Durante las últimas semanas los titulares de noticieros y prensa sobre temas internacionales han estado acaparados por asuntos referentes a Oriente Medio. Sobre todo Siria ha sido objeto de una atención especial en virtud del punto crítico que ha alcanzado su guerra civil luego del ataque con armas químicas del 21 de agosto pasado contra los pobladores de Ghouta. Este ataque, sumado a la espeluznante cifra de cien mil muertos en el curso de esta guerra, generó una reacción internacional que estuvo al borde de desatar la intervención militar de fuerzas estadunidenses contra la estructura de poder de Bashar al-Assad. Ni qué decir que dicha planeada intervención estaba rodeada de múltiples interrogantes. Barack Obama se hallaba metido en un verdadero berenjenal, debido a que todas las opciones para enfrentar la situación ofrecían un sinfín de dificultades y posibles consecuencias desastrosas. A final de cuentas fueron los rusos quienes se adueñaron de las riendas al proponer el plan de entrega del gobierno sirio de su arsenal de armas químicas como moneda de cambio para evitar el ataque planeado por Obama.

¿Quiere decir esto que la crisis terminó? De ninguna manera. La guerra civil continúa su macabro curso; en el Consejo de Seguridad la postura rusa ha evitado que la resolución de desarme químico de Siria contenga cláusulas que amenacen con un ataque militar si Al-Assad no cumple con la entrega de los arsenales; aparecen análisis y reportes cada vez más numerosos sobre la dificultad para localizar y desactivar tales arsenales, e incluso ciertos informes de inteligencia hablan de que personal de Al-Assad ha estado dispersando en múltiples locaciones las armas, llegando al extremo de transferir parte de ellas a Irak y al Hezbolá libanés, aliados y cómplices del Presidente sirio. Así las cosas, poco hay de alentador en el curso que lleva este conflicto el cual dará todavía mucho de que hablar —y mucho que lamentar también— antes de que en un plazo seguramente largo, se detenga la espiral de violencia.

Mientras tanto, la situación de Egipto no ofrece tampoco visos de encaminarse a una estabilización. La fractura nacional derivada de la confrontación entre los islamistas de la Hermandad Musulmana y los militares que con apoyo de parte importante de la población operaron el golpe que derrocó a Mursi, sigue profundizándose. Crecen así las posibilidades de que el escenario de una guerra civil de larga duración similar a la que vivió Argelia en la década de los noventa, se establezca en el país del Nilo, con las nefastas consecuencias que traerían para la región la volatilidad e incertidumbre derivadas de ello. La proliferación de jihadistas y de ramas de Al-Qaeda a lo largo y ancho de esta convulsa región, aunada al activismo de Irán y sus aliados, quienes operan desde otra perspectiva también radical pero antagónica a los primeros, complica todavía más este escenario plagado de por sí de luchas sectarias.

La confusión y el caos constituyen así el terreno donde se despliega el quehacer político de las potencias internacionales que no pueden permanecer ajenas y pasivas. De ahí los pasos dubitativos, las ambivalencias y las maniobras contradictorias y desconcertantes que se van mostrando a través de las decisiones tomadas por Estados Unidos, sus aliados europeos, Rusia, China, la Liga Árabe y Turquía. Cada uno de estos actores parece estar improvisando cada jugada sobre la marcha, sin capacidad de sostener un proyecto congruente que dé consistencia a sus decisiones. Y es que se enfrentan a una realidad donde no hay blanco y negro, sino una revoltura de grises, todos ominosos, por lo que posibles soluciones, aunque fueran de alcances modestos y limitados, no existen por desgracia en el horizonte inmediato.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorContinúan las negociaciones israelí-palestinas a pesar de la controversia por el Valle del Jordán
Artículo siguienteRioja monopoliza el mercado español de vinos tintos con crianza
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.