Diario Judío México - En sentido amplio, el discurso antisemita puede expresarse de muy diversas formas y en prácticamente todo lugar. Pero cuando éste se suscita dentro del ámbito de la Academia, en el incursionar de la praxis universitaria, es ante todo reprochable y debe ser denunciado. Independientemente de las amenazas o represalias de las que uno pueda ser objeto, o de las justificaciones que algunos pretendan hacer pasar como racionales, frente a un hecho totalmente irracional de asesinatos en masa, durante la época más oscura de la Humanidad, que tuvo su punto álgido en la Segunda Guerra Mundial.

Así que escuchar casi un siglo después a “profesores” dentro del ámbito universitario legitimar el Holocausto y toda la serie de torturas, experimentación y asesinatos que cometió el régimen nazi, es totalmente deleznable en cualquier situación en la que se presente dicho discurso. Y en la que también participen otros, aduciendo criterio al respecto de las páginas más sangrientas de la historia del Mundo, irrespetando la memoria de las víctimas y de los sobrevivientes de estas, en el sentido de que fue necesario incluso, la experimentación con Humanos, para que de esta forma avanzara la ciencia.

No teniendo ninguna justificación y menos sentido, en un país como Costa Rica que también es el resultado de uno de los mayores genocidios de la historia de este nuevo continente, llamado América. Y donde sobra decir que la Conquista y Colonización Española, fue la responsable de casi diezmar a la población indígena autóctona residente en la zona. Y que en la actualidad se declara constitucionalmente multiétnica y pluricultural y sobre todo en este mes, donde se celebra la actividad “Tejiendo Interculturalidad” en la Universidad de Costa Rica.

El mayor centro de pensamiento y desarrollo social que tiene el país, declarado espacio libre de discriminación y violencia en este año por la Vida, el Diálogo y la Paz; por lo menos frente a todos aquellos que no se declaren abiertamente pro Derechos Humanos, en el sentido de no permitir que la libertad de pensamiento de algunos “profesores”, sea cómplice de un discurso antisemita y totalmente discriminatorio que se repite una y otra vez en diferentes sectores de la Universidad.

Y que nunca me cansaré de denunciar, cada vez que me encuentre con algún impulsor de la discriminación étnica y religiosa en torno al tema judío que por lo visto, sigue teniendo adeptos en esta casa de estudios superiores. Porque una cosa es el discurso y otra la práctica que incita a que coexista un clima más que hostil para todo aquel que ose declararse abiertamente judío o en su caso pluricultural.
(Especial para el Diario Judío.com de México.)
01 10 2017.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior1958 Un año para recordar
Artículo siguienteEl Doctor Pulido Pide La Nacionalidad Española Para Los Sefardies.
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.