Es muy popular hablar del cine o la industria cinematográfica, partiendo de que se trata del espectáculo más frecuentado por la sociedad contemporánea e influye de manera determinante en la economía de muchos países por la circulación de sus productos. Esta industria comprende una serie de empresas que cubren todo el proceso de creación y realización. Cada una de estas empresas cumple una función muy importante porque sin unas u otras no se podría finalizar el proceso de la creación de la película. Unos empresarios ofrecen servicios y otros son los que diseñan los productos; también existen aquellos que se encargan de comercializarlos y explotarlos al tiempo que otro grupo se esfuerza porque todo el mundo conozca la existencia de las obras. Es así como se pueden definir los sectores de producción, distribución y exhibición necesarios para que sea conocida la obra de este arte.

Desde 1890 y 1895, son numerosas las patentes que se registran con el fin de ofrecer al público, las primeras tomas animadas. Antes de los Lumière ya habían películas. Se recuerda con nostalgia las películas hechas para el Kinetoscopio de Edison, como el famoso estornudo de Fred Otis, el baile de mariposa de Anabelle y las contorsiones de Sandow el hombre fuerte. Ni hablar de las imágenes registradas con el bioskop de los hermanos berlineses Skladanowski, un día antes del día de los inocentes de 1895, dos meses antes que los Lumière.

La aportación de los Lumière es que crearon el lenguaje del cine, los ambientes, lo convirtieron en un entretenimiento masivo, y eso es estrictamente el cine, más que una técnica es un arte.

La contribución judía al cine o séptimo arte en lo referente a los desde que se fundaron los estudios más importantes hasta nuestros días empieza con las compañías como la Paramount creada por Jesse L. Lasky, Adolph Zukor, Samuel Goldwyn, Cecil B. DeMille, Al Kaufman.

Seguimos con ejemplos de otras compañías como la MGM que nació de tres compañías que formaron una fusión corporativa para crear MGM Estudios en 1924 ; Metro Picture Corporation (fundada en 1915 ), Goldwyn Picture Corporation (fundada en 1917 ) y Louis B. Mayer Pictures (fundada en 1918 ). Louis B. Mayer se convirtió en jefe del estudio e Irving Thalberg jefe de producción. Su lema desde entonces es Ars Gratia Artis (arte por el arte mismo) y su emblema es un león, creado en el año 1928.

También podemos mencionar a la Columbia Pictures y su predecesora la CBC Film Sales Corporation fundada en 1919 por Harry Cohn, Jack Cohn, y Joe Brandt.

La precursora de la universal fue la Yankee Film Company creada en 1909. Su fundador, Carl Laemmle, era un imigrante procedente de Alsacia qué había dirigido un almacén de ropa en Wisconsin. Laemmle empezó a interesarse por el negocio del cine, cuando en un viaje que realizó en 1905 a Chicago descubrió los niquelodeons. Aunque, le llevó su tiempo, Laemmle convenció a los hermanos Stern (Abe y Julius ) para asociarse con él y crear la productora.

Y la Twentieth Century Fox fue el resultado de una fusión en 1935 entre Fox Film Corporation fundada por William Fox en 1912, y Twentieth Century Pictures, fundada en 1933 por Darryl F. Zanuck, Joseph Schenck, Raymond Griffith y William Goetz.

Así nació Hollywood la llamada la Meca del Cine. Entre bosques de naranjos, bajo el resplandeciente sol de California, muy cerca del pueblo que los españoles habían bautizado Nuestra Señora de los Ángeles a fines del siglo XVIII, en el antiguo rancho Taylor de 430 kilómetros cuadrados, situado en el valle al norte. Una ciudad consagrada al cine, con todo lo necesario para producir, decorar, escribir, rodar, editar y promocionar películas. Una ciudad con su propio alcalde y su cuerpo de policía, el Hollywoodism llega a conclusiones esclarecedoras de un alcance inagotable: en su afán de americanizarse, los inmigrantes judíos no sólo crearon la primera ciudad cinematográfica del mundo, sino que inventaron el concepto de sueño americano. Es decir, produjeron las imágenes, los iconos, las formas visuales que se identifican desde entonces con el American way of life.

