Diario Judío México - El Estado Islámico, conocido también como ISIS, es un grupo terrorista de naturaleza fundamentalista yihadista wahabita, que en junio de 2014 autoproclamó el “Gran Califato” cubriendo los territorios de y , ordenando el asesinato de los ínfleles que se opongan al proyecto. Más allá de la naturaleza religiosa del grupo, lo que sabemos es que dicho conglomerado no hizo más que asesinar civiles de manera masiva y a sangre fría, ejecutar periodistas en videos en vivo, y robar petróleo para enriquecer a sus líderes en maniobras de contrabando y corrupción.

Estos días, recibimos una aparente buena noticia de que el Estado Islámico sufrió su “tiro de gracia” después de que las fuerzas aliadas sirias, apoyadas por iraquíes, lograran reconquistar Bukamal, el último gran bastión de los terroristas en . Así, “ISIS” queda acorralado en pequeñas localidades y pueblos a lo largo de la frontera con y en el desierto sirio, en el sureste del país, lo que presupone el inicio de su fin.

No obstante, lo que debemos cuestionarnos verdaderamente es el legado que deja el surgimiento de este tipo de grupos y conflictos. Si bien nominalmente ISIS desaparece, tenemos una situación latente en con bombardeos y de nuevos desplazamientos de civiles en varias provincias. Al día de hoy, en Ghouta Oriental hay 400.000 civiles, principalmente mujeres y niños, a los que la ONU intenta llevar alimentos y medicinas con escaso éxito por tratarse de un área militarmente cercada, donde la gente se muerte literalmente de hambre. Al mismo tiempo, seguimos teniendo atentados recientes, como el observado en Nueva York, que siguen siendo atribuidas al “Estado Islámico”.

Así, nos preguntamos: ¿Qué ocurre realmente cuando se desmantela un grupo terrorista?

La respuesta es que las células que forman parte de estos grupos se independizan, se radicalizan, y se dispersan de manera autónoma. A nivel macro, simplemente llegan nuevos grupos de poder político y militar, que persisten con exactamente la misma estrategia de masacres masivas para controlar territorio. Las únicas constantes así, son la violencia y la búsqueda de poder político.

La perspectiva correcta no debe ser así sobre los grupos terroristas individuales, sino sobre los sistemas de alianzas internacionales basadas en el y la corrupción; patrocinadas a su vez por países y organizaciones internacionales.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLeopoldo Moreau, otro diputado antisemita
Artículo siguienteLa geografía fantástica del hebreo en España
Enrique Presburger es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM Santa Fe en y Maestro en Finanzas por la misma institución y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; ambos grados con honores. Actualmente es Director General de Factor Exprés SAPI de CV SOFOM ENR, institución financiera dedicada al factoraje a PYMES, y es parte del Consejo Directivo de la ASOFOM (Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple). El autor también fundó y dirige el IPAA (Instituto de Profesionistas y Académicos Autónomos), asociación que diseña planes educativos y de capacitación dentro del sector financiero. Enrique es autor del primer libro de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México: “SOFOMES ENR: La Puerta a la revolución Financiera en México”. Encuentra más acerca del autor en: www.enrique-presbuger.com.