Diario Judío México - Él que me conoce y él que ha seguido este espacio, sabrá que soy un loco, un enfermo, un maniático de este deporte que tiene como centro de atención una pelota caprichosa que lleva en su circunferencia la capacidad de hacer vibrar a una nación entera.

Lo que paso el domingo quedará marcado en la historia del nacional, y si somos inteligentes, será un parte aguas de ahora en adelante para alcanzar tan ansiada gloria.

Lo se, es solamente un juego y hay cosas que son mucho más importantes que la selección nacional de , no lo dudo, pero como bien dijo el gran entrenador Italiano Arrigo Sachi: “El es la cosa más importante de las cosas menos importantes de la vida”.

Partamos de algo, YO no felicito ni me enorgullezco del resultado, ser eliminados en octavos de final o ser subcampeones, son ambos panoramas que yo tomaría como un fracaso, puesto que soy férreamente creyente que si vas a competir, el objetivo es ser el vencedor en cualquiera que sea la competencia, y si queremos resultados en un futuro, lo primordial es criticar el mediocre resultado que a nadie nos satisface; Pero hay algo que sin duda, no solamente felicito, sino que alabo, y es el esfuerzo y la actitud que el equipo mostró a lo largo del torneo, le devolvieron valor a una camiseta que hace meses parecía nadie quería vestir, hoy una playera oficial del TRI en la tienda de su preferencia vale alrededor de los $1,100. Vestirla en Fortaleza el día domingo era algo tan preciado que ni toda la riqueza de Ali-baba hubiera alcanzado.

Si nos metemos a analizar el juego la verdad es que poco vamos a lograr, fueron muchos factores los que mermaron la hazaña, mucho menos soy de los que caerán en el fastidioso pretexto de culpar al árbitro o al señor Robben, son cosas mismas del juego, y en una copa del mundo tienes que vencer todo lo que se te ponga enfrente, pero después de analizar ya en frío el partido, si me quedo con una conclusión, y es que, creo que esta vez lo que nos paso fue que tuvimos un miedo muy inusual en el mundo pero muy común en el Mexicano, le tuvimos miedo al éxito y el miedo al éxito, como alguna vez alguien me dijo, es mucho, pero mucho peor que el miedo al fracaso. Nos ganó la historia.

De una cosa si estoy más que convencido si nos vamos a esperar 4 años más para volver a jugarnos la vida en el pase al quinto partido, estamos mucho muy equivocados, no saben qué tanto, debemos entender que a diario nos jugamos GANAR EL SÉPTIMO, nuestra aspiración no debe ser jugar unos cuartos de final, no señores, porque ya quedo demostrado que podemos y queremos mucho más que eso. Es precisamente esta mentalidad la que más le aplaudo a nuestro DT Miguel Herrera, desde que tomó al equipo enfatizó en ese punto, “Nosotros vamos por todo” y rescató a una tripulación que ya estaba 300 metros bajo el agua.

Por último, me quedo en este mundial con algunas cosas que quisiera compartir: Las Lágrimas de Javier Hernández cuando anota VS Croacia, los hombres de verdad saben llorar cuando el momento lo amerita. El extravagante festejo del Piojo, que contagio al país entero y que llamó la atención del mundo, puesto que ese júbilo y esa entrega que imprimió en el grupo fue fundamental. Me quedo también con otro par de lágrimas, de diferentes jugadores y en diferente contexto, las del “Maza” y las de Layun cuando termina el duelo VS , ambos tipos que fueron seriamente criticados a lo largo de los últimos años pero que con su entrega y profesionalismo salieron avante y demostraron estar hechos de otro material, de ese, que tanto falta en nuestro presente. Me quedo con las atajadas memorables que hace Guillermo Ochoa, pocos son tan valientes como este tipo, la vida le pago con creces. Me quedo con muchos momentos inolvidables, pero estos fueron los que más me marcaron en lo personal.

No me queda más que esperar otros 4 largos años, y esta vez estoy convencido que 4 vacas gordas están por venir.

¿Qué opinan?

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.