La sociedad norteamericana es un mosaico de personas de diferente credo, idiosincrasia y raza, las etnias tienen como un factor aglutinante el sentimiento “patriótico” de sentirse estadounidenses. Por lo que podemos afirmar que los judíos viven en una sociedad pluralista, en el cine podemos verlos reflejados como cualquier ciudadano como el doctor, el gángster, el detective, el héroe la chica de a lado, así encontramos películas de temas judíos o judíos participes como actores y realizadores en todos los niveles.

El 6 de octubre de 1927 sucede un hecho revolucionario para la del cine: ¡comenzaba a hablar! “El cantor de jazz”, de Alan Crosland, dejaba escuchar al actor Al Jolson cantando varios temas como «Mammy», «Toot, toot, tootsie, goodbye», «Dirty hands, dirty face», «Blue Skies», «Mother, I still have you», etc),en El Cantor de Jazz ) cuyo argumento era muy parecido a su vida real, como hijo de un rabino. Fue la primera película sonora, de allí lo lanzó definitivamente a la fama.

Uno de los filmes más famosos en la del Cine mundial es “Lo que el viento se llevó”. Basada en la novela de Margaret Mitchell (ganadora del Premio Pullitzer), su rodaje, que duró 140 días, supuso cambios importantes en la técnica cinematográfica. En el momento de su estreno, fue la película más cara y larga que se había rodado.

En este argumento: Scarlett O’Hara (Vivien Leigh ) vive en una de las grandes plantaciones del sur de los . Está enamorada de Ashley Wilkes (Leslie Howard ), que no obstante el está comprometido en matrimonio con su prima, Melanie Hamilton (Olivia de Havilland ). Está próxima de estallar la Guerra de Secesión, los jóvenes sureños se desbordan en su entusiasmo por entrar en combate. No así Rhett Butler (Clark Gable ), un hombre atractivo que no tiene más interés que en sí mismo. A Butler le gusta Scarlett, pero ella sigue enamorada de Ashley, que anuncia su compromiso con Melanie. Despechada, Scarlett acepta la propuesta de matrimonio de Charles (Rand Brooks ), el hermano de Melanie, al que desprecia. Como consecuencia de la guerra Scarlett, ya viuda, abandona Tara y se instala en Atlanta, donde Melanie espera noticias de Ashley.

El personaje que interpreta a Ashley Wilkes es Leslie Howard un actor judío ingles de origen húngaro.

El gran dictador es una película de cine estadounidense escrita y dirigida por Charles Chaplin cuya trama nos envuelve en una sátira orquestada contra el dictador de Alemania.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial un soldado del ejército de Tomania, al salvar la vida del oficial Schultz en su avión, sufre un accidente y pierde la memoria, permaneciendo en un hospital por 20 años. Cuando, todavía amnésico, escapa del hospital, regresa a su ciudad, donde abre de nuevo su antigua barbería ubicada en el Ghetto. Los tiempos han cambiado. El país es gobernado por el dictador Astolfo Hynkel, y existe una brutal discriminación contra los judíos.

Hacia fines de los años 30, cuando la persecución a los judíos se volvía más encarnizada en Alemania, un grupo de actores encabezado por John Garfield y Edward G. Robinson se arriesgó a criticar públicamente a Hitler y a pedir que se suspendieran las relaciones con ese país “hasta tanto cumpliera los principios humanitarios internacionales”. Carl Laemmle suscribió la protesta y Harry Warner pronunció un discurso antifascista. Pero Joseph Kennedy voló a Los Ángeles para acallar esas voces, ya que podían arrastrar a los a la guerra con Alemania. Así fue que el único film importante contra el nazismo antes de la Segunda Guerra, El gran dictador, llevaba la firma de un director y actor que no era judío, Charles Chaplin. Y ya después de concluida la contienda, en 1947, Elia Kazan dirigió el rodaje de La luz es para todos (Gentlemen’s Agreement), película que se está viendo estos días por Cinecanal Classics) porque contaba la de un periodista cristiano que se hacía pasar por judío para probar el ordinario norteamericano, situación que no coincidía con el americanismo difundido por los judíos de Hollywood, con su optimismo, su patriotismo y sus finales felices.

