Diario Judío México - El concepto “hasta que la muerte nos separe” ha sido cambiado por el concepto “mientras dure el matrimonio”. Un pensamiento que no tenían nuestros ancestros, aunque en algunos casos sucedía. He escuchado a jóvenes que deciden contraer matrimonio y agregan; “Si no funciona me divorcio”

 

Ahora está de moda divorciarse. Me parece una frase dicha sin pensar. Es cierto, que es más frecuente que antes, pero no deja de ser un rompimiento doloroso para la familia. Se trata de una contienda bastante  compleja. Se convierte en  una lucha entre dos mundos diferentes, dos caminos que estuvieron cercanos y se han separado en sus pensamientos y actitudes. Lo que antes vivieron ya no existe, el camino implica buscar nuevos puntos de encuentro o una separación.   Hay impacto en los cónyuges y en los hijos. Las reacciones son personales y en una misma familia cada hijo tiene su propia forma de acomodarse.

 

Es una pérdida de objeto, de situación social y familiar.    Implica tristeza,  enojo por la frustración social y familiar. Se enfrentan a la muerte de expectativas de vida programadas desde la infancia. Es importante hacer una auto-reflexión para visualizar la responsabilidad de cada uno de los cónyuges.  Lo común es pensar: la culpa es  del otro

 

A la pareja la invade una sensación de fracaso, enojo, tristeza, al aceptar  la propia muerte en el otro. Una diferencia con las viudeces en que casi siempre se idealiza al cónyuge fallecido. “Los divorciados estaban casados con  canallas, los viudos casi siempre con un héroe”.

 

El matrimonio y el divorcio implican a todo un grupo familiar. Muchos hermanos del o la divorciada no apoyan, sino por el contrario atacan ya que consideran el hecho como una vergüenza familiar. No comprenden que cuando se llega a este punto de incomprensión y muchas veces agresión la salud mental de todos está  amenazada y  la separación es necesaria.  La lucha es lograr que sea suficientemente sana para que los miembros del grupo familiar salgan adelante.    Se trata de una contienda bastante más compleja de lo que parece, una lucha entre  mundos que se distancian.

 

La estructura  cambia de forma, pero no de fondo. El conflicto es de la pareja, los hijos no están divorciándose. Los hijos necesitan continuar su relación con cada uno de sus  progenitores aunque cambie su cotidianeidad. Es frecuente la triangulación de los hijos y sus lealtades se ven afectadas. Sucede cuando alguno de los cónyuges pone a los hijos en contra del otro.  Un gran error y un daño. La ayuda psicológica permite una mejor evaluación del suceso para poder pasar a través de él.

 

En muchos casos, el hogar queda a cargo de la mujer y se vive con vergüenza  no tener un hombre jefe. Tienen mayor riesgo de pobreza y casas de menor tamaño y calidad. En situación de pobreza, incluso puede llegar un mayor grado de desnutrición. Muchas de estas mujeres tienen trabajos menos remunerados y sufren de  discriminación en el mercado de trabajo.

 

También tenemos aquellos hombres que salen del hogar familiar y tienen que organizar un nuevo estilo de vida. No todos lo hacen en forma adecuada. Muchos se quedan colgados de un hilo y esto afecta también a los hijos. He trabajado con hombres que no logran restablecer un hogar para vivir. Un proceso que lastima a todos los miembros del sistema familiar. Cada uno se cura según sus posibilidades y su fuerza interior.

 

Es fundamental que una vez que el dolor va cediendo,  ambos cónyuges busquen nuevas redes sociales. Muchas mujeres se quejan de que tienen que trabajar y atender su hogar lo cual las confina a un aislamiento social,  no tienen el tiempo ni la energía para la construcción y mantenimiento de redes sociales. Sin embargo es necesario para salir adelante.

 

A quienes estén atravesando en estos momentos de su vida circunstancias difíciles,  me gustaría decirles: Puede que ahora sea duro, pero en el futuro podrá tener consecuencias positivas. Hay que morir para revivir. No sé si servirá  de consuelo, pero me parece importante insistir en la necesidad de avanzar,  no dejarse caer. A pesar del malestar que se vive en un principio, hay quien manifiesta sentir una fuerza interior que guía el proceso en forma positiva.

 

Son momentos muy dolorosos, dificultan una valoración adecuada de la responsabilidad personal.   Cuando se da un proceso de duelo adecuado, se lloran las pérdidas y puede surgir  una segunda oportunidad y crecimiento.

 

El paso de una etapa del ciclo familiar a otra, implica cambios individuales para cada uno de los miembros del grupo. El,  no aceptar y reflexionar  perjudica la sanación. El efecto producido por el divorcio tiene un tiempo de duración, el impacto tiende a desaparecer paulatinamente. Cuando esto no sucede en un tiempo razonable, es importante consultar con un profesionista.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorJornadas Sefardíes en Zamora
Artículo siguienteDe la mort D’ilan Halimi en 2006 à aujourd’hui, la société française est-elle traversée par un déni d’antisémitisme ?
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.