En un mundo ideal, el manejo de una pandemia que azotara a la humanidad estaría guiado única y exclusivamente por el objetivo de salvar la mayor cantidad de vidas mientras la ciencia encuentra la manera de contrarrestarla y/o prevenirla. Por desgracia, en nuestro mundo imperfecto, las cosas no han sido así más que en contados y excepcionales ámbitos. Más bien, lo que hemos observado con frecuencia es la utilización de la actual pandemia del covid-19 como un instrumento para el avance de agendas políticas de diverso signo.

En especial los regímenes populistas, como el que rige actualmente en México, han destacado en eso: decisiones en contra de lo que la ciencia aconseja (“el cubrebocas no es tan importante, pruebas sólo para quienes presenten síntomas, etc.”) lo mismo que información nula o distorsionada para maquillar el desastre sanitario y económico cada vez más evidente. El motivo principal de esto radica, sin duda, en la prioridad que se da, por encima de la de salvar vidas humanas, a sacar raja política de la situación y a evitar eventuales daños electorales y pérdida de poder. Los gobiernos de Trump y Bolsonaro comparten, como buenos populistas que son, estas características.

, regido también por un régimen populista encabezado por el presidente Recep Tayyip Erdogan y el partido AKP, de corte islamista, queda igualmente incluido como un país cuyo manejo de la crisis por la pandemia apunta a la toma de decisiones discrecionales y sesgadas cuando se trata de elegir qué y cuándo prohibir o permitir. Por ejemplo, el 30 de agosto pasado el gobierno canceló las tradicionales celebraciones para marcar el Día de la Victoria, cuando se conmemora la victoria turca sobre Grecia en 1922, la cual dio paso a que un año después Kemal Ataturk proclamara la república turca laica. Las fuerzas de seguridad impidieron con violencia el acercamiento al mausoleo de Ataturk de personas que no fueran parte de los incondicionales de Erdogan, con el pretexto de evitar contagios. En cambio, tan sólo unos días antes, el presidente encabezó una nutrida ceremonia que aludía a un evento histórico conectado con el ascenso del Imperio Otomano. Otro ejemplo fue cómo a pesar de la pandemia se programaron eventos multitudinarios en todo el país para recordar el éxito de Erdogan al suprimir el golpe de Estado de julio de 2016.

No menos escandaloso fue el evento de la inauguración de los rezos en Hagia Sophia, en Estambul, cuando el 24 de julio oficialmente ese edificio bizantino que funcionaba como espléndido museo fue convertido en mezquita y centenares de fieles se abalanzaron en tropel para ingresar, sin que la policía hiciera mucho por detenerlos. Quedaba claro desde entonces que las medidas tomadas por la autoridad con relación a la pandemia se habían convertido en un medio para la discriminación política en favor de la militancia comprometida con la agenda islamista nacional.

El contraste fue muy claro cuando protestas como la de mujeres contra los feminicidios o la del partido opositor prokurdo HDP que intentaron manifestarse enarbolando sus causas, fueron reprimidas. Y también se ha vuelto cada vez más común en los discursos e informes del partido gobernante, AKP, y del presidente Erdogan, la muy conocida retórica populista de “nosotros los buenos y los demás, enemigos o adversarios, contrarios siempre a los verdaderos intereses del pueblo”. De hecho, la pandemia ha sido aprovechada para emitir diversas leyes al vapor, convenientes para brindar más poder a la autoridad bajo el pretexto de que la crisis obliga a actuar rápido. Algo parecido a lo que también hizo el primer ministro húngaro, Viktor Orban, cuando desde el inicio de la pandemia se atribuyó poderes extraordinarios y anuló al legislativo para concentrar él todo el poder.

Aun así, no cabe duda que la dura realidad acabará por imponerse. En el caso turco, cada vez será más complicado encubrir los hechos. Será imposible que la población no resienta que entre abril y junio el PIB haya caído 11% y la inflación registrada en agosto haya sido de 11.7%. Como igual pasará tarde o temprano con Estados Unidos, Brasil y México, cuando el golpe brutal de la realidad no pueda ya ignorarse por más maquillaje y distractores que intenten ocultarla.

 

FuenteExcelsior

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSeñales financieras: No se aprobó el Partido de Calderón, ¿cómo se ve la economía?
Artículo siguienteEl decálogo de Stephen Vizinczey
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.