A finales de los años cuarenta hasta la mitad de los años cincuenta se inicia un incremento del miedo a la influencia del comunismo sobre instituciones americanas, durante ese periodo, personas en variadas circunstancias, primeramente burócratas, personal docente, de los medios de comunicación y del entretenimiento; todos los que eran acusados de comunistas y simpatizantes eran interrogados por comités y agencias. Mucha gente perdió su empleo, a otras se les destruyó su carrera y otros fueron encarcelados.

El tribunal sin embargo daba la opción de salir libre al acusado, con tal de que el sospechoso acusara a otros. Se cuenta que el director Elia Kazan, que dándoselas de progresista, acusó a Dios y a su madre para salir de la lista negra. Gran parte de los perseguidos judíos eran directores, guionistas y actores entre los que destacan: Edward Dmytryk (director), Herbert Biberman (director y guionista), John Garfield (actor), Edward G. Robinson y otros más. En aquellos años en se hacía un cine de critica social pero respetando el imperialismo Iñaki, el ejercito, el congreso, el presidente etc. En esta época varios realizadores llegaron a hacer un cine de contestación, sacando a relucir aspectos de la realidad social que atravesaba el país: como la miseria de los barrios obreros, la corrupción de la policía, la delincuencia como resultado de una sociedad injusta, la ligación de los grandes capitales y la mafia, el gangsterismo sindical etc. Lo que se llamó la serie negra del cine americano que el resultado fue divertimento y denuncia de acontecimientos deleznables y el análisis de una realidad con cierto destello de lucidez.

Entre los directores de origen judío se han destacado en especial dos uno de ellos nació el 1 de diciembre de 1935 en el barrio de Brooklyn, en Nueva York con el nombre de Allan Stewart Königsberg conocido como Woody Allen. Empezó en el año de 1960 cuando le ofrecieron la posibilidad de elaborar un guión y participar como actor en el filme What’s new, Pussy Cat? (¿Qué hay de nuevo pussy cat?).

Steven Spielberg nació el 18 de diciembre de 1946 en Cincinnati. Comenzó su trabajo como director cuando aun era un niño. Atendió a la Universidad de Long Beach, pero la abandonó para seguir su carrera como director. Consiguió notoriedad como asistente de director en los clásicos del oeste. Gracias a su corto Amblin en 1969, logró poco a poco introducirse en el mundo del celuloide. Su trabajo profesional comenzó en la televisión con la serie televisiva protagonizada por Joan Crawford, Rod Serling ‘s Night Gallery, mientras trabajaba en episodios de Columbo. Su primer largometraje fue en 1971, con El Diablo sobre ruedas. Aunque el éxito lo consiguió en 1974 con Loca Evasión, pero finalmente fue Tiburón el filme que lo catapultó a la fama.

Estos directores han combinado sus talentos exitosamente con argumentos judíos y generales que han sido reconocidos y premiados como La lista de Schindler y Take the money and run (Toma el dinero y corre).

En el cine americano actualmente el número de judíos que interviene es enorme y rico en toda la gama de esta maravillosa industria que nos permite soñar, disfrutar y gozar cuando la luz se apaga y sube el telón.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa felicidad, bien inmaterial de la humanidad
Artículo siguiente¡Me asfixia que mi pareja sea tan atento!

Realizó varios estudios en Historia Universal, Literatura Universal y Hebrea. Más tarde siendo autodidacta sus conocimientos sobre Historia de Israel se destacaron en producciones escritas, en un principio por medio de artículos en "Foro" a partir de 1993 y posteriormente en la publicación de su libro "Encrucijada".

Ha incursionado también en géneros como poesía, cuento y novela histórica. Desde el 2006 escribe también en la revista "Expresiones" y en 2007 obtuvo el premio APEIM de periodismo.