continua por más de cinco años su intelectualidad se refleja en "Foro" y algunos en la publicación "Letras Libres", destacando sobre todo en ellos el folclor, cultura, lugares y aspectos netamente mexicanos.